30 años del leonesismo como reacción

25 feb 2013 0 comentarios

ILEON.COM/ Problemas internos, escisiones y falta de confianza en la posibilidad de una autonomía leonesa han debilitado el leonesismo político. Mientras tanto, el social y cultural gana adeptos. Hablamos con sus protagonistas.

Saramago decía que "hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia". Fue contra la amnesia de su pueblo por lo que salieron los leoneses a la calle en 1978 y en 1983 en manifestaciones cuya concurrencia aumentó progresivamente hasta la histórica concentración del 4 de mayo de 1984, con 90.000 personas defendiendo la autonomía para León. Mientras se habían creado comunidades que no habían sido regiones antes como si lo era León, los juegos políticos y los intereses particulares dejaron a esta incluida dentro de Castilla y León. A los leoneses les prometieron un referéndum que nunca llegó y se hicieron oídos sordos al clamor popular.

En esos años se crean varios grupos leonesistas como el Grupo Autonomista Leonés (GAL) o el Partido Regionalista del País Leonés (Prepal), y también en Castilla surgen grupos contrarios a la anexión con León. "Si hubiese sido un proceso normal, en el que cada región era reconocida como autonomía, no habría habido una reivindicación así", opina David Díez Llamas, sociólogo y promotor del pacto por la identidad leonesa que firmaron PSOE (Zapatero), PP (Amilivia) y UPL (Otero) en el año 2000. "Se produjo una agresión a la identidad", manifiesta. Por ello y aunque ya habían existido movimientos leonesistas -centrados sobre todo en la cultura- es en los años 80 cuando nace, como consecuencia de la comunidad de Castilla y León, el leonesismo como reacción.

Tres décadas después, León no ha conseguido un mapa autonómico propio, la provincia sufre una crisis en prácticamente todos sus sectores, el leonesismo político está en horas bajas y buena parte de los ciudadanos se encuentra instalada en la indeferencia de la que hablaba Saramago. "Hay quien ni siquiera debate, piensa que el mundo está cerrado, pero nada en la vida es inamovible y ha habido grandes cambios en la historia que lo demuestran", expresa Díez Llamas.

En cualquier caso, para este sociólogo "el leonesismo político no es ni el 10% de lo que puede ser el leonesismo social". Si atendemos a la definición de la RAE, leonesismo es el "amor o apego a las cosas características o típicas de la región leonesa", a pesar de que en ocasiones se relaciona exclusivamente con lo político. El resto de partidos también sabe utilizarlo como baza en sus propuestas electorales, a pesar de no estar a favor de un autogobierno.

El secretario general de Unión del Pueblo Leonés (UPL), Javier Chamorro, mantiene su esperanza de conseguir una autonomía. "Si cayó el muro de Berlín o el apartheid en Sudáfrica, ¿cómo no va a caer una triste comunidad autónoma?", se pregunta. Siendo consciente de que muchos leoneses lo han dado por perdido, opina que en cualquier caso les interesa "tener un partido sin jefes en Valladolid y que defienda exclusivamente León".

UPL se fundó en el año 1986 bajo el nombre de Unión del Pueblo Leonés (UNLE) y fue refundada en 1991 por José María Rodríguez de Francisco. En sus primeras elecciones ya consiguió representación, pero las sucesivas peleas internas, divisiones y descuelgues han impedido disponer de una vía política fuerte para reclamar lo leonés. ¿Por qué es tan difícil mantenerse unidos? "Somos seres humanos, unas veces se quieren mucho y otras no se soportan; lo ideal sería olvidar todo eso y tirar para delante, pero hay relaciones personales imposibles", reconoce Chamorro.

A las fracturas intestinas hay que sumar otros dos factores que han favorecido el desplome de UPL. Primero el surgimiento de un presidente leonés como Zapatero, que despertó la ilusión de sus paisanos. Y ocho años después lo contrario, el hartazgo de un presidente con el que España se sumió en la crisis económica y que viró los resultados de las urnas mayoritariamente hacia el PP.

En opinión de Rodríguez de Francisco, que abandonó UPL en 2004 y fundó el partido leonesista PAL-UL, el fracaso hay que buscarlo en "el cainismo de los leonesistas", que ha impedido la lucha por una tierra que está "muriendo". "Los que van a la política van a buscar lo suyo, yo he tenido enormes ofertas de traicionar esta tierra y me he mantenido firme", asegura. En última instancia, responsabiliza a los leoneses de la actual situación de la provincia. "No han apostado por ello, no han luchado". Para Rodríguez de Francisco, la vía política es la única a través de la cual se puede llegar a la autonomía. "Si Zamora y Salamanca no se sienten leonesas, quizás habría que empezar por el ámbito provincial", propone.

El responsable del Prepal, con sede en Zamora, Francisco Iglesias Carreño, cree que el sentimiento en Zamora y Salamanca es "análogo" y que existe "un rechazo total al centralismo de Valladolid". Asegura que desde su partido han tenido siempre la mano abierta a caminar junto al resto de grupos leonesistas y paliar los efectos de tres décadas que para Iglesias Carreño han sido un desastre. "Viajas por el País Leonés y se te cae el alma al suelo, nos han metido en un tren que va a estrellarse contra un muro de subdesarrollo, ¿qué proyecto tienen para nosotros?" se pregunta. "Aquí todo depende de una fábrica de automóviles en Valladolid", añade.

"Los leoneses somos un poco complicados", cree Félix Pérez Echevarría, 'Cheva', un histórico del leonesismo. En el año 1997 dejó UPL y después montó un partido, Ciudadanos Leonesistas, que él mismo define como un "patinazo". En las últimas elecciones, como independiente por el Prepal, tampoco obtuvo el respaldo de la ciudadanía. Desde entonces se dedica más al leonesismo social desde la asociación cultural Esllabón Lleonesista. "Es muy frustrante ver que los leoneses somos incapaces de juntarnos", reconoce. "El leonesismo está en la calle pero no hay una dirección, estamos políticamente desorientados y nos engañan como quieren", añade.

El Bierzo y la eterna rivalidad Ponferrada-León

¿Y los bercianos? ¿Se sienten leoneses? "Del ganador todos somos amigos, del perdedor no tanto", comenta el sociólogo Pérez Llamas. "Uno deja de tener capacidad de ilusionar", asegura, y apunta el problema de identificación al tener el mismo nombre para la ciudad de León, la provincia y la región. "Tan León es Ponferrada como la ciudad de León", expresa. Chamorro resta importancia a este tipo de rivalidades internas. "Siempre ha existido la picadilla Ponferradina-Cultural, pero yo creo que son conscientes de que somos lo mismo y que hay que pelear juntos", opina. "Me parece que los supuestos separatismos o galleguismos son tres personas que escriben muchas pintadas", asegura. "El Bierzo tiene su identidad dentro de León, igual que la tiene Babia, lo que pasa es que la Junta ha sabido hacer muy bien aquí lo de 'divide y vencerás', pero tenemos que unirnos los de allá del Manzanal y los de aquí porque tenemos un enemigo común que es Valladolid".

La importancia del leonesismo

Y eso de sentirse leonés, ¿qué es? ¿Por qué es tan importante la identidad de un pueblo? ¿Por qué defenderla? "Los valores de identidad tienen un valor personal y social de manera que uno es hijo de la tierra en la que ha nacido y eso lo llevará toda la vida, pero además tiene un valor económico", apunta Díez Llamas. "Si tú no tienes identidad, no la puedes vender, ni el turismo ni los productos alimentarios", asegura.

Los indicadores económicos, desde luego, dejan a León en muy mal lugar y los azotes de la crisis han pillado a la provincia sin ninguna protección. Díez Llamas cree que León ha perdido mucho pero que tampoco ha triunfado la comunidad. Las razones de Estado que entonces se argumentaron para constituir una extensa autonomía que contrarrestase los nacionalismos periféricos han sido "un fracaso". "No funciona por una regla aritmética, si tú sumas seis manzanas y tres peras, no te salen nueve". "¿Quién va a animar a la Cultural o a la Ponferradina con una bandera de Castilla y León? Nadie. Esta comunidad se siente como ajena. Se ha empleado mucho dinero público y se ha fracasado", manifiesta este sociólogo leonés.

La vía no política

En lo que todos coinciden es en que a pesar de que la comunidad está formada por dos regiones diferentes, desde el gobierno autonómico se ha intentado inculcar una única identidad, lo que ha ido en perjuicio de la identidad leonesa. "La fundación Villalar, auspiciada con dinero público que también sale de los leoneses, está dedicada específicamente a fomentar la identidad del poder y se han hecho barbaridades como hablar de la prehistoria castellanoleonesa, aquí parece que cualquier cosa vale", critica Díez Llamas.

Contra esto también surgen otras vías no políticas. Asociaciones que promueven la cultura leonesa, como Faceira, creada en 2011 y centrada sobre todo en la protección y divulgación del leonés. "Desde las administraciones se rechaza y se desprecia a pesar de que en la reforma del estatuto se alude a la protección del leonés como elemento singular" -manifiesta su presidente, Nicolas Bartolomé Pérez- "algo que contrasta por ejemplo con el nivel de protección del gallego".

Formada por un grupo de gente interesada por la cultura y tradiciones leonesas, reivindican el cumplimiento del estatuto, elaboran publicaciones y organizan filandones y jornadas para difundir el patrimonio leonés. "La sociedad ha respondido muy bien, hay mucha gente que está interesada en la cultura autóctona, lo que contrasta con la despreocupación de las administraciones", asegura Bartolomé Pérez. Contra ese desprecio luchan cada día, estudiando el pasado para afrontar mejor el futuro. "Si cortamos nuestras raíces no podremos desarrollar nada, si no tenemos pasado no tendremos futuro, León es una de las sociedades más antiguas de España, esto no es ni bueno ni malo, simplemente es así".

http://www.ileon.com/especiales/nueve_provincias_una_comunidad/026177/30-anos-del-leonesismo-como-reaccion

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar