4 años después

20 feb 2006 0 comentarios

Hoy, 19 de febrero del año 2006, se cumplen cuatro años. Tal día como hoy, hace cuatro años, el Depósito de Aguas de Campoamor era vilmente atacado, para humillación de un barrio, de una ciudad, de un Año Cultural, y del Patrimonio Industrial. Ya entonces, la Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” prometió recordar a la sociedad salmantina tan significado aniversario y este año 2006, tras la reciente apertura del denominado “Museo del Comercio”, no podíamos faltar a la cita.



En el Museo, ubicado en los antiguos aljibes del siglo XIX, hemos podido comprobar que los políticos y las instituciones de Salamanca no quieren tener memoria ni pasado, ya que no aparece ni una sola referencia, ni un solo recuerdo, ni una sola foto del Depósito de Aguas que presidió ese enclave de la ciudad. Un hecho reprobable e indigno, pero en cierto modo esperado, porque quienes aspiran a presumir de Museo del Comercio fueron los ejecutores del derribo del Depósito. Un monumento y una infraestructura totalmente compatible con la actual realidad del lugar.






En palabras del alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, el antiguo aljibe es hoy “fuente de cultura y conocimiento”. La injusticia con la que se pronuncian estas palabras nos hace recordar aquellos meses en los que el Ayuntamiento de Salamanca no quiso escuchar las propuestas y las razones que exponía nuestra Asociación, en nombre de muchos miles de salmantinos, para dar al Depósito elevado una oportunidad de supervivencia que no era ni irreal ni descabellada.



En febrero de 2006 queremos seguir hablando del Depósito de Aguas. La memoria no puede ser borrada por mucho que se intente. Su lugar lo ocupan hoy un bar y una zona de esparcimiento en la que los perros hacen sus necesidades. Para la Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” el derribo fue un pecado demasiado caro para una ciudad carente de hitos vanguardistas y pioneros, como lo fuera en su día el Depósito de hormigón.


Por ello, cuatro años después del triste expolio cometido contra el patrimonio de Salamanca, recordamos que en esa Plaza había un icono único, del que ya no podemos disfrutar porque alguien ordenó su derribo. Que la historia se encargue de ponerlo en el sitio que merece.


Ese depósito, que puede parecer una tontería, pero valor sentimental personal, sí tenía y mucho. Desde pequeño siempre mirándolo por la ventana.jeje. Que comentarios de aquellas épocas y qué conversaciones con mi padre por el depósito…que si los pájaros iban a beber allí..etc etc. Un día se lo llevó Don Julian por delante, dejándome con cara de gilipollas. Jamás le perdonaré lo que hizo como muchos salmantinos que en algunos bares de la ciudad, aún mantienen colgadas fotos en blanco y negro de este depósito del siglo XIX. Y otros, de zonas aledañas a él que lo recuerdan con nostalgia, los más viejos del lugar ya decían en su día que no se imaginaban su barrio sin el depósito.
Pues al final nos lo hemos tenido que imaginar. Ha quedado todo más limpito y tal, pero también se podría haber limpiado y haber dejado esa maravilla arquitectónica.
QUE VIVA EL CACIQUISMO

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar