13 may 2014 0 comentarios

Una puerta de Entrada hacia nuestros montes

Montaña de Riaño, una puerta  al futuro
Explotación y desarrollo sostenible de los recursos naturales en la Montaña de Riaño. Turismo de Naturaleza, caza, pesca y ganadería. ¿Es esto posible?
Creemos que sí, con una base insalvable que se resume en una sola palabra: RESPETO.
Este es el gran objetivo de fondo en realidad; conseguir el respeto de todos, a lo que es de todos.
Mirando al futuro sin olvidar nunca de dónde venimos. Ser conscientes para empezar, de que este patrimonio de todos, que todos poseemos, no es algo caído del cielo. Es un bien heredado de nuestros mayores, fruto del trabajo duro durante generaciones para mantenerlo como hoy lo conocemos en su mayoría. Una consideración de base muy a tener en cuenta para entender el significado de todo lo que nos rodea y una asignatura importante para cualquier proyecto que afecte de alguna forma al conjunto de la Montaña de Riaño. Además de ser un buen manual, inevitable, indispensable,  para aprender de los grandes errores cometidos en el reciente pasado y que están muy a la vista en nuestra tierra. Sin duda demasiado.
Tal como reza el título de este artículo,  y repetimos, el éxito de este proyecto conjunto que es actualmente la Montaña de Riaño en sí misma, reside en el Respeto escrupuloso de su Naturaleza. Conseguir cada vez más, un entorno mejor conservado, es la garantía del éxito para todas las iniciativas que se tomen en este sentido pues todos dependerán de ello. La caza, la pesca, la ganadería, el ecoturismo, como todos sabemos bien, son actividades directamente relacionadas con el entorno natural donde se desarrollan  y de él, dependen prácticamente por completo. Ni que decir tiene, que en la medida que se consigan compatibilizar y entender con el respeto debido entre cada una de las partes por un mismo objetivo, dependerá el éxito y desarrollo global de todas; y por añadido de toda la Montaña. Quizá es hora de dejar a un lado viejos privilegios sustentados en argumentos trasnochados de una sociedad, la actual, que poco simpatiza hoy con estos cánones y que muestra una sensibilidad muy distinta ante asuntos de la Naturaleza que nos ocupa, valga la redundancia. Nos referimos para explicarlo gráficamente, a la clásica foto del cazador, la víctima y el fusil. Algo que nos parece de lo más normal a los que nos hemos criado en la Montaña pero que ya no lo es para la mayoría de las personas de este país y de la mayoría de los que nos rodean. Abramos ya ese camino en casa.
Tenemos un tesoro común con mucho futuro por delante pero sobre todo, el gran reto y el deber de saber gestionarlo con acierto. Para empezar, si tenéis un momento, podéis ir  viendo algunos ejemplos que encontrareis por el mundo alante sin levantaros siquiera del sofá de vuestra casa desde la pantalla de nuestro ordenador o smartphone.
Ese respeto del que hablamos requiere también de otra palabra importante con significado: AYUDA.
Respeto y Ayuda entre los interesados, lejos de abusos y zancadillas que es lo que desde hace tiempo parece imperar en la gestión de nuestros terrenos públicos. Esta sagrada palabra de Ayuda, conlleva un compromiso aun mayor de generosidad por parte una vez más, de todos; superando esos viejos egoísmos con la condena de la prepotencia entre cualquiera de quienes reciben de los bienes comunales de los pueblos de la Montaña, buena parte de sus recursos. Todos iguales respetando las normas, que con su inteligencia han de acordar e implantar, siempre, con el consentimiento de la institución que se debe al pueblo, legítimo propietario de todo;  las Juntas Vecinales (JJ.VV.). Una buena y justa forma de recuperar el protagonismo que merecen nuestros antiguos Concejos. Las JJ.VV., única institución con verdadera autoridad para poder articular con coherencia y responsabilidad la gestión de estos recursos de la Montaña. Todas las JJ.VV. deben tomar nota de esta oportunidad y asumir la responsabilidad que les corresponde por derecho propio pues suyo es el patrimonio objeto de explotación y del cual todos dependen directamente. Es necesario pues, dadas las circunstancias, una “resurrección moderna” de los Concejos para recoger el testigo que nos traen estos tiempos en un nuevo escenario que es el nuestro. La revolución de los Concejos solo consiste es volver a ser lo que siempre fueron, obedeciendo únicamente a las obligaciones que siempre desempeñaron; lejos de las clientelas que las han arruinado y desprestigiado durante las últimas décadas, como genuina institución del pueblo.
Con ese respeto hacia las JJ.VV. y su buena gestión por parte de su representante y quienes se benefician de ellas directamente, lograremos con eso y un poco de tiempo, lo que todos deseamos en realidad; una vida mejor para nosotros y los que vengan; en nuestra propia tierra.
El futuro es prometedor, aprovechémoslo.
RIAÑO VIVE

Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar