A VUELTAS CON EL LEONÉS EN LA UNIVERSIDAD DE LEÓN

8 may 2008 1 comentario

Ayer concluyó el congreso “El leonés en el siglo XXI”, cuya intención era debatir sobre el estado presente y las perspectivas futuras de la lengua romance asturleonesa, aunque los organizadores optaron por dejar de lado el caso asturiano y portugués, y centraron el objetivo en las provincias de León y Zamora. Participaron varios filólogos y profesores de Lengua y Literatura como José R. Morala, Héctor García Gil, Juan Carlos González Ferrero, etc, así como literatos de la talla de Roberto González-Quevedo.Yo no pude asistir por motivos de trabajo, así que os transcribo la noticia tal y como aparece en el Diario de León de hoy. Tan sólo añadir que comparto por completo las opiniones de González-Quevedo, Morala, García Gil, y las asociaciones Facendera y Furmientu.

La Universidad respalda el leonés de los hablantes frente a uno «inventado»
Dos asociaciones defienden la unidad con Asturias y otra de ellas se sitúa en contra
«La politización de la lengua puede llevar al desastre», dijo Roberto González-Quevedo

La jornada de clausura del congreso El leonés en el siglo XXI que ha albergado durante dos días la Universidad de León se celebró ayer con dos conferencias sobre el estado actual de esta lengua autóctona, una mesa redonda con asociaciones en defensa de la llingua y tres intervenciones sobre la normalización y futuro del asturleonés en nuestra región.

Así, Héctor García Gil habló de la realidad lingüística actual de la provincia de León y Juan Carlos González Ferrero de la de Zamora. El primero de ellos se apoyó en los dos estudios sociolingüísticos realizados recientemente por profesores de la Universidad de Oviedo, uno sobre las comarcas del norte leonés y otro sobre toda la provincia. Hizo notar Gil los desajustes e inexactitudes de algunas de estas encuestas pero, por regla general, la «actitud favorable» de la mayoría de la gente hacia el mantenimiento, enseñanza en la escuela y publicación de obras en leonés, pese a su fragmentación de hoy en día y su supervivencia real en dos áreas de la provincia.

Por su parte, González Ferrero trazó un bosquejo muy completo de cómo está el leonés de Zamora, asegurando que hoy, «del leonés histórico se ha pasado a una modalidad regional leonesa del español», señalando que el grado de pérdida de leonesismos es mucho mayor que el de términos gallegos en el área zamorana de este habla (en algunos lugares, de en torno a 65%). Sí es cierto que hay un leonés histórico «recluido» a ámbitos de intimidad en diversos pueblos sanabreses y carballeses, pero «peor punto de partida para salvar el leonés, imposible», reflexionó. Y es que, a su juicio, «lo que languidece es la propia sociedad zamorana, en estos pueblos no hay jóvenes ni niños que puedan aprender de los ancianos». No obstante, el gran volumen de léxico leonés que puede enriquecer el español o la adopción de un estándar leonés como lengua de cultura, prestigiada, podrían ser vías para su pervivencia y utilidad en el siglo XXI.

A continuación, la mesa redonda evidenció dos maneras diferentes de contemplar el leonés: mientras Xosepe Vega (Facendera) y Alfredo Hernández (Furmientu) contemplaron el dominio lingüístico de forma unitaria y apostaron por seguir las normas de la Academia de la Llingua, «con las que se puede escribir perfectamente cualquier variedad leonesa y que se inscribe en una tradición histórica asturiana y leonesa», según Vega; El Fueyu, asociación cercana a Conceyu Xoven, se posicionó a favor de una normativa propia, en algunos casos rupturista con esa tradición. El debate posterior giró en torno a esa polémica. Después intervinieron José Ramón Morala y María Cristina Egido, de la Universidad de León, Julio Borrego, de la de Salamanca, y José Carlos Herreras, de París-Diderot, quienes hablaron sobre la normalización del leonés.

Mantener la cultura pero sin imposiciones

Una de las conclusiones más claras que se desprenden del congreso, aportada por el escritor, filólogo y antropólogo de Palacios del Sil Roberto González-Quevedo, es el hecho de que la gente quiere mantener su cultura pero sin imposiciones. Así, en los lugares en los que se mantienen -de manera natural y viva- variedades de leonés, hay que proteger esa variante concreta «pero sin imposiciones de ningún tipo». «La politización de la lengua nos lleva al desastre», dijo González-Quevedo, recordando que, en Ribasdesil y Laciana, 40 personas han suscrito un manifiesto según el cual quieren que se proteja su fala sin imponer ninguna lengua artificial «para que se respeten las características del habla y las grafías de la zona».

De hecho, José R. Morala mostró ayer cómo algunos escritos procedentes de sectores afines a Conceyu Xoven muestran un leonés «con errores internos», «diferencias forzadas y arbitrarias» y «añadidos gráficos que no tienen una razón de ser desde el punto de vista de la lingüística». «O el leonés enlaza con la realidad de los hablantes o no tiene ningún futuro», dijo.

(publicado originalmente en http://corazonleon.blogspot.com)

1 Comentarios

  1. LENADOR, el 11/05/2008 a las 23:36:42 , #771

    Uno que asistió al congreso, os puede decir que la información, y sobre todo el titular de la noticia es cuando menos tendencioso. Sí es verdad que cada uno defendió sus ya clásicas posiciones, pero no es cierto que la Universidad se decantara en uno u otro sentido. Tampoco se puede hablar de “conclusiones claras” cuando cada uno expuso sus ideas y pensamientos. Aquí las imposiciones vienen desde otro lado y eso parece que algunos no lo quieren ver. El mismo Gonzalez-Quevedo matizó lo que el periodista quiere dejar entrever con “politización de la lengua”. Algunos como Xosepe Vega, basaron su intervención, más en su oposición a Conceyu que en la defensa del leonés, otro ejemplo más de leonesismo autodestructivo.
    Respecto a lo que el periodista llama leonés “inventado”, en el congreso se analizaron los procesos de normativización lingüística, así como de búsqueda de estándares (cosa que ya hizo el castellano en el S. XV, y otras lenguas peninsulares posteriormente), se analizaron las tendencias y se apreciaron errores y aciertos, si bien no se consiguió el compromiso de la Universidad (especialmente la de León) para implicarse en un proyecto académico, o lo que es lo mismo, ellos como doctos lo harían mejor y con mayor fundamento, pero no moverán un dedo hasta que alguien ponga dinero para becas y demás. ¿Quien va a poner dinero, la Junta? Responded vosotros. También se habló sobre la normativización asturiana, del “asturiano” junto con el “asturiano de León”, normas que para unos valían por cuestión de economía y número de falantes, pero otros criticamos por la escasa participación de leoneses y zamoranos en el proceso, así como por lo poco ambicioso de los proyectos de recuperación del leonés fuera de áreas delimitadas concretas. Algunos llegaron incluso a negar el derecho de los leoneses de ciertas zonas(p.ej. Mansilla o Calzada del Coto) a recuperar su lengua por el hecho de hallarse perdida en la actualidad.

    Responder

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar