ACERCA DE LA EXPOSICIÓN "CASTILLA Y LEÓN: TIERRA DE COMUNIDADES", DE LA FUNDACIÓN VILLALAR

7 ago 2015 0 comentarios

Aprovechando que estos días se encuentra en el Museo de León la exposición “Castilla y León: tierra de comunidades” hoy decidí darme una vuelta por ella. No me esperaba gran cosa de una instalación organizada por la Fundación Villalar, de la que ya he hablado largamente en este blog, pero he de confesar que ese “tierra de comunidades” en el título despertó mi curiosidad: ¿Es que la Fundición reconocía por vez primera que Castilla y León está compuesta por dos comunidades históricas? ¿Había habido un giro en su doctrina centralista y de manipulación de la historia de León y de Castilla? Me bastó un vistazo al cartel de la entrada (imagen de la derecha) para desechar semejantes ideas. En él ya se aprecia un intento tipográfico de amalgamar ambas regiones en el que la “y” resulta casi inapreciable, resaltando la idea de “CastillaLeón” como unidad monolítica en la que la conjunción se convierte en algo anecdótico y sin importancia. 
En el folleto que proporcionan a la entrada se incide en la diversidad “en lo que hoy es el territorio regional más extenso de España y uno de los tres más grandes de Europa”. También se insiste en su condición de “tierra de paso” y su “espíritu hospitalario”. E incluso se afirma que “somos -podríamos decir- una Comunidad sedimentada por muchas comunidades e integrada en una Nación y solidaria con las demás nacionalidades y regiones”, diciendo que “antes hemos sido una pluralidad de comunidades que se asentaron entre las montañas que nos rodean y en los valles de nuestros ríos”. Con esta declaración de intenciones uno recupera algo de su ilusión inicial, pero ésta queda nuevamente defraudada, ya de forma definitiva, en cuanto se da un primer paseo para ojear los 19 paneles que componen la exposición y las piezas arqueológicas que los acompañan. Y es que el discurso es el de siempre, aunque con algunos matices: 
-En la Prehistoria en el territorio de la actual Castilla y León sólo existió Atapuerca. Punto. ¿Para qué se va a hablar de los esqueletos del Mesolítico de Arintero, por ejemplo?
-Del Calcolítico sólo existe el mundo campaniforme. Punto.
-Del mundo prerromano sólo existe Numancia y los celtíberos. Punto. (¿Ástures? ¿Quiénes eran esos? Estarían en Asturias, ¿no?)
-Como novedad mundial, se ha añadido un panel titulado “Las periferias del Imperio” donde se habla del pueblo cántabro de los vadinienses. Aunque no se dice nada del papel de cántabros y ástures como últimos pueblos en resistir frente a Roma (29-19 a.C) , porque restarían protagonismo a Numancia (134 a.C.).
-De los pueblos bárbaros sólo existieron los visigodos. Punto. El reino suevo, con sus casi dos siglos de existencia, no interesa, porque sólo afectaba a León y Zamora y parte de Salamanca. Y no queremos que eso nos rompa un discurso uniformizador, ¿verdad?. 
-La Edad Media queda reducida al Camino de Santiago, el mudejarismo y los mozárabes. Eso sí, sin mencionar ni una sola vez ni al reino de León ni al de Castilla. Es que suena muy mal eso de que se vea que “Castilla y León” alguna vez fueron dos reinos diferentes…
-De la Edad Moderna lo más importante del mundo mundial fueron “las Comunidades”. Vaya, si se llaman como el título de la Exposición. Ahora parece que las cosas ya van encajando… Además en el panel correspondiente se afirma que “el ideario de los Comuneros puede considerarse como un precedente del parlamentarismo moderno”. Eso me suena. ¿No se dice lo mismo de las Cortes de León de 1188? 
-El resto de paneles es un batiburrillo por el que desfilan los judíos y criptojudíos, afrancesados y liberales, pastores y trashumantes (sin referencias a ciertas cañadas, por supuesto), minería e industria, etc. Hay incluso un panel dedicado a los maragatos, como nota exótica. 
-En el panel sobre la emigración, integración y retorno se dice literalmente que “entre 1968 y 1981, 76.244 ciudadanos de Castilla y León emigraron a países de Europa”. Es curioso que antes de que existiera la comunidad autónoma de Castilla y León (1983) ya sus gentes fueran ciudadanos de dicha comunidad. Se ve que emigraron en el tiempo y en el espacio.
-Para ilustrar el último panel, titulado “Hacia una nueva era: el siglo global”, ¿qué mejor que una foto de Villalar llena de banderas nacionalistas castellanas?: 
De todas formas, sí que he apreciado algún cambio en el discurso neoestalinista de la Fundición: ahora se evitan como la peste tanto a las referencias a León y a Castilla como a sus habitantes, por paradójico que pueda parecer. Se prefiere un discurso que sigue siendo una apisonadora, pero se pasa de forma más aséptica e impersonal para evitar meterse en demasiados berenjenales. 
Mi conclusión sobre el título de la Exposición es que, a pesar de su declaración de intenciones no es más que un juego de palabras para resaltar lo importante que fue la revuelta de las Comunidades (los comuneros). Las otras comunidades humanas a las que se hace referencia (judíos, maragatos, mozárabes, etc.) se examinan de forma superficial y de pasada, sin mencionar ni siquiera a las dos comunidades históricas que componen esta comunidad autónoma. Muy sintomático. 
No he conseguido encontrar el dato de cuánto constó esta exposición exactamente, pero su presupuesto máximo estaba estipulado en 40.000€. Aquí podéis consultar los pliegos del concurso para la exposición. Y si queréis ver las piezas que se exponen tenéis esta otra página en Pinterest

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar