Alboradas en los zurrones del pastor, d’Abel Aparicio

27 abr 2015 0 comentarios

Difícil, mui difícil falar del trabayu de dalguién cuando’l sentimientu d’almiración y agradecimientu ye tan grande pa con aquella persona.
Conocí a Abel Aparicio va unos cinco años, al pouco de qu’asoleyara’l sou primer llibru de poesía Tinteiru de Tierra, una esbilla de poemas en llionés y castellanu que me prestoron pola vida y lleí con gran rixu. Abel ye un home amante de lo pequeño y lo cercano, de lo nueso, lo que daveras importa, con una enorme amplitú de miras y firme compromisu con aquello no que cree, cuestión que, sicasí, nun ye impide estar ausente de prexuicios y decididu a valorar las cousas en base a la sua propia experiencia con ellas.
Nesti segundu llibru, Alboradas en los zurrones del pastor, la sua poesía está outra vuelta cogüelmada d’una enorme sensibilidá que garra la forma d’una mano achegándose al llector pa recorrer xuntos un carreiru d’amor y señarda pola infancia, la tierra y la tradición; de rebeldía énte esos estógamos agradecidos qu’inda güei quieren tapecer baixo las cunetas el dolor y los nomes  del bandu vencidu ou fincar un sistema n’onde la mal chamada crisis ye’l meyor de los negocios; pero tamién d’esperanza pola esperiencia vivida apoucayá d’una paternidá que completa y da alas al poeta.
Fícime cono llibru’l pasáu sábadu y el domingu ya estaba lleídu. Agora pasa a ser ún d’esos tesouros de los qu’echar mano dacuando pa, tres ller una parva d’estrofas, llembrar que non todo está perdido.
Gracias Abel, pola tua poesía, pol tou compromiso cono país, por ser un referente, un exemplu a siguir y por más cousas… que tú ya sabes.
Hai güelos
que tallan poesías
con cada batalla ganada.

Llibros abiertos
y los años, persistentes,
pasando las súas páxinas.

Nun séamos tan fatos
de ller solo’l final.
Fuente: xairu.info

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar