ARGI: LA REVISTA DE CASTILLA Y LEÓN

8 jun 2008 7 comentarios

Vaya por delante que las líneas que siguen son mi opinión personal sobre una revista que, como leonés, me ha ofendido. Este artículo lo publiqué originalmente en mi blog, por lo que creo que tengo el derecho a exponer libremente mis opiniones, por muy críticas que sean. Así que si usted es un ferviente “castellanoleonés”(sic) o un seguidor de dicha revista que va a leer este post por casualidad, tal vez debería pensárselo dos veces y pulsar a continuación el botón de “cerrar ventana” de su navegador. Advertido queda. Pero metámonos en harina. ¿Qué es ARGI? Aunque en euskera esa palabra significa “Luz”, por lo visto este nombre es la forma corta de “Argimiro”, que era el pseudónimo de su director, y el nombre de un hijo suyo.

En cualquier caso, es una revista dirigida por Javier Pérez Andrés cuyo principal y casi único objetivo es cantar las excelencias de esta nuestra comunidad. El tal Javier Pérez es un cántabro-castellano que se siente castellanoleonés (sic), escribe en el Norte de Castilla y que dirigió o dirige el programa “El arcón” en Televisión Castilla y León. Parece ser un personaje muy pagado de sí mismo, porque puso su foto como portada del nº1 de la revista, y de hecho aparece en pequeño tamaño en las portadas de todos los demás números. Presume de ser uno de los mejores conocedores de Castilla y León, título que no voy a entrar a discutirle. Lo que sí queda claro es que Javier Pérez es un ferviente defensor del actual marco autonómico, y que echa mano de cualquier argumento, por ridículo que sea, para justificarlo. Ello es algo muy típico de este tipo de personajes, a los que en plan jocoso llamo “castillones”, porque pronuncian tan rápido “Castillaleón” que parece que dicen “castillón”. Los castillones se caracterizan por usar una corta serie de argumentos muy manidos y sobados que se han aprendido de memoria desde la Transición: que si somos una región geográfica (como si estar en la misma cuenca fuera un requisito para crear una autonomía: que se lo digan a los de la Cuenca del Ebro), que si Castilla y León unieron sus destinos desde el año 1230 (sin recordar que en ese año también se incorporaron Galicia, Asturias, etc), que si somos un destino en lo universal, etc. etc.

En ese sentido, el concepto que tiene esta revista de la comunidad queda claro ya desde su propio logotipo: una especie de pegatina con un castillo como protagonista, mientras se advierte por un doblez que en la parte trasera hay un león boca abajo, ya que asoma tímidamente sus patas delanteras, talmente como si estuviera aplastado por el peso del castillo. Y es que eso es León para la gente que defiende a capa y espada esta autonomía: un simple “apellido” que a veces molesta, aunque su símbolo queda muy bien en la bandera cuartelada.

Pasemos a ver someramente cómo es el nº 8 de esta revista (“La conquista de un sueño”), eso sí, sin entrar a analizar los contenidos, porque en ese caso el comentario podría abultar más que la propia publicación. Dicho número corresponde a los meses de abril/mayo, cuesta 3€ (que conste que me la regalaron), y está dedicado casi monográficamente a la fiesta(?) de la Comunidad, ese día que en León es más conocido por otro acontecimiento sin duda más agradable: el “Día del Libro”.

Empecemos por la “Carta del Director”, una especie de editorial presidido nuevamente por la efigie aparentemente pensativa de D. Javier Pérez Andrés: en ella el infatigable periodista nos relata entusiasmado la agradable sorpresa que se llevó al encontrar el cuartelado de castillos y leones grabado en una pared en la fortaleza de San Cristóbal y en otros lugares de Puerto Rico. Ello le lleva a reflexionar lleno de orgullo acerca de que el dibujo era prácticamente igual al de la actual enseña autonómica, aunque a continuación se lamenta de que esa bandera

“aquí, en mi región, sólo ondea en edificios oficiales y casi siempre en mástiles a mucha altura de los ojos, de las manos y del corazón”

A juzgar por esta frase, se ve que este señor sería feliz llevando un sombrero, un antifaz, unas manoplas y una camiseta de la Junta. Si alguna vez D. Javier tuviera la desgracia de tener que usar un marcapasos, sus médicos ya saben qué motivo grabar en el aparato antes de implantárselo. El resto del artículo sigue en el mismo tono patriotero, por lo que en vez de titularlo “un descubrimiento fascinante” debería haberlo llamado “Banderas de nuestros padres”. Por supuesto, el señor Pérez Andrés parece olvidar convenientemente en todo momento que el escudo y la bandera cuartelados representaban en esa época a toda la Corona, y no a las nueve provincias actuales, pero, claro, ese es un detalle sin importancia.

El director dedica los últimos párrafos a cantar las excelencias de la fiesta (?) de Villalar y sus símbolos, rematando con un colofón autoexplicativo:

“Feliz día de Castilla y León. ¿Por qué nos costará tanto?, con lo sencillo y fácil que es sentir y no ocultarlo”

Bueno, los leoneses podemos responderle a esa pregunta cuando quiera.

El resto de la revista está plagado de artículos de temas muy diversos, pero que tienen en común el mismo tufillo propagandístico y panegirista: “Los comuneros: Los primeros héroes de la región”; una entrevista a Juan Vicente Herrera (quien sin duda se sentirá muy cómodo y ufano en una revista de este tipo); “Los vinos del Estatuto”, en el que “el comité de cata analiza once vinos de la añada de 1983”; un análisis del Estatuto de la comunidad de mano de Fernando Rey (uno de los dos perpetradores del texto), etc., etc. Y es que 82 páginas a todo color dan para mucho. ¿O tal vez no? Veamos:

Uno de los artículos está dedicado a la famosa “Fundación Villalar”, con el significativo título “El reto de forjar una identidad”. Y es que, sin duda, tratar de forjar una identidad desde cero debe de ser una tarea muy difícil, porque es algo inédito en el resto de España. Pero con dinero todo se puede arreglar (o eso piensan ellos).

Además de la mega-entrevista al presidente de la Junta (6 paginazas), hay otra hecha a Demetrio Madrid bajo el título “Castilla y León: el sueño de los valientes”, aunque hubiera quedado más propio “la pesadilla de los leoneses”.

Algo que está presente en toda la publicación es el uso (y abuso) del término “regional” para referirse al conjunto de la comunidad autónoma, a pesar de que hasta el preámbulo del actual Estatuto viene a reconocer que está compuesta por dos regiones históricas diferentes. Hasta el señor Juan Vicente Herrera lo utiliza con total desparpajo, cosa que no ha de extrañarnos, pues su administración ha empezado a poner el apellido “regional” a algunas de sus nuevas instituciones, como el Ente Regional de la Energía.

Otro artículo que no tiene desperdicio es “Castilla como necesidad” del periodista Carlos Blanco, quien deja bien claro que para él sólo existe la fórmula Castilla+León=Castilla. Por supuesto, esta Castilla “ni fue dominante ni imperialista” (menos mal, porque si llega a serlo…). Al menos el autor tiene la decencia de hacer examen de conciencia “regional” en la parte final:

“¿Quién puede decir, sin sonrojarse, que la autonomía ha sido el resultado de la conciencia de identidad del pueblo castellano?(…) Han pasado 28 años, juzguen por ustedes mismos. ¿No seguiremos, a pesar de lo que parece, en el punto de partida?”

Personalmente, supongo que Castilla sí que sigue en el punto de partida. Las provincias leonesas, por desgracia, han quedado mucho más atrás en el devenir de la comunidad.

Un artículo que hay que reseñar es el kafkiano “El Motín de la Trucha”, que trata acerca del famoso y semi-mítico motín que tuvo lugar en la Zamora medieval. Lo surrealista del asunto es que inaugura la sección “Castilla(!) milagrera”, que pretende recordar “un tiempo en que en Castilla se produjeron hechos sobrenaturales”.

No menos kafkiano es el artículo “Regionalismo sano”, de Fernando Rey, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid y, como ya se ha dicho, uno de los dos padres del Estatuto que no parece estar demasiado a gusto con cómo le ha quedado el “hijo”. Por ejemplo, se lamenta de que “no se ha conseguido que las sedes de las instituciones aparezcan en el Estatuto, incumpliendo, por cierto, el mandato constitucional”. Una pena y un escándalo, oiga.

Hay muchos más artículos, pero la mayoría están dedicados a la que parece la gran pasión de Javier Pérez Andrés: los vinos y la gastronomía. Algunos están salpicados por pintorescos comentarios de diversos personajes de la vida social, cultural y política de la comunidad acerca de lo que les dice “Castilla y León” (ninguno negativo, por supuesto). De entre ellos he sacado el que encabeza este post, por lo que tiene de simbólico.

En cuanto a la revista en sí, sólo me queda desearle que siga el fulgurante camino trazado por la editorial Ámbito, de la que es hija intelectual en cierto modo. Que siga el derroche, que paga mamá Junta.

7 Comentarios

  1. adry_leon, el 07/08/2008 a las 15:14:50 , #782

    olaaaaa
    wueno pos la kosa sta klara leon s lo primero y nosotros los jovenes kn la ayuda d los mas experimentados podremos luxar x eso ke todos los d leon zamora y salamnca keremos no solo x nuestra propia autonomia si no tmbn x ke nos dejen d vacilar k se piensan los politokos k solo existe kastilla y deberermos acerles ver k stamos presentes aki.
    No podemos dejar ke todo lo nuestro nos lo lleven acia valladolid o palencia ya sean empleos fabrikas personas…
    y x ke tenemos ek acernos oir????
    xk somos leoneses ostia
    ay ke exarle un par d kojones x akellos ke antes dieron la kara x leon
    VIVA LEON OSTIA
    LLION LLIBRE LLA
    xaooooooo

    Responder
  2. luisd, el 07/08/2008 a las 14:45:16 , #781

    Ya esta bien de dejarnos xupar x puzelanos y demás. La “y” no se inventó para unir si no para separar. Pero una cosa tengo clar, que juntos podemos, asi que todos unidos, no se si conseguiremos obtener nuestras reivindicaciones, pero por lo menos no haremos oir, que ya sta bien de dejarse amedrentar y no presumir de lo nuestro. LLION SOLO!!
    Esta frase es mu bonita xro cn decirla x decir no se gana nada, debemos pasar a la accion.
    Espero que en estos 2 parrafos haya conseguido meteros algo del espiritu leones.
    sin + ke decir
    media break_raper
    viroma
    VENCEREMOS Y CONVENCEREMOS

    Responder
  3. leonesypunto, el 06/07/2008 a las 16:14:06 , #776

    Yo no lo hubiese contado mejor…

    Soy Leones y por ende, pendonero de los pocos que quedan en el Paramo y habiendo estado “exiliado” 12 años en Madrid (Como tantos otros leoneses por motivos de trabajo) por fin conseguí mi objetivo de volver a mi tierra.

    Yo, como tú, soy curioso e intento conocer al enemigo para saber como vencerlo eso si, mi pecado podría ser considerado si me descuido un pelo como el de Bellido dolfos, puesto que en defensa de mi conocimiento del enemigo yo… si pagué la dichosa revista.

    Era el número 3 (Octubre 2007)de dicha revista, en cuya portada se hablaba del encargo (Via euros, claro está) de un Himno para esta comunidad autonoma…

    Yo no haré comentarios. Sirva decir que despues de leer todo lo que afecta y preocupa (Según dicha revista) a los “Castillones” me puse tan enfermo que tuve que enseñarsela a mis compañeros Pendoneros para que no creyesen que me lo estaba inventando.

    Una vez cumplida su función dicha revista se fué directamente a la papelera que es, en mi modesta opinión, donde debe estar.

    ¡¡Animo Leoneses, llegó la hora de luchar!!

    Responder
  4. Braveheart, el 01/07/2008 a las 17:34:14 , #775

    Buenas, ¡cuanto tiempo sin saber de vosotros dos!
    Sólo deciros que efectivamente el leonesismo no está muerto, ni mucho menos, que al igual que vosotros yo sigo luchando como puedo por nuestro país y que como inquieto que soy realicé una web leonesista (www.paisleones-paislliones.com) que incluye un foro, si quereis pasaros no hace falta que os diga que allí estareis en vuestra casa.

    Saludos y puxa’ l país llionés llibre

    Responder
  5. CHARRU, el 20/06/2008 a las 18:35:51 , #774

    Buenas, LLIONÉSSSSS.

    Lo primero de todo, gracias por contestar y escribir. Se agradece ver que no soy el único que se pasea por aquí y se dedica a leer, y que hay más gente “inquieta”.

    Ahora, a la tarea. Yo no he dicho que el leonesismo esté muerto. ¡Ni mucho menos! Lo que he dicho es que está “grogui”, como un boxeador que ha recibido un golpe fuerte que no esperaba y todavía no sabe dónde están las 4 esquinas del cuadrilátero. De ahí a estar muerto, afortunadamente, hay mucho trecho.

    Lo que parece que está agonizando es el tema de los foros, aunque también puede que sea a causa de los exámenes.

    Lo de la censura creo que todos lo tenemos más que claro. Por desgracia, me perdí lo de CQC, y me perdí también la entrevista de Carreño en la SER. No es mucho, pero son comienzos. Hay que seguir luchando y peleando.

    La lástima es que no hay un sólo medio en el que no hayan metido mano los enemigos de nuestra tierra, así que nada podemos esperar de los madios de manip… estoooo, comunicación de estos lares. Creo que, hoy por hoy, los únicos medios en los que podemos confiar son este tipo de foros.

    Y creo que deberíamos tener algún medio de comunicación propio, aunque fuese sólo a nivel internet. Me refiero a un periódico (aunque sea semanal), una radio, una tele,… Pero totalmente en serio y que podamos “vender” fuera del leonesismo (pero que, lógicamente, ponga al leonesismo en buen lugar y le de la bola que no le dan los medios de comunicación afines al régimen).

    Bueno, espero que sigamos esta conversación y, sinceramente, espero que se una más gente a dar su opinión.

    Un saludo.

    Responder
  6. llionesssss, el 13/06/2008 a las 19:52:57 , #773

    Hola Charru, yo no estoy de acuerdo en que el leonesismo está muerto, sigue habiendo acciones, siguen moviendose mucho los chicos de ciudadanos del reino de León y se siguen haciendo cosas. Lo que ocurre es que parece que han cerrado todos los foros en internet, incluido este y es una pena.

    Lo de la revista subencionada por la junta es otra muestra más del despilfarro de dinero que gastan los castellanos en convencernos que esta comunidad podridad, patética, inconstitucional y lamentable es algo estupendo. No hace mucho en una entrevista de trabajo en León ciudad me quedé perplejo al ver en la sal de espera dos periódicos del ·Norte de Castilla…. hasta que me enteré de que dicho periódico es repartido de manera gratuita a las empresas, hospitales, organismo oficiales y un largo etc… no se si será financiado por la junta o de modo “altruista” por el susodicho periódico. Lo que está claro es que subenciones del ente para este tipo de cosas hay por doquier. Y censura periodística. El otro día vino el zapatitos y le fue a recibir al Musac el Herrera los güevos….. como si le fuera a recibir en su casa el tonto el culo para pedirle dineros para la “región”… pues bien, había unas doscientas personas con banderas leonesas esperandolos a los dos y llamando de todo al castellanito….. y en el único medio en el que salió fue en……CAIGA QUIEN CAIGA!!!!! ni en el diario, ni en la cronica., ni en el mundo…. VIVA LA CENSURA!!!!!

    En fin, en estos tiempor revueltos ha surgido una nueva asociación de la esquierda llionesista. se llama agora y esta es la Web, a todo el que quiera colaborar aquí está la dirección.

    http://www.nodo50.org/agora/

    Responder
  7. CHARRU, el 12/06/2008 a las 21:36:32 , #772

    Por desgracia, este tipo de panfletos abundan cada vez más. No sólo es ésta revista-panfleto temática sobre el invento, sino todas y cada una de las publicaciones que apoya la Junta de Pucela (o, como mucho, de Castilla). Aparecen coleccionables en los periódicos con el famoso escudo cuartelado. Aparecen obras “hisórico-culturales-científicas” con títulos del estilo de “[…] en Castilla y León”. En los corchetes ponga Vd. la rama del saber que desee: Arquitectura, El Renacimiento, Los Vinos,… el juego de las chapas… (cualquier excusa es buna para poner el nombrecito y el cuarteladito). Los periódicos entrevistan siempre a los mismos, con las mismas preguntas facilonas, con las mismas respuestas preestudiadas, y con el mismo amor por esta “autonosuya” que está destruyendo nuestra tierra.

    En otros tiempos, a los que apoyaban a los invasores en contra de nuestra tierra se les llamó “afrancesados”. Creo que deberíamos inventar un término para denominar a aquellos que apoyan a los que hoy día están destruyendo nuestra tierra.

    ¿Lo peor de todo? Que después del batacazo electoral de marzo, parece que el leonesismo y los leonesistas hemos quedado “groguis”, como en el boxeo. ¿Dónde están las maniffestaciones? ¿Dónde están las cartas a los periódicos? ¿Dónde están las acciones leonesistas? La prueba la tenemos en este mismo foro, donde hace tiempo que no participa prácticamente nadie.

    Creo que empieza a ser hora de que volvamos a echarnos a la calle y a gritar ¡AQUÍ ESTAMOS! Sin complejos, sin metas numéricas, pero con una única meta en nuestra mente: desvincular las tres provincias leonesas, Salamanca, Zamora y León, PARA SIEMPRE, de Castilla, con quien nunca debieron obligarnos a “convivir”.

    Salamanca, Zamora, León
    ¡¡AUTONOMÍA LEONESA YA!!

    Responder

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar