BELLIDO DOLFOS, HÉROE DE ZAMORA (II)

27 ene 2006 0 comentarios

En esta ocasión, el fragmento que os presento pertenece a la “Crónica de España” de Lucas, obispo de Tuy, conocido por lo general como “El Tudense”.La crónica fue realizada en el siglo XIII, y se suele datar en el año 1236. Está escrita en latín, pero os pongo la versión romanceada del siglo XV que publicó Julio Puyol en 1926:Mas los çamoranos, no podiendo sofrir el destierro de su señor el rey Alfonso, en ese tiempo porfiaron muy non vencidos, y alçaron sobre sí principe a Arias Gonçalez, que auia criado a essa Vrraca, asi como la noble Urraca auia establecido. Y mientras quel rey Sancho estudiese en essa çerca, salio de essa çibdad vn cauallero de gran osadia, que auia nombre Vellido Arnolfo, que ferio, sin sospecha, de traues a esse rey Sancho con vna lança, el qual rey, llagado con la lança por el pecho, derramó juntamente la vida con la sangre; fuió [huyó] esse cauallero que tan osadamente le ferió, e con arrebatado correr de cauallo se metio en Çamora”

Otra muestra de que la historia de la España medieval se ha escrito mal y de cualquier manera. Vaya, ya son dos las crónicas que reflejan este episodio de una forma muy diferente a la que nos han estado machacando toda la vida. Ahora resulta que, en vez de un traidor, Bellido Dolfos empieza a aparecer entre las tinieblas de la Historia, y se revela como un audaz caballero que actuó a la manera de los actuales comandos. Es un caso singular que un asediado salga en solitario al campamento enemigo, y mucho más que consiga acabar con la vida del rey enemigo. Si eso no es ser un héroe (y además, en todo su sentido clásico), ¿qué hay que hacer para serlo? Y, si tras matar a Sancho, Bellido huye, demuestra su inteligencia porque, ¿qué clase de imbécil se hubiera quedado a luchar él solo con todo un ejército enemigo? En fin, que nunca se ha mostrado un acierto mayor que la calle que le ha dedicado el Ayuntamiento de León a este personaje con el nombre de “Calle del Héroe Bellido Dolfos”. Ahora sólo queda que así lo reconozcan los zamoranos, quienes, por cierto, en lugar de restaurar su memoria, dedican hoteles, calles, etc. a Sancho I de Castilla (Sancho II en la numeración al uso), que fue quien casi aniquiló su ciudad (algo así como si en León le dedicásemos una calle a Almanzor o a la Junta)

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar