Burgos, León, Miranda, Salamanca y Valladolid, las más contaminadas

1 jun 2006 0 comentarios

Ecologistas en Acción alertó ayer de que Burgos, León, Miranda de Ebro, Salamanca y Valladolid han superado por tercer año consecutivo los niveles admisibles de contaminación. Además, estas ciudades siguen sin contar con el preceptivo plan de reducción de la contaminación atmosférica. La organización ecologista ha hecho públicos estos datos después de que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta presentara en la última reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente de Castilla y León, el Informe Anual de la Calidad del Aire en la región del año 2005. En este documento se recoge que de las 64 estaciones de control de la contaminación operativas durante el pasado año, en 28 se ha rebasado algún nivel de seguridad de los regulados por la normativa española y europea vigente.
Para Ecologistas en Acción, el caso más llamativo es el del entorno de las centrales térmicas leonesas de Compostilla y La Robla, que durante el 2005 registraron respectivamente dos y cuatro superaciones de los umbrales de alerta legalmente establecidos para el dióxido de azufre, ‘sin que por parte de las autoridades autonómicas se procediera a paralizar el funcionamiento de las centrales térmicas, propiedad respectivamente de Endesa y Unión Fenosa, y ni siquiera se informara como es preceptivo a la población afectada’, explican en la organización. Al margen de estas alertas no declaradas, durante el 2005 también se superaron los valores admisibles para dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, partículas u ozono en las localidades de Ávila, Burgos, Miranda de Ebro (Burgos), León, Venta de Baños y Villamuriel de Cerrato (Palencia), Salamanca, Valladolid y Medina del Campo, además de en el entorno de las centrales térmicas mencionadas.

Estas superaciones se reiteran en los casos de Burgos, Miranda de Ebro y Valladolid por tercer año consecutivo, y por quinto año consecutivo en León, Salamanca y el entorno de las centrales térmicas de Compostilla y La Robla. Los valores límite se definen como ‘un nivel que no debe superarse fijado basándose en conocimientos científicos, con el fin de evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos para la salud humana y para el medio ambiente en su conjunto’. Superar los admitidos para el año 2005 y anteriores obliga a la elaboración de planes de acción para mejorar la calidad del aire en el plazo máximo de 18 meses desde la constatación del incumplimiento.

Años de retraso

Por lo tanto, los ayuntamientos de Burgos, Miranda de Ebro, León, Salamanca y Valladolid, y la Consejería de Medio Ambiente en el caso de las centrales térmicas, arrastran entre uno y tres años de retraso en la elaboración y aplicación de estos planes, que deben extenderse también al resto de localidades que superen los límites. Los ecologistas recuerdan que el único plan aprobado hasta la fecha, el de la central térmica de La Robla, se ha demostrado inoperante para resolver el problema, por lo que debe ser revisado. Ante esta ‘lamentable situación’ exigen a las administraciones públicas que asuman sus responsabilidades en la prevención de la contaminación del aire, que cada año causa 16.000 víctimas mortales en España.

Terra Actualidad – Vocento/VMT

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar