CCOO asegura que ha llegado la hora de cerrar Antibióticos

18 ene 2007 0 comentarios

IGNACIO FERNÁNDEZ.— Siempre se incumplieron. No es una cuestión nueva. Ya el anterior lo incumplieron los empresarios como el relevo. Siempre ha habido rendijas. Es un acuerdo nuevo, puede que mal hilvanado en el último momento. Ahora, lo que ocurre, es la resaca del mal pespunte. No creo que vaya más allá de unos ajustes.

ARTURO FERNÁNDEZ.— Posiblemente estos ajustes tenga que hacerse políticamente con la Unión Europea. Puede que haya algunos problemas con la Unión Europea para justificar el montante de las ayudas a las empresas mineras. Tendrá que haber una negociación política del Gobierno de la nación con Europa.EL MUNDO / LA CRONICA – COPE

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) presentó recientemente su informe en el que recogía que León estaba en el furgón de cola de empleo y de crecimiento de PIB. ¿Qué consecuencias puede tener esta situación en un contexto de caída de las ayudas europeas?

I. F.— Estos datos son demoledores. Pero los datos económicos ofrecen opiniones contradictorias porque dependiendo cuando y de quien vengan son diferentes. Es difícil quedarse con un dato. En una temporada larga que lleva España con datos positivos, tengo la impresión que esta provincia, a lo mejor todo el país, no ha sabido aprovechar esta bonanza económica para, por ejemplo, ponerse en la vanguardia tecnológica. Si ha habido un tiempo de vacas gordas no se puede aprovechar, como se ha hecho, en sectores como la construcción o los servicios. Creo que este ciclo está a punto de terminar.

¿No confía en el Inteco?

I. F.— Sí, pero da de sí lo que da de sí. Si todos estamos pensando que la economía provincial se va a salvar con el Inteco seríamos unos ilusos.

A. F.— Creo que el sector empresarial no confía en esta provincia. Mucho dinero de esta provincia se invierte fuera de León y de Castilla y León, y esto denota una falta de confianza. La transformación agraria es una asignatura pendiente, un campo enorme para abonar. Las ayudas que se han perdido por no tramitar todos los expedientes que se han solicitado a la Junta puede ser bastante significativo.

¿Cuáles son los sectores económicos de futuro en la provincia de León?

I. F.— Un sector importante, y sobre el que hemos trabajado conjuntamente, es la energía. Esta provincia siempre ha estado muy vinculada al mundo energético, ya sea en el carbón, en la producción hidroeléctrica, eólica, lo puede ser en los biocombustibles, y apuestas como el sector fotovoltaico. Esta provincia tiene un potencial a aprovechar. Estamos haciendo gestiones que en su momento daremos a luz por renovar la producción energética en la provincia, que puede ser un sector de creación de empleo decisivo, con cualificación

A. F.— León también tiene unas condiciones favorables para crecer en el sector del turismo. Tenemos paisajes, ríos, suficientes recursos para hacer del turismo una industria en esta provincia. Entorno a la pesca, al agua, tiene que haber iniciativas para crear puestos de trabajo en toda la provincia.

Aumenta la inmigración en León ¿es un elemento básico de futuro o perjudicará la situación laboral?

A. F.— Los inmigrantes juegan un papel muy importante que cubren actividades que los trabajadores de aquí no cubren. Un ejemplo claro son las actividades ganaderas, por su ‘esclavitud’, hace que muchos inmigrantes tengan presencia en él.

I. F.— Siempre y cuando sean trabajadores que llegan ordenadamente acuden a empleos de difícil ocupación, contrastado que la oficina de empleo no encuentra personas con las que cubrir esa ocupación. Esa emigración ordenada es útil, enriquece la economía. La irregular es otro cantar. Es un tipo de trabajador que se somete a una explotación y humillación absoluta. No se pueden poner puertas al campo. Si se lograse que todos los flujos de trabajadores de otros países vinieran se convertirían en algo natural.

Se lleva cinco años hablando de la mala situación en la que se encuentra Antibióticos. Los sindicatos, recientemente, participaron en reuniones en las que se puso de manifiesto que el plan industrial no se está cumpliendo. ¿Qué futuro tiene la compañía?

I. F.— Llevamos años de agonia y hora va siendo de que alguien se ocupe de la eutanasia.Todos éramos conscientes de que este plan tenía alguna novedad y que la resaltamos y nos mereció confianza. Los datos son obcecados. A corto plazo habrá que hablar de eutanasia. No digo que Antibióticos vaya a desaparecer, pero posiblemente no será nada a cómo lo hemos conocido y no en el lugar donde está.

A. F.— No soy optimista, no lo he sido nunca. La decadencia se generó cuando se vendió la patente de la penicilina. Es algo que no debería haber salido de León. Al quedar en manos de los italianos, la empresa ha perdido atractivo. Es una fábrica obsoleta, que difícilmente puede competir con otras fábricas en otros países donde el trabajo casi está en la esclavitud. Estamos haciendo reforma tras reforma, con pérdida de empleo y con un coste muy elevado. Difícilmente se puede ser optimista…

La siniestralidad laboral preocupa a los sindicatos ¿Porqué no se avanza?.

I. F.— Porque los muertos siguen cayendo encima. El pasado año se incrementaron los muertos en accidentes laborales. Todavía no se está afrontando el problema con la seriedad que supone las cifras de accidentes y fallecidos. Hemos sido capaces, con la Administración y los empresarios de reducir la precariedad. Si hemos sido capaces de meter mano a uno de los problemas que existían… tras contrastar esto, deberíamos pactar una ley general sobre siniestralidad laboral que vaya más allá de la prevención.

A. F.— Es preocupante el número de muertos que se registró el pasado año en la provincia. Debemos de poner en marcha todas las medidas que nos proporciona la Ley de Prevención para que se eliminen los accidentes mortales. Bienvenidas todas las sugerencias que puedan venir para reducir los datos.

¿Qué porcentaje de trabajadores eventuales tienen en sus organizaciones?

I. F.— Sólo los que están sometidos a los trabajan en programas subvencionados por la Junta de Castilla y León. Los demás tienen contrato indefinido.

A. F.— Nosotros estamos en la misma situación. Estamos en trámites para hacer a todo el personal fijo.
EL MUNDO / LA CRONICA – COPE

Se creía que el Plan del Carbón era un plan que tenía consenso pero ahora surgen las discrepancias ¿Quién no está haciendo lo que debía?
IGNACIO FERNÁNDEZ.— Siempre se incumplieron. No es una cuestión nueva. Ya el anterior lo incumplieron los empresarios como el relevo. Siempre ha habido rendijas. Es un acuerdo nuevo, puede que mal hilvanado en el último momento. Ahora, lo que ocurre, es la resaca del mal pespunte. No creo que vaya más allá de unos ajustes.

ARTURO FERNÁNDEZ.— Posiblemente estos ajustes tenga que hacerse políticamente con la Unión Europea. Puede que haya algunos problemas con la Unión Europea para justificar el montante de las ayudas a las empresas mineras. Tendrá que haber una negociación política del Gobierno de la nación con Europa.

La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) presentó recientemente su informe en el que recogía que León estaba en el furgón de cola de empleo y de crecimiento de PIB. ¿Qué consecuencias puede tener esta situación en un contexto de caída de las ayudas europeas?

I. F.— Estos datos son demoledores. Pero los datos económicos ofrecen opiniones contradictorias porque dependiendo cuando y de quien vengan son diferentes. Es difícil quedarse con un dato. En una temporada larga que lleva España con datos positivos, tengo la impresión que esta provincia, a lo mejor todo el país, no ha sabido aprovechar esta bonanza económica para, por ejemplo, ponerse en la vanguardia tecnológica. Si ha habido un tiempo de vacas gordas no se puede aprovechar, como se ha hecho, en sectores como la construcción o los servicios. Creo que este ciclo está a punto de terminar.

¿No confía en el Inteco?

I. F.— Sí, pero da de sí lo que da de sí. Si todos estamos pensando que la economía provincial se va a salvar con el Inteco seríamos unos ilusos.

A. F.— Creo que el sector empresarial no confía en esta provincia. Mucho dinero de esta provincia se invierte fuera de León y de Castilla y León, y esto denota una falta de confianza. La transformación agraria es una asignatura pendiente, un campo enorme para abonar. Las ayudas que se han perdido por no tramitar todos los expedientes que se han solicitado a la Junta puede ser bastante significativo.

¿Cuáles son los sectores económicos de futuro en la provincia de León?

I. F.— Un sector importante, y sobre el que hemos trabajado conjuntamente, es la energía. Esta provincia siempre ha estado muy vinculada al mundo energético, ya sea en el carbón, en la producción hidroeléctrica, eólica, lo puede ser en los biocombustibles, y apuestas como el sector fotovoltaico. Esta provincia tiene un potencial a aprovechar. Estamos haciendo gestiones que en su momento daremos a luz por renovar la producción energética en la provincia, que puede ser un sector de creación de empleo decisivo, con cualificación

A. F.— León también tiene unas condiciones favorables para crecer en el sector del turismo. Tenemos paisajes, ríos, suficientes recursos para hacer del turismo una industria en esta provincia. Entorno a la pesca, al agua, tiene que haber iniciativas para crear puestos de trabajo en toda la provincia.

Aumenta la inmigración en León ¿es un elemento básico de futuro o perjudicará la situación laboral?

A. F.— Los inmigrantes juegan un papel muy importante que cubren actividades que los trabajadores de aquí no cubren. Un ejemplo claro son las actividades ganaderas, por su ‘esclavitud’, hace que muchos inmigrantes tengan presencia en él.

I. F.— Siempre y cuando sean trabajadores que llegan ordenadamente acuden a empleos de difícil ocupación, contrastado que la oficina de empleo no encuentra personas con las que cubrir esa ocupación. Esa emigración ordenada es útil, enriquece la economía. La irregular es otro cantar. Es un tipo de trabajador que se somete a una explotación y humillación absoluta. No se pueden poner puertas al campo. Si se lograse que todos los flujos de trabajadores de otros países vinieran se convertirían en algo natural.

Se lleva cinco años hablando de la mala situación en la que se encuentra Antibióticos. Los sindicatos, recientemente, participaron en reuniones en las que se puso de manifiesto que el plan industrial no se está cumpliendo. ¿Qué futuro tiene la compañía?

I. F.— Llevamos años de agonia y hora va siendo de que alguien se ocupe de la eutanasia.Todos éramos conscientes de que este plan tenía alguna novedad y que la resaltamos y nos mereció confianza. Los datos son obcecados. A corto plazo habrá que hablar de eutanasia. No digo que Antibióticos vaya a desaparecer, pero posiblemente no será nada a cómo lo hemos conocido y no en el lugar donde está.

A. F.— No soy optimista, no lo he sido nunca. La decadencia se generó cuando se vendió la patente de la penicilina. Es algo que no debería haber salido de León. Al quedar en manos de los italianos, la empresa ha perdido atractivo. Es una fábrica obsoleta, que difícilmente puede competir con otras fábricas en otros países donde el trabajo casi está en la esclavitud. Estamos haciendo reforma tras reforma, con pérdida de empleo y con un coste muy elevado. Difícilmente se puede ser optimista…

La siniestralidad laboral preocupa a los sindicatos ¿Porqué no se avanza?.

I. F.— Porque los muertos siguen cayendo encima. El pasado año se incrementaron los muertos en accidentes laborales. Todavía no se está afrontando el problema con la seriedad que supone las cifras de accidentes y fallecidos. Hemos sido capaces, con la Administración y los empresarios de reducir la precariedad. Si hemos sido capaces de meter mano a uno de los problemas que existían… tras contrastar esto, deberíamos pactar una ley general sobre siniestralidad laboral que vaya más allá de la prevención.

A. F.— Es preocupante el número de muertos que se registró el pasado año en la provincia. Debemos de poner en marcha todas las medidas que nos proporciona la Ley de Prevención para que se eliminen los accidentes mortales. Bienvenidas todas las sugerencias que puedan venir para reducir los datos.

¿Qué porcentaje de trabajadores eventuales tienen en sus organizaciones?

I. F.— Sólo los que están sometidos a los trabajan en programas subvencionados por la Junta de Castilla y León. Los demás tienen contrato indefinido.

A. F.— Nosotros estamos en la misma situación. Estamos en trámites para hacer a todo el personal fijo.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar