La chifla o flauta maragata

22 ene 2012 0 comentarios

I – Introducción

La flauta de tres agujeros o chifla es el instrumento tradicional melódico más representativo de la provincia de León, aunque en la actualidad su utilización está restringida a ciertas comarcas como El Bierzo y la Maragatería, siendo usual también para ella la denominación de flauta maragata.

El conocimiento de este instrumento y el aprendizaje de su manejo (junto a su eterno acompañante, el tamboril) se adquiere generalmente por tradición familiar o por imitación de los tamboriteros de la comarca, y también, en los últimos años, dentro de algunas escuelas municipales. No cabe duda de que para aprender a tocar la flauta como los tamboriteros maragatos o bercianos, es necesario beber en las fuentes originales de la tradición y empaparse de su ancestral sabiduría viendo actuar directamente a los excelentes intérpretes que aún hoy existen. Pero también se puede llegar a conocer y amar este instrumento a partir de un análisis técnico del mismo, ya que posee más posibilidades musicales que las que se refieren a su empleo tradicional.

Ante la escasez de publicaciones y estudios sobre las características de la flauta maragata desde el punto de vista musical, quiero aportar mi particular punto de vista en este tema, teniendo en cuenta que no pretendo indicar a los tamboriteros cómo deben tocar ni a los artesanos cómo deben construir sus flautas, puesto que ya lo hacen magníficamente con su estilo personal que da a cada flauta y a cada intérprete un carácter irrepetible. Pretendo simplemente estudiar este instrumento, comparándolo a veces con otros de su misma familia, y divulgar en lo posible su conocimiento y utilización, para que cualquier interesado pueda dar sus primeros pasos en él, y para que el experto pueda reflexionar sobre algunas de las posibilidades del instrumento que habitualmente no se tienen en cuenta, como el cromatismo y el temperamento musical.

II – Fautas de 3 agujeros y 1 sola mano

La flauta maragata es el instrumento musical melódico más peculiar y característico de la provincia de León. Pertenece a la familia de las flautas de pico (aerófonos rectos cilíndricos de bisel y embocadura con aeroducto interno), y más concretamente al grupo de flautas de tres agujeros, mucho más primitivo y menos temperado que las flautas dulces actuales. La característica esencial de este tipo de flautas es que se tocan con una sola mano, y el mismo intérprete utiliza la otra para acompañarse con el tamboril, instrumento del que es prácticamente inseparable. Esto las relaciona con otras flautas que, aun teniendo más agujeros, se tocan también con una sola mano, como el flabiol.

De las flautas de tres agujeros se discute actualmente la posibilidad de antecedentes prehistóricos, a causa de ciertos restos arqueológicos aún poco claros. Lo que resulta indudable es que las referencias a este instrumento se hacen muy numerosas en gran parte de Europa durante la Edad Media y el Renacimiento (a partir del siglo XIII), tanto en la música popular como en la culta, y se conservan múltiples representaciones iconográficas en escultura y pintura.

La flauta típica más utilizada en la provincia de León se parece mucho a las flautas de Zamora y Tras-os-Montes, aunque el tipo más conocido de la Franja Occidental es la Gaita Charra, de Salamanca, extendida también por Extremadura (muy similar es la Gaita Hurdana). En Huelva se vincula a romerías religiosas (Gaita Rociera). Todas las flautas de la franja Occidental y Canarias son muy rústicas, poco evolucionadas musicalmente por su carácter pastoril, y presentan unas características básicamente similares, variando detalles como los materiales utilizados, la longitud, el grosor, el tipo y tamaño de tamboril acompañante y el modo de ejecución.

LA FLAUTA MARAGATA

Después de esta introducción al mundo de las flautas pastoriles o de tres agujeros, vamos a centrarnos en la flauta maragata, que tomaremos como modelo representativo de las flautas de tres agujeros utilizadas en la provincia de León. Si bien se supone que este instrumento se extendía por toda la provincia, en muchas zonas ha sido desplazado por otros más evolucionados, como la dulzaina, la gaita de fole o el acordeón, de manera que las zonas geográficas que conservan con mayor fuerza esta flauta son fundamentalmente la Maragatería (Maragatos) y el Bierzo, así como lugares más o menos próximos a ellos, como la Cabrera, la Valduerna y el Órbigo, y en general, las zonas no muy alejadas de los Montes de León, como el Teleno y los Aquilianos.

En esta fotografía aparece el que fuera más famoso de los tamboriteros de la Valduerna y la Ribera del Órbigo: Benito Alija, de Huerga de Garaballes, más conocido como “El Rula”. Proporcionada por su hijo, Manolo Alija, la foto está publicada también en la web de dicho pueblo.

En la provincia de León esta flauta ha recibido nombres muy variados, y no es fácil asignarle una denominación válida para toda su área de distribución. Predomina en Maragatería el nombre de flauta (a veces frauta); y también se utiliza a menudo el término chifla (o chifra), que es el más usual en El Bierzo). Sin embargo, existe bastante ambigüedad en la terminología y cierta confusión con la dulzaina. Así, la palabra chifla se relaciona con la acción de chiflar, esto es, silbar, y se ha utilizado tanto para describir a la flauta de tres agujeros (chifla de tres furacos) como para la dulzaina de llaves, para los instrumentos infantiles de caña o de paja de centeno o para las trompetillas de juguete que vendían las carameleras en las fiestas y romerías de antaño. Otras veces, la propia flauta recibía el nombre de dulzaina, con cierta razón, pues su sonido es mucho más dulce y fluido que las estridentes dulzainas de doble lengüeta. También se le llama a veces pito, o pito maragato, pero este nombre se solía reservar para las flautas de pequeño tamaño y sonido muy agudo, que a menudo se construían para los niños. Este término puede producir confusión con los verdaderos “pitos”, pequeñas castañuelas que se colocan en los pulgares; con los diversos tipos de silbatos, o con el pito castellano, de varios agujeros y generalmente con llaves, que en León no se utiliza. A diferencia de la cercana tierra salmantina, en León no se le suele llamar gaita, aunque en algunas partes de Zamora también se usa esta palabra. Es posible que en las zonas donde existían verdaderas gaitas de fole se reserve el nombre de gaita para ellas, evitando así la confusión, aunque esta teoría es discutible, ya que no se cumple en el caso que hemos citado de la dulzaina, que convive (o ha convivido) con la flauta en ciertas zonas, como el Órbigo y la Valdería, y sin embargo, su denominación también ha sido un tanto confusa.

A partir de aquí, para simplificar, denominaremos a la variante leonesa más común de la flauta de tres agujeros flauta maragata o chifla, en reconocimiento de que forma parte fundamental de la característica y marcada cultura tradicional del pueblo maragato, aunque teniendo siempre presente que no es exclusiva del mismo, sobre todo considerando su vigencia actual en El Bierzo, donde rivaliza en protagonismo con la gaita de fole. En este sentido, se mantiene un criterio parecido al aplicado en Salamanca con la gaita charra.

La flauta para el tamboritero y el pito para aprender jugando

En cuanto al músico ejecutante de flauta y tamboril, también recibe diversas denominaciones según las zonas. En la mayor parte de la provincia de León se utiliza el nombre de tamboritero, lo que indica bien a las claras la importancia que tiene el tamboril como compañero de la flauta. La gran ventaja que tiene la flauta de tres agujeros es precisamente el hecho de que el mismo flautista pueda tocar a la vez el tamboril. Sin el tambor, tamborín o tamboril, probablemente hace siglos que no existiría la flauta de tres agujeros. Este término de tamboritero se prefiere al de tamborilero, más usual en Salamanca; y con pequeñas variantes (como tamboriteiro, tamburitero, y tamburiteiro), está registrado en diversas obras dialectológicas en la Maragatería, Astorga, Santibáñez de la Isla, Villacidayo y Toreno. También se dice así en la Valdería, la Cabrera, la Cepeda y el Bierzo. Existen documentos antiguos, como el registro de bautizos en Santiago Millas (Maragatería), donde se menciona al “tamburitero”. A pesar de esta preponderancia del término tamboritero, también en algunos lugares de la Maragatería convive con el de tamborilero o tamborileiro. Por otra parte, la palabra tamboritero tampoco es exclusiva de León, puesto que también se ha usado en otras provincias, como Asturias, Cantabria, Segovia o Palencia, por ejemplo.

* Interesante fotografía de José Alonso, tamboritero del Val de San Lorenzo, hecha por la Escuela de Cerámica de Madrid en 1926. Uno de los detalles más curiosos es la marcada curvatura de la flauta que está tocando. Esta fotografía está publicada en el libro “Viajeros por León”, de Concha Casado y otros autores, que editó La Crónica 16 de León.

TAMBORITEROS MARAGATOS

* Luis Cordero, de Val de San Lorenzo Maximiliano Arce, de Rabanal del Camino Pedro Alonso, de Filiel Aquilino Pastor, de Santa Catalina de Somoza

III – Características principales

Algunas de estas características son comunes con las restantes flautas de tres agujeros del Foco Occidental español, pero trataremos de resaltar aquellas que identifican con mayor intensidad a la flauta maragata.

– La flauta maragata está hecha casi siempre en su totalidad de madera, muy torneada sobre todo en la parte de la cabeza, de modo que no suele presentar casi nunca metal ni asta de toro (excepcionalmente en el bisel o para reforzar la parte final o la embocadura). Por esa misma razón, ya se puede deducir que no tiene virolas (aros transversales de asta o metal, típicos de la gaita charra). Es una flauta más ligera y esbelta que la gaita charra, y en general muy manejable y cómoda de tocar. Algunas de las maderas más utilizadas son urz, boj, saúco, nogal, fresno, castaño y encina.

– Cerca del extremo inferior también presenta un canalillo circular torneado, donde se aplican los dedos anular y meñique (generalmente de la mano izquierda) para sujetar la flauta, de modo que no utiliza ningún accesorio tal como aros o cadenas de sujeción, como suele suceder en el txistu o en la gaita charra. El agujero posterior se tapa con el pulgar, y los dos anteriores, con los dedos índice y corazón de la misma mano. En la flauta maragata, el dedo meñique nunca se coloca en el extremo del tubo de la flauta, sino en el citado canalillo, en una postura que no permite tapar el orificio final, práctica habitual, por ejemplo, en el txistu.

– La longitud de la flauta maragata varía dependiendo del artesano constructor y según el propio instrumento, lo que hace que su tono fundamental sea muy variable, generalmente alrededor de la nota LA y unos 40 centímetros de longitud total, siendo frecuentes notas intermedias y desafinadas con respecto a la frecuencia normalizada actual de LA = 440 vibraciones por segundo. Trataremos esta cuestión más adelante.

– Del mismo modo, la distribución de los agujeros suele ser aproximada, no fija. Por ello, no guarda generalmente una proporción exacta la distancia de los distintos agujeros entre sí ni con respecto a la longitud total de la flauta. Esto hace que la distribución de las notas dentro de la escala sea variable, existiendo flautas cuyos sonidos afinan los intervalos relativamente bien, y otras similares (a veces construidas por el mismo artesano) que producen varios sonidos ambiguos, ajenos a la escala diatónica teórica. Este asunto también lo desarrollaremos en el correspondiente apartado.

Las ambigüedades sonoras se producen a causa de que no existe un modelo estandarizado que permita construir todos los instrumentos iguales conforme a una plantilla, como sucede con la dulzaina, la gaita gallega y con el propio txistu. Cada artesano construye las flautas a su manera, a menudo para su propio uso como tamboritero, y como máximo para una limitada venta al público en algunas tiendas de música o en su propia casa y ciertas romerías de modo particular. En este hecho tiene una gran importancia la individualidad del propio intérprete. La flauta maragata o leonesa no se toca habitualmente en agrupaciones, ni siquiera en dúos. El tamboritero se basta a sí mismo para organizar una fiesta, una boda o una procesión. Ni siquiera necesita un acompañante que le marque el ritmo, pues con la otra mano toca el tambor. Para realizar con eficacia esta función en el medio rural tradicional, la flauta maragata no requiere una perfecta afinación. Así, no hay que tocar en un tono determinado, importando poco si se trata de un RE subido una comma o bajado ¼ de tono. Tampoco el intérprete se preocupa mucho por el modo de la canción, alterando frecuentemente la melodía para adaptarla a la escala de su flauta. Muy pocos artesanos, entre los que destaca actualmente José Vega, de Santa Colomba de Somoza, construyen sus flautas con un modelo de plantilla fija personal.

De todas estas características se desprende que, aun respondiendo a un modelo básico general, típico de la provincia de León, cada ejemplar de chifla leonesa o flauta maragata es único. De la mayor parte de ellas puede decirse que cada una suena en su tono, y produce su escala propia. Aquí reside el encanto arcaico de este instrumento, quizá su principal virtud y también su principal problema.

* Cada artesano imprime a las faltas su sello personal y característico. Estas tres han sido fabricadas por Pedro Alonso González, de Filiel. Lástima que su avanzada edad no le permita seguir trabajando la madera.

* En estas dos flautas, hechas por Adelino Rodríguez Arias, el tamboritero de Peñalba de Santiago (El Bierzo), se puede apreciar un discreto uso del metal. Una de ellas presenta un refuerzo final, para que no se abra la madera; la otra tiene una anillo que sirve para empalmar las dos partes que la forman.

* Las flautas de José Vega Carrera, de Santa Colomba de Somoza, son inconfundibles por su robustez y su ancha embocadura. Al ser construidas según una plantilla personal fija, suelen utilizarse en las escuelas de chifla.

* Eduardo Pérez Vega, de Astorga, ha reforzado esta chifla con asta de vaca en la parte final. Sus flautas tienen un estilo puro y rústico.

Vigencia actual del instrumento

En la actualidad son escasos los tamboriteros y los constructores artesanales de flautas maragatas. Este instrumento leonés tan característico tampoco ha sido muy divulgado en los medios educativos, por lo que para mucha gente es un gran desconocido. Solamente en algunas de las comarcas que hemos citado están familiarizados con él. Hasta hace muy pocos años, todos los mozos cuando trabajaban de pastores se entretenían en fabricar y tocar las flautas, de modo que es habitual ver en ferias y fiestas diversas de la Maragatería, como la célebre Romería de Los Remedios de Luyego, que muchos espontáneos se arrancan a tocar la flauta y el tamboril con gran maestría. Sin embargo, no abunda la afición entre los jóvenes actuales. Los tamboriteros se quejan a menudo de que no tienen aprendices y que la juventud no valora el aprendizaje de la flauta y el tamboril.

* En las fiestas maragatas se improvisa el baile en cuanto se oye sonar la flauta y el tambor. En la Romería de Los Remedios, de Luyego, conviven las modernas atracciones de feria con el ancestral sonido de la flauta. Aquí tenemos a Pedro, hijo y digno sucesor del famoso Aquilino Pastor, en una de sus habituales intervenciones.

* En esta romería se pueden ver y escuchar a los más importantes tamboriteros maragatos, con o sin el traje típico. Uno de los que nunca faltan es Maximiliano Arce.

* En la Romería de Nuestra Señora de los Remedios, que se celebra en Luyego de Somoza el segundo domingo de octubre, no solamente podemos encontrar las típicas manifestaciones de la religiosidad popular y la música y bailes tradicionales maragatos. Es también la mejor ocasión para contactar directamente con los artesanos que se dedican a la construcción de castañuelas, flautas y tamboriles maragatos, y para probar y elegir nuestros instrumentos favoritos. En esta fotografía podemos ver el puesto de venta de José Vega, el artesano constructor de Santa Colomba de Somoza, pero no muy lejos había otros puestos, como el de Eduardo Pérez Vega, de Astorga, el de Pedro Alonso, de Filiel, el de Piedras Albas, etc.

Desde hace unos años se ha comenzado a divulgar el aprendizaje de estos instrumentos en escuelas municipales como la de León y la de Astorga, y los grupos de aficionados a la música y baile tradicionales utilizan a menudo la chifla en sus interpretaciones. Sin embargo, ni siquiera es fácil encontrar hoy día flautas maragatas en las tiendas de música, y no abundan en el comercio las grabaciones de música de flauta y tamboril, entre las que podemos destacar las de los tamboriteros Aquilino Pastor o Maximiliano Arce, por ejemplo.

La vigencia actual y la supervivencia en el futuro de este instrumento podría depender de la puesta en práctica de muchas medidas como la difusión y admiración por la flauta, el que la toca y el que la construye, el fomento del amor por la cultura tradicional (tanto del propio pueblo como la de otras regiones y países), la existencia de más escuelas de flauta y tamboril, cursos o talleres de construcción de ambos instrumentos, exposición y comercialización de los mismos, subvención y contratación de músicos para actuaciones y grabaciones, e interés en el instrumento por parte de los practicantes de otros tipos de música más o menos afines, como la clásica o la de raíz tradicional. Pero, aparte de estas y otras posibles medidas urgentes, la supervivencia de la flauta maragata tiene mucho que ver con la cuestión de las características y posibilidades de evolución musical del instrumento.

En este tema de la evolución, existe la posibilidad de encontrar una fuerte controversia, porque, dependiendo de la mentalidad con que se aborde, caben dos posturas radicalmente contrapuestas. Por un lado, podemos considerar que, puesto que éste es un instrumento arcaico y pastoril, que no se toca con partitura sino de oído, y cuyo aprendizaje suele ser por tradición familiar, ejecutando fundamentalmente melodías tradicionales, necesita mantener su carácter individual y no temperado musicalmente, sin someterse a canon de ninguna clase. Esta posición se fundamenta en el carácter peculiar que tiene el folklore de cada región y de cada pueblo, tanto en el canto como en el baile o el sonido de sus instrumentos. Si por unificación de instrumentos y estilos se llegaran a suprimir las diferencias tradicionales entre unas zonas y otras, se estaría rompiendo la esencia del folklore y su riqueza más preciada: la diversidad. La flauta debería mantener la sonoridad de siempre, el estilo interpretativo de siempre, el repertorio de siempre y tocarse en el mismo ambiente de siempre.

La otra postura consiste en considerar que un instrumento de origen folklórico no debe paralizar su propia evolución musical, dado que a través de los tiempos, todos los utensilios (incluyendo también los instrumentos musicales) están sometidos a una evolución natural, paralela a la de la sociedad en cuyo seno se han desarrollado. En el caso de la flauta, nadie pone en duda que hasta llegar al modelo actual también ha evolucionado (por ejemplo, con la aparición del aeroducto en forma de pico donde antes podía haber una simple escotadura, el desplazamiento de uno de los agujeros a la parte posterior para permitir su manejo con una sola mano, los cambios en la longitud del instrumento y su morfología en las diferentes regiones, etc.). Por eso, el instrumento debería seguir evolucionando, aunque ello exija una actualización en aspectos como su construcción o la técnica interpretativa. Esta es la mentalidad que ha conducido a instrumentos totalmente cromáticos como son hoy día el txistu vasco, o la actual dulzaina castellana de llaves. Muy pocos se atreverían a negar el valor y la representatividad de estos instrumentos en la música tradicional. Ambas posturas son válidas, y muy interesantes, pero difícilmente compatibles. Y sin embargo, se pueden combinar los valores positivos de cada una de ellas para conseguir la mayor dignificación de nuestro querido instrumento.

Si nos limitamos a su utilización en el mundo de la cultura rural tradicional, la chifla no precisa normalización de tono, porque no va a tocar con otras flautas; no necesita temperamento porque no va a llevar ningún acompañamiento armónico; y la afinación que necesita es muy rudimentaria, importándole poco si los intervalos melódicos son más o menos perfectos. Teniendo presentes estos hechos, debemos reconocer que en el momento actual, las características de la flauta maragata y las necesidades del instrumento en el folklore no demandan una evolución tan drástica como la que se ha producido en el txistu, pero tampoco se beneficiarían de un inmovilismo totalmente cerrado. Nos gusta la flauta tal como es, pero al mismo tiempo valoramos que suene bien, que afine correctamente. Para ello no hacen falta muchos cambios. Sólo sería necesario cuidar con esmero el proceso de afinación de la flauta, tanto en el momento de su construcción artesanal, como en el de la interpretación musical. Si se consigue un mayor acercamiento de las notas emitidas por la flauta a los de la actual escala musical temperada, este instrumento adquiriría la capacidad de poder tocar en grupo o junto a instrumentos de otros tipos sin desafinar. Por ello, se vería favorecida la posibilidad de poner en marcha o potenciar las escuelas de flauta y tamboril, contribuyendo a la propia educación musical de los aprendices de este instrumento y poniéndolo mucho más al alcance de los aficionados y profesionales de la música, incluidos los compositores actuales.

Ninguna de estas mejoras afectaría negativamente a las características ancestrales de la flauta, a su típica sonoridad, a su tesitura, a su técnica básica de ejecución, a la individualidad de cada flauta… En pocas palabras, es compatible hasta cierto punto la conservación de todas estas características de la flauta maragata y su funcionalidad en el campo de la cultura tradicional con la afinación y el temperamento musical modernos. La flauta no rehúye la afinación actual. De hecho ya existen flautas maragatas que presentan una afinación muy aceptable desde el punto de vista musical, y no por ello han perdido su carácter arcaico y peculiar.

Por otra parte, la afinación no supone forzosamente una uniformidad. Pueden seguir existiendo flautas de diferentes tamaños que tocarían correctamente en distintos tonos. Incluso, aunque dos flautas afinen igual, no suenan igual, tienen más o menos suavidad o dureza, suenan con mayor o menor fuerza, son más ligeras o pesadas… Y finalmente, el toque personal es fundamental. Quien va a hacer sonar la flauta a su aire es el tamboritero, con su estilo propio e inimitable de ligados, adornos y floreos. La flauta maragata se toca de una forma instintiva, sin atenerse a una partitura, respondiendo al ánimo del intérprete, a su saber y a su experiencia.

IV – Modelos de flautas maragatas

Fuente: Jesús San José Hernández (Sanjo)

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar