Cien años de la «llingua»

6 jul 2006 0 comentarios

La editorial El búho viajero reúne en un solo volumen el facsímil de la obra escrita hace cien años por Ménendez Pidal, algunas encuestas que realizó en esta tierra y un cedé con voces en leonésE. Gancedo Lugarleón

Se murió la tía Lorenza: «Murrióuse la ti Llourenza» (Felechares de la Valdería). Ladran los perros: «Lladran los perros» (Castrocalbón). Fuego: «Llumbre». La Luna: «Lla Lluna». Diéronselo a él: «Diéronyelu a él» (Villar del Monte). Echaron ceniza: «Eichanun cernada» (Páramo del Sil). La hoz: «La fouz» (Salientes). Hace frío: «Fa frieu» (Noceda del Bierzo). Salto: «Blincu». Luego: «Lluegu» (La Magdalena). Ovillo de hilo: «Duviellu de filu» (Quintana del Castillo). Así funcionaba Ramón Menéndez Pidal. El padre de la filología española moderna se valía de encuestas que enviaba a diversas personas de su confianza que residían en lugares «interesantes» para él. Así, gracias a las informaciones que le hicieron llegar desde Asturias, Santander y las provincias del Reino de León y Extremadura, surgió El dialecto leonés , dos artículos aparecidos en la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos en 1906.

Este año, el viejo reino ha celebrado la efeméride con actos como el congreso científico sobre Menéndez Pidal en la Universidad de León o la celebración del Día de la Llingua el pasado 10 de julio. Pero quizá sea este facsímil junto con interesantes apéndices (y un cedé con la voz de los autores y de la gran poetisa Eva González) la iniciativa más reveladora, puesto que en ella se han incluido algunas de las encuestas antes mencionadas.

Palabras y «pallabras» Y en ellas, la sorpresa de ver palabras plenamente leonesas que demuestran que la llingua se encontraba entonces en pleno vigor, y no sólo en comarcas clásicas como Ribasdesil, Alto Bierzo o La Cepeda, sino también en zonas donde hoy parece haberse quedado más desdibujado como la Valdería, el Torío o el bajo Luna. Esas encuestas rescatadas y la posibilidad, inédita hasta hoy en una publicación, de «oír lo que se lee», constituyen los grandes atractivos de esta obra.

Además de agradecer la ayuda de la Diputación y de los diversos autores participantes, que han hecho posible la realización de este libro, los responsables de El búho viajero, Miguel Sánchez y Puri Lozano, han comentado su decisión de continuar trabajando en esta línea de recuperación y de puesta en valor de la lengua tradicional asturleonesa.

Además, han querido agradecer de una manera muy especial los esfuerzos de Diego Catalán, nieto de Menéndez Pidal, quien les proporcionó abierta y gustosamente las encuestas de su abuelo para el facsímil. Sánchez y Lozano han querido recordar que en la fundación madrileña que lleva el nombre del insigne estudioso se hallan aún muchas encuestas sobre pueblos leoneses de gran valor para conocer nuestra lengua autóctona.

Labor institucional

Lo ideal, afirman algunos expertos consultados, sería que todo este material fuera recopilado, analizado y divulgado -tanto el histórico como el actual- por una institución creada ex profeso, o en su caso por la Diputación, con el fin de comenzar un trabajo exhaustivo, serio y científico de estudio y enseñanza del idioma.

En el acto de hoy estarán presentes el presidente de la Diputación, los editores, los autores, el crítico literario Nicolás Miñambres y el grupo Son del Cordel, que cantará varios temas. Hora: 20.00. Lugar: patio de la Diputación. Entrada: libre y gratuita.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar