Colinas plasma un mundo de “misterios y memoria” ambientado en el noroeste de la Comunidad.

18 nov 2006 0 comentarios

El Adelanto de Salamanca

“Leyendo en las piedras” reúne 18 relatos que conforman una trama desarrollada en el mundo rural.El poeta leonés afincado en Salamanca, Antonio Colinas presentó ayer en la capital charra Leyendo en las piedras, un libro de relatos donde la memoria y el regreso a la infancia presiden una obra donde el protagonista se sumerge en su pasado para reencontrarse consigo mismo.

Leyendo en las piedras, publicado por la editorial Siruela, incluye dieciocho relatos, que pueden ser degustados por separado o de forma conjunta pues el poeta los ha convertido en un viaje por la caso de sus antepasados, para mostrar al lector algunos de los secretos que encierra su memoria.

Antonio Colinas invita a hacer “una lectura sutil” de los relatos, porque “se puede leer como una novela, con su trama y su final”.

Colinas lleva al lector a un lugar mágico y real, Petavonium, que se encuentra “en el noroeste de nuestra Comunidad, empezando por León, bajando por la raya con Portugal y llegando hasta la Sierra de Salamanca. Es un noroeste lleno de sorpresas y misterios arqueológicos.”

En el valle de Leyendo en las piedras, abundan los símbolos célticos, como un castro y un campamento romano en ruinas pero en esta ocasión “la ruina no es lo muerto, lo caduco, sino una energía que fortalece y salva”

En este lugar se habla con misterio y desde la memoria de la muerte, del amor o de la naturaleza. Colinas aseguró ayer que “el misterio y la memoria son las dos coordenadas de un libro donde también pesan mucho los símbolos, los cuentos, las leyendas, los mitos y hay un inmersión, en el origen, en el pasado en busca de un presente salvador”.

El protagonista recupera en este lugar la energía que tienen los símbolos tallados en las piedras y vive un presente turbador por la presencia del icono del amor, una mujer, “o para ser más precisos, del eterno femenino, que es una de esas presencias misteriosas que aletean en todo momento en torno a la casa y al valle”, según Colinas.

Leyendo en las piedras está ambientado en un mundo rural pero “tiene una lectura testimonial, que es una llamada de atención, sobre el mundo rural que no está visto o no quiere ser visto desde una óptica provinciana y costumbrista, porque en lo más local se puede ver lo más universal para quien quiere contemplar”, declaró el poeta.

Antonio Colinas reconoció que a pesar de ser un poeta se siente “cómodo escribiendo otros géneros”. Éste es su tercer libro de cuentos y también ha publicado dos novelas. El literato aseguró que se encuentra a la espera de “un año sabático para escribir la tercera novela, porque están concebidas como una trilogía”.

Mientras llega ese momento, Antonio Colinas continúa trabajando en un nuevo libro de poemas que esta bastante avanzado. “En mayo hice dos viajes a Israel que me han devuelto la poesía. Aunque el libro no está basadas en ellos, esos viajes volvieron a revolver la palabra poética en mi interior”, aseguró.

Al acto de presentación asistieron la directora de Ediciones Siruela, Ofelia Grandes de Andrés y el poeta salmantino, José Luís Puerto.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar