Conmigo que no cuenten

1 mar 2013 0 comentarios

Eduardo López Sendino. Concejal de UPL en el Ayuntamiento de León 01/03/2013

Con motivo de la celebración del XXX Aniversario de la promulgación del Estatuto de Autonomía de C. y León no dudamos que, a pesar de la crisis, desde la Junta serán innumerables los fastos, fiestas, festejos y festines en la que sin duda participarán los estómagos agradecidos, mea pilas y adláteres del Partido Popular y PSOE que se unirán a lo que para los leoneses supuso la consagración de una de los más tristes y denigrantes treinta años de la historia de León. Desde los mismos estómagos agradecidos, mea pilas y adláteres se está haciendo campaña pretendiendo convencernos de las bondades de pertenecer a esta autonomía, que en muchos casos no es más que una evidencia de la sumisión al poder establecido, lo mismo que aconteció en la época de la dictadura franquista, que como recordarán concitó a miles de ciudadanos en la plaza de Oriente escasas fechas del fallecimiento de Franco, y que después de su muerte parecía que nadie había estado en esa plaza.

El poder establecido concita adhesiones por el hecho de ser el poder establecido, aparte de intereses propios en el mantenimiento de la situación. Incluso alguno, como el ínclito, nefasto y vividor de la política, y ahora de la empresa privada, sr. Martín Villa, continúa actualmente con contumacia y con cegato sentido de la medida pronunciándose a favor de la inclusión y permanencia de la Región Leonesa con Castilla, despreciando no sólo el sabio refranero (más vale ser cabeza de ratón….) y despreciando la tozudez de los datos económicos, históricos y culturales.

En efecto, en una mínima comparativa sin ánimo de ser exhaustivos, coincidirán conmigo que el mayor valor que un territorio, una región, puede tener es su población. Pues bien, para aquellos que desprecian una autonomía uniprovincial León (ojo, que la aspiración leonesista en a una Región Leonesa con Zamora y Salamanca, pero pueden existir pasos previos necesarios) resaltar y señalar que en el año 1978 la población de la provincia de León era de 538.031 habitantes y la de La Rioja de 249.789. Pues bien, en el año 2012 la población de la provincia de León es de 494.451 habitantes y de La Rioja de 323.609 habitantes con una tasa de paro actual de 23,76% en León y de 18,73% en La Rioja. Más de cien mil habitantes en este período no es baladí ni despreciable.

Si estos datos son tozudos, no desvirtuados por la crisis de uno de nuestros motores de la economía leonesa como es la minería porque la Junta se ha encargado de que las empresas se instalen en Valladolid, léase por ejemplo Parque de Boecillo, y no en León para paliar y compensar tal falta de actividad, que evidencian que León por estar en esta autonomía ha perdido más de cuarenta mil habitantes y en el mismo período con su autonomía uniprovincial La Rioja ha ganado más de setenta mil habitantes, con menor tasa de paro y mayor actividad económica, nos lleva a la clara reflexión que León, provincia con más habitantes y mayores posibilidades económicas e industriales al ser la provincia centro del noroeste de España, debería haber sido, si hubiera sido autonomía uniprovincial o autonomía con el resto de la región leonesa, Zamora y Salamanca, una provincia rica, una región rica, con actividad económica e industrial y con futuro.

Y ello dejando aparte razones históricas y culturales, porque alguien debería explicar por qué razón la Región Leonesa es la única comunidad histórica de España que no es autonomía, y La Rioja, que nunca lo fue tuvo el derecho y lo tiene a ser autonomía, con lo que ello conlleva de instituciones propias, toma de decisiones propias, presencia institucional y defensa de la actividad económica. Quizás habría que preguntarle al sr. Martín Villa.

Los estómagos agradecidos, mea pilas y adláteres de esta Comunidad, adalides del mantenimiento del status autonómico, utilizan el discurso fácil de lo que denominan el victimismo provinciano, que no es más que la respuesta tonta de los que carecen de argumentos para justificar los contundentes datos económicos, históricos y culturales (La región leonesa como tal, como división administrativa nunca dejó de existir ni tan siguiera en los peores siglos de ostracismo de la historia leonesa) que avalan la injusticia de que la Región Leonesa no tenga su propia autonomía. Y ahora tampoco sirve el argumento económico, porque es evidente que a la comunidad autónoma de La Rioja, con crisis o sin crisis, le va bastante mejor que a León.

Por ello, los leoneses no tememos nada que celebrar, muy al contrario, los leoneses estamos en esta comunidad autónoma por las decisiones políticas arbitrarias y dictatoriales de las que el factotum sr. Martín Villa es la principal cabeza, cuando todos sabemos que la inmensa mayoría de los leoneses ni quería esta comunidad autónoma ni la quiere. Pero no dudamos que los representantes leoneses del Partido Popular (Ya no recuerdan o no quieren recordar que apoyaban la autonomía de la Región en la época constituyente) y PSOE (falsos leonesistas éstos últimos que se descubren por si mismos cuando gobernaron esta Comunidad y gobernaron con mayoría absoluta en el Gobierno de la nación y ni un dedo movieron por León y su autonomía) en la Junta de C. y León celebrarán alborozados los actos que la Junta celebrará con motivo de la celebración del XXX aniversario de la promulgación del Estatuto de Autonomía de C. y León. Con la mayoría de los leoneses, con UPL y conmigo que no cuenten.

http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/conmigo-que-no-cuenten_774189.html

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar