Diagnóstico falso, remedio equivocado

12 ene 2008 0 comentarios

CON EL último y una vez más demoledor informe de la Funcas -Fundación de las Cajas de Ahorro- en la mano, no resulta alarmista reflexionar un poco sobre lo que hemos ido perdiendo de poder adquisitivo los leoneses durante los últimos años, ganando en derechos sociales eso sí, pero lastrando una economía escasamente arriesgada a la hora de exhibir capitales.
Culpar al empresario suele convertirse en el recurso más rápido y fácil para los políticos, al igual que intentar cambiar los gustos culinarios de un pueblo o hacernos tragar las ruedas de Boeing del parque tecnológico de Boecillo a la hora de comprender que León va bien, que se invierte en la provincia más que nunca, que los presupuestos comunitarios llevan años mimando y acariciando nuestra tierra y penando a otras pobres provincias, que hay que aprender a ser generosos con ellas, que mientras que León recibe 3.000, Valladolid, pongamos por caso, sólo captura al vuelo 5 ó 6. Y es que ya se sabe que, bien visto y mejor vendido, hasta al pobre Bill Gates dueño del imperio Microsoft debería devolverle Hacienda dinero, monedillas que el impío contribuyente de medio pelo, canalla defraudador y por naturaleza protestón, ha de aportar a tocateja, so pena de la mi merced y aún más de la del Ojo que todo lo ve, percibe y analiza desde la cercana Tierra Media.

El balance económico por autonomías y provincias de la Funcas para el periodo 2000-2006 revela que León es la segunda provincia del país con menos actividad, sólo superada por Zamora, aunque, tranquilos, llegaremos a alcanzarla y vencerla, faltaría más. Los parámetros negativos de nuestra tierra sacuden todo: si León es la segunda por el rabo -con perdón-, entre las diez de cabeza se encuentra Valladolid. Pero aquí no acaba el asunto, no. A León y Zamora se suman Ávila y Palencia también entre las últimas del pelotón colero y se aproxima Salamanca, que alcanza el ocho de las que mayor tasa de paro muestran. No termina aquí el problema que revela la estadística fría y objetiva de las Cajas de Ahorro. Aún prosigue el informe añadiendo más leña al fuego del cabreo ciudadano al fijar los índices de convergencia europea. Los leoneses, una vez más, estamos fondones de forma, pues llegamos los terceros por la retaguardia, en alegre compaña con los zamoranos y abulenses. Un 88, 97%, gran ascenso que nos sitúa en la media exacta que tenía la comunidad autónoma¿allá por el año 2000. Todo un logro. Entretanto, Valladolid se columpia en su 107, Burgos en su 105 y Soria se aproxima a Burgos por décimas. En otras palabras: los ricos siguen ricos y los pobres camino de la miseria.

Veremos cómo nos venden nuestros representantes este jamelgo económico, comido por las moscas, y lo transforman con su arte en semental de pura raza española en los próximos días. El mejor analista político que ha producido el pasado siglo XX, me refiero a Groucho Marx por supuesto, afirmaba en una de sus mejores sentencias que «la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados». Qué acertada aseveración.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar