DIEZ MOMENTOS DECISIVOS DE LA HISTORIA DE LEÓN (I): 10.-ZAPATERO, Y 9.-LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

15 ene 2014 0 comentarios

Hoy nuestro espacio en Radio León Cadena SER ha sido un tanto especial, porque hemos iniciado una serie que en principio constará de cinco programas, en los que iremos hablando de los diez momentos más decisivos en la historia de León. Por supuesto es una lista totalmente subjetiva, que puede parecer polémica en algunos puntos, pero debéis tener en cuenta que es sólo un divertimento. Seguiremos orden inverso de importancia, y en cada programa trataremos dos momentos. 

10. JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO.
Los dos mandatos de José Luis Rodríguez Zapatero fueron un momento histórico para León, porque fue la primera vez que un leonés alcanzó la presidencia del gobierno, lo que levantó muchas ilusiones y expectativas entre la gente, dado el incumplimiento de promesas electorales de anteriores presidentes (recordemos, por ejemplo, la escuela de pilotos). Aunque Zapatero nació en Valladolid, fue algo más bien incidental, ya que su familia es de origen leonés, y aquí desarrolló toda su vida política y social hasta ese momento. 
El primer mandato como presidente fue desde la primavera de 2004 hasta el mes de marzo de 2008, y el segundo fue incompleto, ya que adelantó las elecciones al 20 de noviembre  de 2011.
Fue en la primera de estas etapas cuando más ilusiones despertó entre sus paisanos: sólo hay que recordar el histórico Consejo de Ministros en el Hostal de San Marcos en julio de 2004. Histórico porque se hizo fuera de Madrid, y porque los temas que se trataron fueron leoneses en su mayoría. Sin embargo pronto se hizo evidente que algunas promesas estrella del programa electoral de 2004 no se iban a cumplir como, por ejemplo, desmantelar el Campo de Tiro del Teleno, o eliminar los peajes de las autopistas leonesas.
Zapatero presentó el llamado Plan Oeste, cuyo objetivo debía ser revitalizar la región leonesa, es decir, las depauperadas provincias de León, Zamora y Salamanca: tenía 117 puntos que constituían otras tantas promesas, entre ellas la autovía entre Montamarta y Mombuey, la Benavente-Palencia, la vía rápida entre La Bañeza y Braganza, pasando por Puebla de Sanabria, la prolongación de la A-11 desde Zamora hasta la frontera con Portugal, reabrir la línea férrea de la Vía de la Plata, Circuito de Velocidad de La Bañeza, etc., etc. Muchos de estos puntos no se cumplieron, lo que hizo que el Plan Oeste fuese denominado “el mayor engaño electoral de la historia de la democracia” por el PP, aunque claro, eso fue antes de la llegada de los populares al poder y de su flagrante incumplimiento de su programa electoral (sería mejor que los partidos políticos imprimieran los programas en papel higiénico…)
Pero no todo son sombras en su gestión relacionada con León: se amplió el Aeropuerto, se hizo el Inteco, la Ciudad de la Energía de Ponferrada, la supresión del paso a nivel del Crucero, el Centro de Referencia Estatal de Discapacitados de San Andrés del Rabanedo, la Unidad Militar de Emergencias (UME), la sede del Grupo Rural de la Guardia Civil en la Virgen del Camino, la autovía Ruta de la Plata entre Salamanca y Zamora, la creación del Instituto de la Pizarra…
Hay cosa que no quedaron completadas, o que todavía están a medias o abandonadas, como el  Palacio de Congresos, el Emperador (que iba a ser el Centro Nacional de las Artes Escénicas y de las Músicas Históricas), la Alta Velocidad (que acumula retrasos), el Plan E, etc., etc. Podríamos estar hablando hasta mañana de cumplimientos e incumplimientos, porque sobre todo el Plan Oeste era muy amplio.
En cualquier caso, con sus luces y sus sombras, y nos guste más o menos, los mandatos de José Luis Rodríguez Zapatero fueron un momento histórico para nuestra tierra.
9.GUERRA DE INDEPENDENCIA (1808-1813)
Fue un hecho vital para la historia de España, y León fue escenario decisivo de esta guerra, como puerta del Noroeste de la Península.
El 24 de abril  de 1808 llegaron a León noticias de unos edictos publicados en Madrid en los que se exaltaba a Carlos IV y se vituperaba a su hijo, el futuro Fernando VII. Los leoneses se indignaron y proclamaron monarca a Fernando VII en una especie de desfile. A pesar de lo que digan algunos, ese día no hubo una declaración de guerra contra Francia, a la que todavía se consideraba aliada de España. 
Los leoneses sí que reaccionaron rápidamente ante la llegada de las noticias de lo ocurrido en Madrid el 2 de mayo de ese mismo año, enviando un mensajero para alertar al vecino reino de Galicia del peligro que se cernía sobre esta parte del país. 
El 30 de mayo se creó la primera Junta General de Defensa del Reino de León, que tomó iniciativas como pedir paz y alianza a Inglaterra frente a Francia. Esta Junta leonesa tuvo continuos problemas y choques con la Junta de Castilla la Vieja.
La derrota de Rioseco llevó a los ejércitos anglohispanos a retirarse a Asturias y a Galicia , dejando el centro de la provincia a merced de los franceses: el Bierzo y la montaña, sin embargo, quedaron en poder de los guerrilleros.
Persiguiendo a los ingleses llegó Napoleón a Astorga el 31 de diciembre de 1808 Napoleón. Dice la leyenda que se alojó en el Palacio Episcopal (no el actual, obra de Gaudí) y que allí estuvo a punto de sufrir un atentado que de haber triunfado habría cambiado la historia de Europa.
Otro hito en nuestra provincia se produjo el 3 de enero de 1809, con la batalla de Cacabelos: el ejército inglés estaba en retirada desde Astorga a la Coruña, y al descubrir las bodegas bercianas cometieron toda una serie de tropelías y desórdenes (borracheras, etc.). Tuvieron que enfrentarse a los franceses en  el puente de Cacabelos: hubo casi el mismo número de bajas en ambos bandos, pero un francotirador mató al general francés Colbert, lo que supuso un giro en la contienda.
Si hubo un sitio de la provincia del que podamos estar orgullosos en esta guerra fue Astorga, que sufrió un durísimo sitio del 23 de marzo  al 24 de abril de 1810. La defensa fue heroica, aunque finalmente los astorganos fueron vencidos. Por si fuera poco, la ciudad sufrió un segundo sitio en 1812.
Muy diferente fue el papel jugado por la ciudad de León, que quedó desarmada, ya que sus jóvenes tuvieron que servir en el cuerpo de voluntarios, por lo que fue ocupada alternativamente por franceses y españoles en varias ocasiones. Cuando los franceses abandonaban la ciudad, la retomaban los españolas , que no dudaban en abandonarla de nuevo en cuanto se veía asomar a los galos. En 1810 los españoles llegaron a entrar en los suburbios de León, pero se vieron obligados a retirarse por “la ayuda prestada por los vecinos a los franceses”, lo que no deja en muy buen lugar a los patriotas leoneses. 
Hubo muchas más acciones de guerra, casi siempre a pequeña escala, pero los franceses no abandonaron definitivamente la provincia hasta el mes de junio e 1813. 

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar