El escudo de Castilla y León

13 nov 2005 0 comentarios

El escudo ajedrezado de Castilla y León, tambien actual bandera castellano-leonesa, está manchado de la sangre de todos los leoneses que a lo largo de los siglos cayeron bajo las armas de los castellanos en su afán expansionista e imperial.





Si bien es cierto que los leoneses fueron vitales en la reconquista a los musulmanes de gran parte del territorio peninsular, no es menos cierto que dicha reconquista era necesaria para el reasentamiento de los cristianos desplazados y arrinconados hacia tierras gallegas y asturianas. Aquella lucha fue una lucha de supervivencia. Y fueron muchos los muertos musulmanes y cristianos. Lo inconcebible del caso es que Castilla, además de estar ocupada con su porción de reconquista musulmana, estaba ocupada en anexionarse el Reino de León por las armas o de hacerlo utilizando las más sucias argucias políticas. Es pues este escudo un escudo manchado de sangre. De sangre de leoneses (leoneses, gallegos, asturianos, extremeños, portugueses…) y castellanos, que por los delirios de grandeza de la soñada Gran Castilla-Gran Hispania fueron obligados a matarse entre pueblos vecinos. Y, por paradojas, un escudo tan siniestro es hoy un escudo reconocidamente constitucional y, supuestamente, representa a una importante región.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar