El paradigma leonés

12 ene 2008 0 comentarios

JOSÉ MANUEL DÍEZ ALONSO ¿Podemos rastrear en la política leonesa de los últimos casi treinta años la huella de un paradigma? Un paradigma es un modelo, un mapa mental para orientarnos en el caos. Repasemos velozmente algunos acontecimientos: Un alcalde de León que votó a favor de la integración en Castilla se declara en huelga de hambre por un matadero municipal cuando el PSOE gobierna en Valladolid. El alcalde se ha quedado sin partido, UCD, y se presenta a las elecciones con una lista independiente. Solos podemos es su lema. Un pacto entre CDS, AP y PSOE lo aleja del poder, pero regresa a la alcaldía cuando abandona su «leonesismo» e ingresa en AP, que ha ganado las elecciones autonómicas.
Un presidente de la Diputación grita colérico contra «la bota del soriano» bajo la que según él se encuentra la provincia de León. El soriano es Juan José Lucas, del PP, a la sazón presidente autonómico. El presidente de la Diputación facilita con su voto que se apruebe una moción leonesista presentada en el Ayuntamiento de León y abandona airado el salón de plenos diciendo que le borren del Partido Socialista, lo que, por supuesto, no hace.

La UPL, con escisiones incluidas, pacta el poder en el Ayuntamiento de León unas veces con el PP y otras con el PSOE.

El que de joven fue primer teniente de alcalde con el pseudoleonesista que en huelga de hambre saludaba en bata desde el balcón del Ayuntamiento, es premiado años más tarde con la presidencia del Consejo Consultivo autonómico después de gobernar la ciudad de León durante los últimos años y dejar un agujero de 268 millones de euros.

Un secretario general de UPL apuesta por que su partido, con 3 concejales 3, obtenga la alcaldía de León con los votos del PP para evitar que gobierne el PSOE.

Va de alcaldes de León. El por ahora último se manifiesta por la autonomía de León, «a título personal» y porque pasaba por allí. Para ser alcalde ha firmado con la UPL unas estipulaciones políticas orientadas a trazar una ruta jurídicopolítica que conduzca a una autonomía leonesa, camino que a los pocos meses el PSOE se encarga de cerrar a cal y canto, pactando con el PP la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León.

Manifestaciones, huelgas de hambre, guerras de banderas, desplantes y zapatazos, insultos y deudas multimillonarias. ¿Arriesgamos y proponemos un paradigma para entender la política leonesa? Vamos allá:

Políticos de la mayoría de los partidos han utilizado en algún momento el leonesismo como coartada populista para alcanzar el poder y mantenerse en él, beneficiándose a sí mismos y a sus intereses de partido, sin que hayan tenido el más mínimo interés en ofrecer un proyecto de autonomía para el País Leonés. Éste es el paradigma con el que se han escrito los guiones de la política leonesa. Comedia de situación protagonizada por actores que durante decenios han encarnado sucesivamente, con gran desparpajo, los papeles de concejales, alcaldes, diputados provinciales, procuradores regionales, representantes en cajas de ahorro y consejos de administración, directores generales, diputados al Congreso y senadores. Porque los buenos actores son todoterreno. Hay que reconocerles gags electorales muy eficaces y dignos del más genuino slapstick ; ya saben, esas comedias bufas donde los cómicos estrellan merengazos en la cara del más tonto, que, resignado, intenta lamer con la punta de la lengua su miserable porción de pastel.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar