El poder del instintu y los anónimos manifiestos

7 jun 2015 0 comentarios



Lu que vus cuentu ía hestoria

nun nenguna leyenda (…)
(Emilce Núñez, Atsegrías ya Tristuras)
La empresaria d’éxitu norteamericana Barbara Corcoran dixo nuna ocasión que nunca nun t’atrevas a subestimar el poder del tou instintu, una interesante frase pa motivar a emprendedores que nun soi quien a sacar de la cabeza tres el café de dúas horas que toméi ayeri pola tarde con Saulo, buen amigu, primu carneiru, una persona d’esas conas que tengo una rellación que xustifica a la perfección el reflán cabreirés que reza: xuntóuse con atopóuse y anduviéronse buscando.
Saulo ye blogger d’escasa repercusión, igual qu’el qu’eiquí escribe, cuatro visitinas mal contadas y gracias. Tres sentar comigo na mesa’l fondu’l bar, contóu azaráu que llevaba ya una pila de días recibiendo nas suas publicaciones comentarios anónimos insultantes y homófobos, cousazas qu’en realidá nun tienen mayor aquel porque tódolos que trabayamos esti eiru estamos avezaos, en mayor ou menor midida, a tener que sufrir las papayadas de dalgún troll dacuando en vez, pero Saulo dicía que nesta ocasión yera diferente, y que si bien nun podía conocer a ciencia cierta la identidá del autor, había dalgo dientro d’él que lu empobinaba a siñalar al culpable cono dedu. Nas suas propias palabras estaba convencidu de que yera una persona tóxica mui concreta cona que tuvo rellación años atrás y de la que nun sabía gota dende cuantayá, un antiguu y cismeiru compañeiru de trabayu, el protagonista d’una vida valeira del afectu más fundamental na que’l despreciu de la xente yera una rutina diaria por mor del sou aspectu y carencia de maña a nivel social, una persona que compaxinaba la sua falta de carisma con un gran complexu d’inferioridá y qu’enxamás nun llogróu nada por si mesma, acoyéndose davezu a la influencia de los amigos ou la caridá de sua madre p’alcontrar una cubil au trabayar ou entamar una de tantas carreras que lluegu quedaban pa prau y nunca nun remataba por invertir más tiempu en caciplar na vida de los demás que n’acuriosar la súa, amás, inda que’l rapaz creía tener muitas aspiraciones na vida, finalmente’l destinu acutáu pa él nun foi más lluenxe de ganar el xornal faciendo fotocopias. Saulo chegóu a contame que la persona en cuestión, énte’l pánicu a morrer sola, fizo dalgo tan surrealista cumo pagar pola escravitú d’un inciertu amor cono que s’autoengañar.

Sintiendo tódalas cousas que cuspía, personalmente nun acababa d’entender por qué Saulo tuviera rellación con aquel pelgar, él, por embargu, xustificaba la película diciendo que yera una cuestión de llástima, de misericordia y humanidá hacia una persona infeliz, sola y desgraciada que se cambiaría por cualquier outra.

Por fuerte que fuera’l presentimientu de Saulo, todu l’asuntu nun pasaba de ser una simple y chana suposición, nun había nenguna prueba acerca de l’autoría de los anónimos que’l mieu amigu recibía hasta que la cousa pasóu a un segundu e interesante nivel, cuando escomenzóu a recibir e-mails de llistas de corréu a las qu’él nun se soscribiera, cousa ya muito más grave porque nesti casu estamos a falar un delitu por suprantación d’identidá. El mail más chamadeiru de todos yera’l d’una llista de temática LGTB que contenía un datu que nun tenían los outros: la IP dende la que se ficiera la soscripción. Saulo ya tenía un dato únicu y de pesu, el DNI virtual d’esa persona, pero craro, tampouco nun había manera de saber si esa IP yera daveras la del rapazón del que sospeitaba, asina que lo primeiro que fizo foi introducir la dirección nuna de tantas webs nas que puedes rastrexar la sua posición física con un marxe mayor ou menor d’error. El resultáu, sorprendentemente, allugaba la xeolocalización de la IP precisamente a un cientu metros del negociu que rexentaba la persona en cuestión, sicasí, aquello nun valía del todo y tampouco nun yera una prueba daveras definitiva. Pa saber si esa IP pertenecía al sospeitosu pol que Saulo estaba dispuestu a xugar la puchera tendría que, ou bien conectar a Internet dende esi llugar (cousa más bien imposible) ou recibir un e-mail de la persona dende esa dirección. Esi e-mail, dependiendo del sou nivel de cifráu, mostraría ou non la IP dende la que foi unviáu, y cumo por tentalo nun había nada que perder… ¡a la xeira! Saulo falóu con una buena amiga y pidíu-ye que contactara cono negociu pa solicitar un presupuestu ficticiu. L’amable y dilixente respuesta nun se retrasóu y tres acceder al códigu fonte del e-mail recibidu, concretamente a las suas cabeceiras, las nuevas tecnoloxías verificoron ya ensin nengún xéneru de duda lo que no fondu Saulo sabía por pura cuestión d’instintu dende’l primer anónimu: la identidá del sicóticu acosador. Al final nun deixa de tener gracia lo sonce y fácil d’esbarrumbar que ye esa supuesta muria del anonimatu virtual tres la que los cobardes creen escondese.

Conos güeyos y la boca bien abiertos, pueis la cousa yera pa plasmar, insistí a Saulo na gravedá del asuntu y na necesidá de que marchara apriesa a comisaría pa dar nuncia de tal situación y facer que’l culpable pagara por ello. Él, negaba amodo cona cabeza dibuxando una piadosa sonrisa na boca. Cuando-ye entruguéi que por qué nun diba facelo, baixóu la mirada y murmurióu: Por llástima, por misericordia y humanidá hacia una persona infeliz, sola y desgraciada que se cambiaría por cualquier outra.

Fuente: xairu.info

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar