El suelo de San Miguel de Escalada se hunde y tira el ara derecha del ábside

9 dic 2006 0 comentarios

La restauración del templo mozárabe hace aguas y hay agujeros en los sillares visigóticos
Un año después de la inauguración de las obras, la base del monasterio se resquebraja
Como no hay dos sin tres, un día después de que la segunda gárgola se precipitara al vacío, se hundía el suelo del monasterio de San Miguel de Escalada. El hundimiento provocó además el desplome de una de las aras del ábside (en concreto la derecha) que estuvo a punto de hacerse añicos. Desde entonces, y a pesar de que un técnico de la Junta pasó ese mismo día por la iglesia para hacer una evaluación de los daños, de momento no se ha puesto en marcha ningún plan de obras que impida que el monasterio pueda sufrir más daños. Lo único que se ha dispuesto es una lona negra que tapa el ara y con el que se intenta impedir que los visitantes se lleven una mala impresión del edificio.

No obstante, el suceso del miércoles podría repetirse en cualquier momento. Las causas son varias, pero la principal sería sin duda el hecho de que todo el peso de esta joya del arte mozárabe descansa sobre una minúscula capa de cemento sobre la gravilla de la zona. Los miembros de Promonumenta que ayer asistieron al monasterio certificaron que no es sólo el suelo del altar (ya de por sí grave) sino toda la superficie de este templo el que podría hundirse si no se ponen las medidas adecuadas. Una vez más, la lluvia del otoño ha puesto de manifiesto la escasa calidad de las rehabilitaciones que sufre el patrimonio de la provincia. Lo que ocurre es que en el caso de San Miguel llueve sobre mojado.

Tras años de inexplicable abandono, la rehabilitación del tesoro mozárabe más importante de Europa comienza en el 2002. Geocisa se hace cargo de la restauración con unos plazos de siete meses. El coste de estas obras asciende a 318.536 euros (algo más de 50 millones de pesetas). Sin embargo, 18 meses después, las tareas no han finalizado y la Junta, ante las críticas de asociaciones y partidos políticos, justifica el parón de los trabajos a un «retraso temporal». Finalmente, el templo ve la luz (en sentido figurado) en febrero del año pasado. Pero los problemas, en lugar de disiparse se agudizan. Los testigos que los servicios técnicos de la Junta ha colocado en diferentes lugares del templo yacen en el suelo, los sillares y muros del exterior del edificio tienen agujeros por los que se cuela el agua, las excavaciones realizadas en la parte posterior de la iglesia están inundadas, la columna de la ventana geminada está rajada e inclinada, con lo que podría destruirse en cualquier momento, el suelo y las vitrinas del museo están plagadas de chinches y moscas muertas… y el edificio sigue sin luz… Y a todo esto hay que unir el hecho de que las obras destruyeron, según denunció en su día la junta vecinal, el 50% del yacimiento. Un año después de las obras se hunde el suelo del altar y pone en peligro un ara cuya leyenda reza: «En este altar hay reliquias de San Millán presbítero, de san Bartolomé apóstol, de san Esteban diácono y de san Martín obispo».

El delegado territorial de la Junta en León, Eduardo Fernández, ha asegurado que las tareas de reparación de los daños se iniciarán este lunes, después de que la Dirección General de Patrimonio dé la orden correspondiente. Además, el delegado explicó que la Dirección General de Patrimonio ha declarado la emergencia en este edificio y manifestó que se actuará de manera inmediata con el fin de asegurar que no se produzcan más daños. Eduardo Fernández comentó que las labores también desvelarán si es preciso consolidar el suelo del inmueble.

Críticas

Tanto la UPL como Promonumenta acudieron ayer a San Miguel de Escalada para observar el derrumbe del suelo y la caída del ara. «Es un escándalo. Esa es la palabra más corta y que mejor lo explica», afirmó el presidente de la asociación, Agustín Suárez. «Se ha hundido el suelo y un ara visigótica que no se rompió porque un señor puso una piedra debajo», comentó antes de cuestionar quién es el responsable de cuidar los bienes de León y de que la joya más señera del arte mozárabe siga sin luz en pleno siglo XXI. «¿En qué cabeza cabe?», lamentó. También aseguró que Promonumenta advierte desde hace tiempo de los peligros que presenta el templo. «Llevamos más de dos años avisando y no nos han hecho caso». Para Agustín Suárez, la percepción de los técnicos de la Junta de que el templo no corre más riesgos inminentes es errónea. «El edificio corre un serio peligro. El suelo de uno de los ábsides está totalmente hundido. Ha sido por el agua y por la dejadez. Si se cuidase, no pasaría nada», lamentó. También insistió en que se puede producir el hundimiento de más partes del suelo y el desplome de las otras dos aras. «Hay huecos por toda la zona derecha del edificio», advirtió. Lo más urgente, a su juicio, es determinar los motivos por los que se producen las filtraciones de agua. «Con dinero se puede hacer todo. Si en la Junta no son capaces, que dimitan. Igual papá Estado puede hacerlo», matizó.

Por su parte, el concejal leonesista, Alejandro Valderas, ha denunciado que el hundimiento del ara del siglo X en el ábside sur, la aparición de una oquedad bajo el mismo y los derrumbes en las ruinas en las celdas monásticas al norte del edificio se han debido, además de a la lluvia, al que califican de pésimo acabado de las obras de restauración. «UPL critica que la Consejería de Cultura está haciendo dejadez de sus obligaciones una vez más, sin que la consejera haya aparecido por León, sin que nadie haya dimitido y sin que se haya censurado a los responsables», destacan. Por ello, el procurador leonesista exigirá responsabilidades al equipo de gobierno en el próximo pleno de las Cortes.

«Desgraciadamente, llevamos más de dos años avisando y no nos han hecho caso»

AGUSTÍN SUÁREZ

Presidente de Promonumenta

MONUMENTO NACIONAL

San Miguel de Escalada es uno de los pocos testimonios que se conservan en León de la cultura andalusí. Erigida sobre el anterior templo visigótico, fue dotado en el siglo X de riquezas que le permitieron llegar a ser Patronazgo Real, mientras que en el siglo XI se le adosó una torre con tres cuerpos y una capilla.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar