…en el pico la corván

22 sep 2013 0 comentarios

Montse, Ana y Lucía, tres amigas del barrio de La Redonda, posando desde “el corral”

El Valle, visto desde “la Cudilliella“.con La Corván, el Rio Grande y parte del Campo San Miguel a su izquierda.

Bajo la pindia escalera, embargado de emoción, mientras contemplo la luz de la mañana que penetra entre las sombras del pequeño portal de casa. Es 9 de Agosto en el calendario y hoy cumplo nueve años; mis amigos ya me esperan jugando en el corral. Veo sus pies moverse bajo la pared que delimita mi vista y experimento entonces una satisfacción especial; algo que siempre experimento cuando vienen a buscarme, y ese día no se por que, lo recuerdo aun más. Entre tebeos y bicicletas, el corral de casa en verano es como una especie de ludoteca libre. Cuentos de aventureros como los del “Capitan Trueno”, el “Jabato”; y otros menos “serios” como “Mortadelo y Filemón” o “la Rue del Percebe”, “Zipi y Zape”…, como también los cromos repes de la colección de “Vida y Color” circulaban por las manos de los niños del barrio que se acercaban por allí. Cuando acababan de leer los tebeos, los dejaban de nuevo en el tambor de detergente de “Dixan” donde los guardábamos. El coleccionista era mi hermano Antonio. Yo solo aprovechaba la atracción literaria para intercambiar la bici de alguno, por el tiempo de lectura; pues no tuve bici propia hasta entrada la adolescencia. Esta mañana de agosto no recuerdo si desayuné. Creo que fue como otros días aunque más rápido, un buen tazón de leche migada de la “Linda” (nuestra vaca). Enseguida, junto con el grupo de amigos, salimos del corral en busca de la aventura que teníamos planeada. Subiríamos la Pico La Corván. La montaña enorme que presidía cada momento el horizonte de nuestros ojos. Estaba llena de pinos y nos parecía por ello, casi inexpugnable pero aun así, estábamos decididos a subirla.
Saliamos del pueblo, en el lugar llamado “Resejo”, una campa que lindaba con las últimas casas y con el río al otro lado. Llegamos al río y como no, nos entretuvimos divirtiéndonos al cruzar sus aguas por el pontón de un tronco de madera de chopo y  piedras pasaderas que se construía cada año en este paso, por y para las gentes del pueblo. Era muy divertido correr sobre el tronco y saltar entre las piedras en medio del agua en marcha; y ese día no lo fue menos. Ninguno de nosotros cayó al río esa mañana. Nada más cruzar, a pocos metros, se encontraba el pico de la “Corván” y a sus pies, a la derecha de donde nos encontrábamos, el “Campo San Miguel”. Este, era un reciente descubrimiento que nos había encantado y hacia el nos dirigíamos ahora entre una “urbe” de tiendas de campaña de veraneantes que nos resultaba incómoda por ocuparnos un gran espacio. Algo que ya comenzábamos a disfrutar enormemente durante casi todo el año. Intentamos pasar desapercibidos caminando por el canal de riego de hormigón que bordeaba con los pinos por detrás de las tiendas. Hasta llegar a la mitad de la montaña según nuestros cálculos, que habíamos realizado mirando la montaña desde lejos unos días antes.
Comenzamos la ascensión entre los pinos pasando por una especie de manto de hierba alta como amontonada y repisada por los campistas. Luego nos encaramarnos entre arbustos que no nos dejaban ver nada, haciendo la subida difícil y pesada. Comenzábamos entonces a conocer lo hostil que puede ser la montaña al acabar por momentos, enzarzándonos entre sus espinos y sentir sus punzadas en nuestras tiernos cuerpos. También en forma de picaduras de hormigas rojas que nos atacaban sin piedad, al pisar y revolver sus nidos con palos sin darnos cuenta de las consecuencias.
Después de mucho esfuerzo y sin tener ni idea de donde estábamos, llegamos a donde ya no se podía subir más. Un lugar sin estorbos y descampado. Seguro, era la cima. Todos orgullosos estábamos, pues lo habíamos conseguido. Habíamos subido al “Pico la Corván”. Contentos por la nueva conquista, bajamos con nuestros pantalones cortos y nuestras piernas y brazos magullados, sin mayores altercados, camino ahora de casa; pasada de largo ya, la hora de comer…por lo menos esta vez, no íbamos mojados.
Saludos, …y calderos.
**fonso,
el pequeño de Agapito. 

RIAÑO VIVE
Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar