…en Éscaro

5 dic 2011 0 comentarios


Para poder conocer y entender un poco, lo que significa la palabra Éscaro, además del sentido etimológico(originario) de  “tierra de agua”; existe la publicación de un pequeño y completo libro desde el año 2006 titulado: Escaro, Sociedad y Creencias.
Ha sido escrito por un teólogo llamado Gerardo y una filósofa, Pilar. Dos estudiosos y sabios que realizan un análisis de la historia del pequeño pueblo de montaña, profundizando en su forma de vida y creencias. Un estudio que bien puede servir para ilustrar no solamente el pueblo de Éscaro sino, toda la Montaña de Riaño

Niños de Escaro con la Maestra, Dña. Caridad. 1964.
Lectura amena incluso para quienes no son asiduos lectores, como nos pasa a muchos. Las distintas explicaciones y relatos sobre la vida de los habitantes; sus relaciones entre si y con su entorno, son tratados de forma que resultan cercanos. Son numerosas las citas incluidas de los viejos archivos que dejan entrever las circunstancias de sus vidas entre sus montes, sus casas, sus lugares (con sus topónimos de entonces y de hoy, heredados),…
El recorrido histórico es desde que existen datos documentados, allá por el año 970 hasta la desaparición del Valle y pueblo en los tristes hechos de 1987 por la construcción del Pantano de Riaño. En esta parte, se incluye una interesante proclama de 1961 hecha por Albino García (Anciles) por lo que consideraba pasividad de los afectados, ante la “tragedia colectiva” que se avecinaba:

¿Por qué esa indiferencia y esa atonía?…todos los hijos de esta Comarca se verán obligados, con el corazón desgarrado, a abandonar sus tierras, sus hogares, sus casas, las tumbas de sus mayores y todo cuanto antes era su vida, su ilusión…”

Como otras obras históricas publicadas sobre nuestra comarca y pueblos, su fuente de información son los viejos archivos como el recurrido Catastro del Marques de Ensenada(1752), la Catedral de León en la edad media, o el Diccionario de Madoz (1845-1850). Pero de donde observamos más interés es en los mas cercanos documentos locales, especialmente los de los concejos (Concejo de Éscaro) que muestran los quehaceres, preocupaciones y obligaciones de sus habitantes en la comunidad. Vemos como desde los más hacendados del pueblo, hasta los “sin tierra”; el común, representado en la figura organizativa del Concejo, ha permitido generación tras generación a través de los siglos, la convivencia de todos y la supervivencia de los mas desfavorecidos.

Concurso de siega en los “praos” del Valle. Escaro 1963

Las relaciones con otros pueblos vecinos, en especial los que formaban la Merindad de Valdeburón, son también una parte importante de la vida de Éscaro que se hace notar. 
Otro apartado que ocupa buena parte del libro se dedica al papel de convivencia del “el párroco”, es decir, la Iglesia en la vida y organización del pueblo. Su aportación y sus privilegios. Un análisis profundo sobre este tema, que en algunas páginas, resulta interesante y esclarecedor.
La sensación, o mas bien para algunos, el sentimiento al leer este trabajo es el de acrecentar  aun mas nuestro interés por conocer mejor una vieja historia como es la de nuestros queridos, desaparecidos y entrañables pueblos.

Aurelio Fdez.(abatió 7 osos), un oso y un amigo, de cacería.

Sentimiento de rescatar del olvido a Comunidades que con su larga lucha por la supervivencia, siglo tras siglo, nos dejaron la herencia que conocimos y que dilapidamos por nada. Y que hoy, en este esperpéntico escenario del siglo XXI, como si nada, contemplamos en forma de paisaje anegado. Al cual, pasados 25 años de su destrucción, las personas hoy, muchas ignorantes de ello y otras ciegas de si mismos y de su verdad, se atreven a exclamar al verlo: “…¡Que bonito!“.
….¡CALDEROS! y gracias por nada.

RIAÑO VIVE
Plataforma por la Recuperación del Valle de Riaño

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar