…en la eternidad

20 may 2016 0 comentarios

RIAÑO VIVE, vive y vivirá, mientras existan Valles anegados bajo aguas entrampadas y gentes desplazadas de sus casas, injustamente para que otras vivan.
La destrucción cruel e irresponsable de los pueblos de la montaña leonesa de Riaño y la que no es de Riaño, ha supuesto, además de la pérdida de una forma de vida, la desaparición de algunos de los valles más ricos y prósperos de nuestro mal llamado país, pues un país que se precie, no destruye sus raíces impunemente como lo hemos hecho nosotros. El precio pagado por este sacrificio humano, medioambiental y económico, nunca será saldado con los supuestos beneficios del negocio de los pantanos, y mucho menos en el caso de Riaño. Los grandes embalses no deberían ya formar parte de ningún proyecto energético, pues solo son hoy, viejas y moles de hormigón que provocan el colapso vital, no solo de los ríos, sino también como hemos dicho, de las sociedades de los lugares que ocupan, impidiendo su desarrollo natural en igualdad de condiciones, y sumiendo comarcas enteras en las más profunda de las depresiones y abandono. La desaparición de estas mega estructuras obsoletas para estos tiempos, por muchos “beneficios” que den a quienes de verdad las explotan (empresas eléctricas), supondrá el comienzo de la recuperación de todas esas áreas de montaña con todas sus posibilidades, y quizá, recuperemos así parte de la dignidad perdida.
RIAÑO VIVE, lucha y luchará por ello mientras las aguas de los ríos fluyan montaña abajo, por que sabemos lo que se esconde bajo esas aguas ahora, entrampadas. Lo sabemos desde que tenemos uso de razón, pues de la orilla del río procedemos. Nuestra biografía como personas activas con este nombre que lleva por si solo su mensaje, ha ido paralela a la biografía del pantano que anegó nuestros pueblos. Con él, nacimos, y con él, vivimos la sencilla vida compartida de nuestros primeros años, hasta el día del violento ocaso de todo la ahí vivido y conocido. Desde entonces, la razón, convertida con los años en sentido común, nos ha llevado a luchar por lo nuestro y por lo de todos los que como nosotros, sufren el atropello de los manipuladores-fagocitadores de nuestros ríos
RIAÑO VIVE, no vive para el pasado, como muchos piensan, sino para la eternidad.
Abrazos para todos

Fotografía de la manifestación de Enero 2016 en Carrizo de la Ribera (León)

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar