Ensanche

15 ene 2012 0 comentarios

El primer proyecto de ensanche aparece en 1889, de la mano de Ruiz de Salazar, como un ensayo planimétrico de las nuevas directrices de crecimiento. Fue en 1897 cuando se presentó un proyecto de Ensanche atendiendo a las bases, acordadas por el Ayuntamiento de León en enero de 1896, del programa para el concurso del estudio del ensanche de la parte oeste de esta ciudad. Este plan fue aprobado en 1904, se inicia desde 1905 un largo período de reformas que se prolongarán hasta 1935.

El trazado base se centra en la retícula de manzanas cuadradas de 120 m. de lado, dispuestas en diagonal a la calle de Ordoño II, eje principal y unión del Casco con la Estación de Ferrocarril. San Claudio se convierte en la ampliación del Ensanche en 1944. Cuadrícula con la misma orientación; pero con manzanas con la mitad de lado de las de aquel: 60 m. Menores aprovechamientos. Acoge los equipamientos a los que el Ensanche no pueda dar cabida.

La Plaza de Santo Domingo-San Marcelo constituye el centro neurálgico de la ciudad

Esta zona da cabida a 27.600 habitantes. La estructura de este área queda definida por el Plan de Ensanche. Es una zona residencial de niveles de renta media y alta, constituyendo también el centro funcional de la ciudad en cuanto a empleo en el sector terciario, edificios públicos y equipamientos. Esta zona presenta una alta densidad de población (con 275 hab/Ha la mayor de la ciudad), y cuya dotación la ha conseguido gracias al desarrollo del Barrio de San Claudio que fue posterior a la consolidación del Ensanche. La edificación es cerrada y el trazado urbano de tipo octogonal. Presenta altas posibilidades de renovación.

El núcleo central está compuesto por las manzanas a un lado y otro de un eje transversal principal que discurre entre la Glorieta de Guzmán y la Catedral pasando por Santo domingo. Este área se corresponde, en gran medida, con el trazado de ensanche y en ella podemos diferenciar en el sector más septentrional el eje Santo Domingo-San Marcos que engloba la plaza de Calvo Sotelo y adyacentes.

La actividad se centra en un espacio limitado claramente fuera de este área; el dinamismo económico se reduce drásticamente, estableciéndose así una nítida división funcional de la ciudad. El resto del espacio urbano depende directamente de este centro al que se desplaza cotidianamente buena parte de la población para satisfacer todo tipo de necesidades a las que las dotacionales y servicios locales no pueden dar respuesta.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar