JUAN DE FERRERAS Y GARCÍA, EL BAÑEZANO QUE IMPULSÓ LA R.A.E.

20 nov 2013 0 comentarios

En el programa de historia de Hoy por Hoy León hemos tratado de uno de esos personajes leoneses que tuvieron una gran importancia en la historia de España, y que sin embargo son prácticamente desconocidos en nuestra tierra. Se trata de Juan de Ferreras y García (1652-1735), un bañezano de origen converso: su familia provenía de Portugal y parece que sus antepasados fueron judíos sefardíes que huyeron de España. Fue un auténtico polígrafo ilustrado, con cientos de obras en su haber, y participó activamente en la vida política e intelectual de la época. 
Nos habló de este personaje el archivero Alejandro Valderas, que además de bañezano y procurador en las Cortes de Castilla y León por la UPL, hizo la tesis sobre la obra y figura de Juan de Ferreras. Alejandro nos desveló multitud de detalles jugosos sobre la vida de este ilustrado (e ilustre) leonés: sufrió varios procesos por parte de la Inquisición (y acabó formando parte de ella), introdujo un impuesto sobre el tabaco para financiar la naciente Biblioteca Nacional, acompañó a Felipe V durante la Guerra de Secesión, etc. De todas formas, nos centramos en un aspecto de su vida muy de moda en estos días, ya que fue uno de los impulsores de la creación de la Real Academia Española de la lengua hace ahora trescientos años. En los libros siempre figura Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y duque de Escalona, como fundador de la RAE, pero según nos desveló Valderas en realidad fue quien puso el dinero, y el verdadero “alma mater” (o “pater”) fue nuestro Juan de Ferreras, que ocupó el sillón B (es decir, el segundo, tras el sillón A de Fernández Pacheco) de tan magna institución. También fue el encargado de introducir los primeros leonesismos en el Diccionario de Autoridades: recordemos que el diccionario de la RAE (DRAE) incluye una gran cantidad de vocablos procedentes del leonés. 
Alejandro Valderas también nos aclaró la razón por la cual este intelectual y literato (y en realidad casi todos sus coetáneos) ha caído en el olvido: tras la invasión francesa de 1808, se vio a todos los ilustrados del siglo pasado como unos afrancesados a los que había que evitar como a la peste, por lo que no ha de extrañarnos esa especie de agujero que constituye el s. XVIII en la historia de la literatura.
Todos estos detalles y muchos más podéis escucharlos si os descargáis la entrevista en este enlace.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar