Juntas vecinales a debate

22 sep 2012 0 comentarios

Cartas al Director, Diario de León. Gumersindo García Cabeza. león 22/09/2012.- Ahora que estamos en la época de recortes, quiero dar mi opinión sobre la reciente orden del gobierno de desaparecer este régimen local, cuyas instituciones han venido funcionando de una manera ejemplar; esto no tiene ninguna duda. Ahora bien: quiero decir que mi consideración es apoyar los recortes en todo aquello que se pueda prescindir o que sea gravoso para el Estado; (no voy a citar los eventos que son muchos). ¡Pero, por favor! ¿A quién se le ocurre suprimir las Juntas Vecinales cuando se trata de la única institución pública que no le cuesta dinero a la Administración? La verdad, que no lo entiendo. Pero por si alguien no conoce estas entidades locales a que me refiero, intentaré explicarlas haciendo dos apartados fundamentales:
Ordenanzas concejiles: Han sido el mejor medio que hemos tenido para conocer la vida de nuestros pueblos cepedanos como el resto de la provincia, en sus aspectos económicos, culturales y sociales; así de sencillo. Nacieron con el fin de regular la vida económica de estas pedanías que no entraba en las normas del Estado Medieval. Y ha sido un ejemplo para el resto de la sociedad.
Concejo: A partir de la consolidación del Estado Moderno, el concejo se convirtió en una de las instituciones de poder local más importantes: reunión o asamblea de los vecinos para tratar de las necesidades del pueblo, y tuvo gran arraigo esta institución concejil en todo el Reino de León. No sólo está justificado en la política administrativa, sino también en lo económico y social.
Recuerdo cuando en mi pueblo se reunía el vecindario bajo «campana tañida» para tratar de las cosas comunes y necesarias bajo la tutela del señor presidente, que comenzaba dando los «buenos días» descubriéndose y con toda urbanidad y cortesía, a lo que los vecinos unidos en el máximo respeto contestaban, levantando igualmente la gorra. Todo ello iba unido al riguroso castigo a todo el que no respetara las órdenes y reglamentos. Termino con nostalgia porque la vida me ha dado la oportunidad de conocer aquel mundo rural tan organizado, interesante y… sobre todo, ¡democrático!

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar