Juntas vecinales

30 jul 2012 0 comentarios

Diario de León, JOSÉ A. BALBOA DE PAZ 30/07/2012.-Estoy de acuerdo con Laureano Rubio en su defensa de las juntas vecinales, no tanto por razones históricas, que también, como por puro sentido común. Sé que éstas son un producto de la historia y, como tal, contingentes; pero su naturaleza relaciona de manera muy directa y mediata población y territorio. En nuestra comunidad, donde mayor número de juntas vecinales se han conservado, se remontan a la repoblación medieval, aunque su origen fuera anterior, probablemente a los concilia publica vicinorum o asambleas de vecinos de época visigoda. Esas asambleas o concejos eran, además de una democracia directa, una organización para la vida en común y un poder para la defensa del territorio de los pueblos. En este sentido, éstos son los propietarios de la tierra común, cuyos límites se alcanzaron tras muchos y largos juicios seculares.
Los municipios y provincias, aunque también tienen un origen remoto, incluso romano, en su configuración actual son una creación del siglo XIX. El liberalismo trató de poner orden no en los concejos sino en las jurisdicciones en las que se incluían (cotos, merindades) con derechos y deberes diferentes según la titularidad de las mismas (realengas, señoriales). Los municipios se crearon uniendo el territorio de varios pueblos en una organización mayor y con un gobierno propio, el ayuntamiento. Sus dimensiones fueron pequeñas porque, con medios de comunicación precarios, se imponía que ninguno estuviera a más de mediodía de distancia a pie de la capital del mismo, algo que hoy no tiene sentido. Las provincias reúnen municipios limítrofes y de características homogéneas, a cuyo frente hay un gobierno común, la Diputación, con el objetivo de fomentar la riqueza de ese territorio. Unos y otras han creado señas de identidad propias, que algunos quieren defender por encima de todo.
Las comunidades autónomas, por último, son una creación de la Constitución de 1978 para descentralizar un Estado que los decretos de Felipe V, la política liberal y su epígono franquista centralizaron hasta sofocar la rica diversidad de España. Pero esa organización no eliminó las anteriores administraciones sino que las integró, creando así una multiplicidad de poderes que, por una parte, ha vaciado al Estado de competencias y por otra, ha impuesto un principio —el de autonomía— que ha resultado insolidario y generador de desequilibrios territoriales. La crisis ha puesto de manifiesto la insostenibilidad de este modelo. Se hace imprescindible una reforma, pero la que propone el gobierno parece el parto de los montes. Ahora nos enteramos que lo que se suprimen son las juntas vecinales, que no cuestan realmente nada, pero se mantienen los más de 8.000 municipios, cuya agrupación se deja al albur de los políticos. Esto es una cortina de humo o una tomadura de pelo.

LA OPINIÓN DEL LECTOR

Antonio Arias Terrado. toreno 30/07/2012

Juntas vecinales

Los españoles últimamente no paramos de llevarnos sorpresas con los recortes, cada vez que sale el señor Mariano Rajoy a la palestra nos trae una noticia nueva. Ya no sabe donde recortar, ahora le toca a los servicios públicos, con la supresión de ayuntamientos. Lo último y lo que me parece más indignante es la supresión de las juntas vecinales. Entre sus funciones están: Representar a los vecinos ante las autoridades, gestión de los problemas del pueblo, ejecutar proyectos que beneficien al pueblo, pero lo más importante es la función social que cumplen sobre todo en los pueblos pequeños con pocos recursos, algo que en muchas ocasiones no pueden cumplir los ayuntamientos. Mi pregunta es: ¿Qué será de muchos pueblos en los que los servicios que tienen son básicos y no tiene apenas recursos? ¿Realmente supone un coste económico mantenerlas? Creo que no, entre otras cosas porque sus presidentes no cobran.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar