La biblioteca olvidada. Las parábolas de Dantín

29 ene 2012 0 comentarios

En 1847 el frenólogu y filólogu aficionáu Mariano Cubí y Soler estuvo en tierras llionesas dando conferencias y apañando informaciones y notas pa los sous estudios. Eiquí fizo dalgunos amigos y contactos, como por exemplu con Antonio Fernández y Morales qu´estimuláu por Cubí publicóu en 1861 el llibru “Ensayos poéticos en dialecto berciano” no gallegu del Bierzu occidental y que precisamente tien prólogu del polifacéticu catalán. Menos coñocida ye la breve relación entre Cubí y Juan B. Dantín que nacíu d´aquel viaxe, y los sous resultaos.

Daquella Dantín yera seminarista n´Astorga y la pura casualidá fizo que Cubí-y pidiera un testu no dialectu de la contorna d´esa ciudá que´l catalán, siempre atentu a la fala de los llugares que visitaba, acababa de descubrir según anotóu con sorpresa y fascinación no sou minuciosu diariu. Siguiendo una tradición deci monónica qu´entamara no XVIII, Cubí estaba axuntando testos pa una colección de traducciones hispanas y lusas de la parábola del fiyu pródigu, y ése foi´l testu encargáu a Dantín que fizo la traducción evanxélica dende la magnífica edición en castellanu de la Biblia que poucos años antias publicara l´obispu d´Astorga Félix Torres Amat. Dantín vertíu al cepedanu la parábola puéis la sua familia procedía d´aquella comarca y, según afirmóu, yera la fala que meyor coñocía por ser la de la sua infancia. Mariano Cubí guardóu´l testu cona intención de publicar un llibru conas diferentes versiones del testu de San Llucas que diba recoyendo, y que al final nun se llogróu nesa ocasión. Outramiente, los avatares de la versión cepedana de la parábola son de dominiu públicu: Juan B. Dantín fizo diversas copias manuscritas del testu qu´en principiu repartíu como curiosidá entre los sous compañeiros s eminaristas y entre la sua familia, cono tiempu una d´esas copias chegóu a Andrés Martínez Salazar que la publicóu n´abril de 1904 no periódicu “La Luz de Astorga” como muestra escrita del llionés y de las suas posibilidades espresivas, y tamién remitíu una copia a Ramón Menéndez Pidal que la guardóu no Centro de Estudios Históricos a la espera d´editalu na sua inacabada “Crestomatía del Textos Leoneses”. Wenceslaco Álvarez atopóu entre los papeles del sou primu, Caitano Álvarez Bardón, un recorte de periódicu cono artículu de Martínez Salazar del que copióu la traducción pa incorporala a la tercer edición de los “Cuentos en dialecto leonés” del sou pariente aparecida en 1955.

A pesar de que Cubí animóu a este cepedanu, al igual que a Fernández y Morales, pa que siguiera cultivando la sua fala materna escribiendo poesías y describiendo las costumes de la zona, aquél tiróu por un carreiru bien distintu al del escritor bercianu. Dantín yera un mozu mui piadosu y gran estudiosu de la Biblia, de la que al parecer yera un ferviente llector, polo qu´afaláu por dalgún amigu seminarista del que nun nos consta´l nome, empezóu a trabayar nun proyectu más ambiciosu que yera´l de traducir a la sua fala outras parábolas de los Evanxelios. Mariano Cubí ya esplicara y enseñara a Dantín la esistencia de dalgunas colecciones de traducciones a diversos dialectos romances, especialmente italianos y franceses, de la referida parábola del fiyu pródigu y la del se mador. Curiosamente Dantín ya mostrara no seminariu inclín pol valor pastoral d´estas narraciones, cenciellas n´apariencia pero d´una fonda significación espiritual. La forma d´estas narraciones bíblicas, tan cercanas al cuentu popular, tratan d´un mundu que a los campesinos llioneses resultaba-ys mui familiar, según dicía Dantín, un mundu rural protagonizáu por personas como ellos (llabradores, mercaderes y pastores), y con problemas prósimos a la sua experiencia vital como oveyas que se pierden no monte, llabores domésticos y agrícolas, herencias o fiestas aldeanas. Dantín chegóu a imprimir n´Astorga de forma anónima una fueyina cona traducción al cepedanu de tres parábolas qu´aparecen xuntas no capítulu 15 del Evanxeliu de San Llucas, la del fiyu pródigu, nuna versión más cuidada que la ya coñocida, la de la moneda y la de la oveya perdida. Nun tenemos nenguna d´esas fueyinas, que Dantín repartíu outra vez entre amigos y parientes, pero si que se conserva una copia manusc rita de las tres. El sou entornu más cercanu acoyíu mui bien éstas, lo que motivóu que l´autor se pusiera al llabor de traducir las aprosimadamente cuarenta parábolas que contienen los Evanxelios. Dantín entamóu a apañar formas dialectales cona idea de llograr unos testos “en el más puro y castizo dialecto cepedano”, pero d´un xeitu paralelu a este procesu de traducción comenzóu a barruntar la posibilidá d´emprear dalgún d´estos testos cepedanos no catecismu o como llectura complementaria na misa cono fin de “llamar la atención de los labriegos de esta región sobre las enseñanzas que nos transmiten las parábolas; hacerlo en su propio lenguaje seguro que les conmovería de una forma que ni el latín ni el castellano logran por su formalismo, rigidez y lejanía de la auténtica expresión popular de estas humildes gentes, pues, en definitiva, las parábolas sirvieron, y deberían de seguir sirviendo, para explicar fácilmente y de forma cercana importantes cuestiones morales”.

El trabayu de traducción estaba ya mui avanzáu en 1849 cuando´l director de Seminariu tuvo noticia de la fueyina impresa y del proyectu, lo que motivóu una fuerte reprimenda a Dantín pol sou llabor que foi calificáu como “intolerable irreverencia y osadía disparatada al pretender poner en una jerga tan ruda el mensaje de Nuestro Señor, y además sin la preceptiva autorización eclesiástica”. El propiu autor foi comparáu con Lutero y con Borrow pola sua actividá traductora. L´escándalu foi notable y tuvo qu´intervenir el propiu obispu d´Astorga pa evitar la espulsión de Dantín del Seminariu que, mui afectáu pola reprobación, acabóu deixandolu voluntariamente al añu siguiente ensin ser ordenáu sacerdote. Una tenue y apócrifa tradición qu´aportóu hasta mediaos de la pa sada centuria afirma que Juan B. Dantín emigróu a Tierra Santa a la busca de los ecos que no sou corazón deixoron las suas llecturas bíblicas. De las outras parábolas en llionés que casi terminara de traducir nun nos quedóu nada, a escepción de las tres ya señaladas, que se conservoron nel archivu de Martínez Salazar, xunto a outros papeles menos interesantes del cepedanu.

Fuente: J. J. Cano Echebe para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar