La Cadonga

29 ene 2012 0 comentarios

Quien, atropando gabuzos y piñas nu bosque de la historia, caminen los sendeiros de la eterna tierra d’Astorga, de seguru que nun podrán deixar d’emprender la mirada nas solemnes casas d’antiguos maragatos conos sous corrales empedriaos, las bocas de sapu señalando cada requeixu nos que cain los teyaos, los cantapáxaros que adornan los cumbrales y los xeixos de cuarcita blanca que coronan tódalas construcciones. Amás, los güeyos tendrán tamién dalgún minutín pa las más humildes, y cada vé más escasas, cubiertas de teitu, yá ablancazadas y cuasi podres, y qu’eiquí chaman soberas, pa los escuros antoxanos, y pa las marcas y señales que cumu enigmáticos indicios del pasáu dibúxanse na madera de las marcaciones y na piedra de las ventanas, pero poucas miradas habrá yá pa las candongas.

Santiago Alonso Garrote, nel sou llibru de 1909 El dialecto vulgar leonés hablado en Maragatería y Tierra de Astorga reparaba n’eillas. Considerábalas dalgo antaño mui carauterísticu del país y describíalas cumu «un conu d’hojalata, con un cachu de chapa recortada no cimeiro y unida al conu con una varina horizontal terminada por outru cachu chapa. El conxuntu yera una especie de veleta que, al xirar col aire, deixaba a la cueta de la direición d’ésti un buracu pa esgape del fumu de las cocinas, pos la candonga colocábase cumu remate de las chumineyas. Yá nun queda nengunu d’estos inxeniosos aparatos.»

Garrote, cumu n’outros xuicios que sobre l’orixe y situación de la fala tradicional establecía na súa obra, equivocábase. Nel sou tiempu tovía había pueblos nos qu’esti peculiar artiluxu yera utilizáu, y agora, onque cumu verdadera rareza, tovía pueden vese en dalgunos llugares cercanos a la antigua capital de los ástures, cumu El Val ou Pedrialba. Ye más, en dalgún pueblu llionés de Zamora tamién pueden vese artefactos similares.

Personalmente tuvi la oucasión de cuñocer en detalle una d’eillas. Feita con un armante de fierru, paecíu al capiruchu d’un paparrón, llevaba cosida con remaches lo qu’evidentementre fora n’outros días un vieyu caldeiru de chapa. Arriba, un cachín de chapa dispuesta na cocorota imitaba la forma d’un pendón y un fi lu d’alambre uníalu a la allargada espuela que la obliga a dar vueltas col aire.

Güei, las candongas consérvanse más nas bocas que nas casas de los nuesos paisanos. Cuando se fala d’una persona voluble, de pouca determinación ou de moral dudosa —fundamentalmentre si ye muyer—, dizse que ye «una candonga». No son más que palabras, formas de falar, pero ye mui triste pensar que vivimos nuna sociedad que diz cousas sin saber que ye lo que significan…

Fuente: Xosepe Vega para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar