La Catedral de León recibió desde 1994 seis millones, frente a 24 la de Burgos

4 dic 2006 0 comentarios

Es un enigma. Los técnicos no encuentran una explicación clara de por qué se han desplomado de la Catedral en apenas cinco días dos gárgolas del siglo XIII, de más de 50 kilos de peso. Ayer, el arquitecto conservador del templo, Mariano Díez Sáenz de Miera, volvía a revisar, una a una, las gárgolas de las fachadas sur y oeste. Le acompañó en la inspección el responsable de la empresa Esoca, que en 1998 llevó a cabo la restauración de estas gárgolas y que, en la actualidad, rehabilita las vidrieras. Esta vez no hizo falta el camión de los bomberos. La Junta facilitaba una grúa más «ágil» para los trabajos de inspección. El día anterior, el director general de Patrimonio, Enrique Sáinz, se vio obligado a viajar de urgencia desde Valladolid, para negar que estos desplomes sean consecuencia del abandono de la Catedral por parte de la Junta.

Las cifras hablan por sí solas: mientras la Catedral de León ha recibido en los últimos doce años seis millones de euros -incluidas las partidas de la Junta y el ministerio, según datos del Cabildo-, la de Burgos ha contado en ese mismo tiempo con más de 24 millones. La Junta invertirá este año 18 millones de euros en el Museo de la Evolución Humana, también en Burgos. Los datos económicos ponen en evidencia cómo la Catedral de León, el primer edificio declarado en España Monumento Nacional, no recibe un trato preferencial. Los partidos políticos coincidían ayer en reclamar la creación de un taller permanente de restauración, similar al de las vidrieras. Es una vieja demanda del Cabildo. El administrador de la Catedral, Mario González, estima que con tres operarios «todoterreno», es decir, profesionales que sepan reparar pequeños destrozos en piedra, carpintería o emplomado, se pondría en marcha este taller, que, según sus cálculos, no superaría los 54.000 euros -poco más o menos lo que cuesta, por ejemplo, organizar el festival Purple Weekend-. Las gárgolas que aún «vuelan» a treinta metros sobre el suelo no están obstruidas por excrementos de las aves que anidan en el tejado de la Catedral ni se han detectado retenciones de agua, según Mario González. Opinión que no coincide con la de otros técnicos. Lo cierto es que no hay una causa oficial que determine por qué ha Catedral ha perdido dos gárgolas únicas y valiosísimas.

«La Catedral no puede estar sometida al calendario electoral. La Junta debe aprobar partidas permanentes para el templo gótico»

«Exigimos a la Junta la creación de un taller de rehabilitación permanente para la Catedral, como el que ya existe para las vidrieras»

«Pedimos un plan de emergencias para los monumentos leoneses y que todos los años se revisen para prevenir o detectar daños»

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar