LA FUNDACIÓN VILLALAR, VERGÜENZA NACIONAL

6 feb 2014 0 comentarios

La Fundación Villalar puede presumir de ser una de las fundaciones más singulares de toda España. Y es que no abundan las que tienen como objetivo primordial el acrecentar el sentimiento de pertenencia a una comunidad autónoma (tal vez por lo ridículo que ello suena). Además parecen estar orgullosos de ello, si nos atenemos al artículo 5 de sus estatutos, que dice literalmente que

“la FUNDACIÓN VILLALAR-CASTILLA Y LEÓN tiene como fin general fundacional el de acrecentar el sentimiento de pertenencia de los castellanos y leoneses a una Comunidad Autónoma con identidad propia en el marco de su Estatuto de Autonomía, el de extender por todo el territorio de la misma este sentimiento y el de fomentar, promover y realizar todo tipo de actividades encaminadas a que la localidad de Villalar de los Comuneros aparezca como depositaria de los símbolos históricos y de las tradiciones de la Comunidad de Castilla y León.”


Su lema debería ser “dime de qué presumes… y te diré de qué careces”, porque es la única comunidad autónoma (incluidas las llamadas “nacionalidades históricas”) que dedica una institución a convencer a sus ciudadanos para que reordenen sus sentimientos, como si de un psicoanalista se tratara. No hay que olvidar que Castilla y León es una comunidad autónoma creada ex nihilo en los años ochenta a partir de la Transición, uniendo de cualquier manera las regiones históricas de León (provincias de León, Zamora y Salamanca) y parte de Castilla la Vieja.

En cualquier caso, a nivel identitario los habitantes de esta comunidad autónoma siempre se han identificado con sus respectivas provincias, y no con la autonomía, y así lo han venido reflejando las sucesivas encuestas sociológicas realizadas, por ejemplo, por la Universidad de Salamanca. O así lo reflejaban, al menos, hasta que se decidió eliminar las preguntas relativas a la identidad territorial de dichas encuestas. Debido a ello la Junta siempre ha tenido como objetivo prioritario la creación desde cero de un sentimiento “castellanoleonés”, sin ningún respeto a la diversidad y riqueza de la autonomía, siguiendo un estilo cutre-nacionalista que recuerda burdamente a las medidas rusificadoras de Stalin en la URSS. A ello responde el desmedido gasto en publicidad institucional (que no puede ser cuantificado ni por aproximación, dado el oscurantismo de los presupuestos en este sentido), y el exagerado número de escudos cuartelados que plagan nuestras carreteras, tarjetas sanitarias, edificios administrativos, etc., etc., etc.

En 2003 la Junta dio un paso más creando la Función… perdón, la Fundación Villalar, totalmente sostenida por dinero público, con los mencionados fines de crear sentimiento autonómico y realzar los actos del Día de los Comuneros como fiesta autonómica. Le dotaron de infraestructuras y de un presupuesto declarado de un millón y medio de euros al año, a lo que habría que sumar las aportaciones directas de la Junta para congresos y otras actividades.

Muy pronto la Fundición… es decir, la Fundación Villalar dio muestras de ser la voz de su amo, promocionando una visión de la historia totalmente anacrónica, según la cual Castilla y León ha existido desde tiempos prehistóricos, algo que, por otra parte, ya venía (y viene) figurando en los libros de texto escolares junto con otras barbaridades y manipulaciones varias.

Y es que uno de los grandes objetivos de la Fundación Villalar son los niños. Para ello han editado varios cómics (como el dedicado a la historia de “Castilla y León” en el que curiosamente los leoneses siempre son los malos), unidades didácticas a todo color (sale barato tirar con pólvora del rey), libros, etc.

También sacaron una sección histórica en su web que, como no podía ser de otra manera, transmitía una visión manipulada y mixtificada de la historia de León y de Castilla, en la que León no pintaba nada. Esa web fue denunciada ante los juzgados por la Plataforma Pro Identidad Leonesa: en el juicio asistí junto al catedrático Laureano Rubio en calidad de perito historiador. Aunque la Fundación ganó el juicio, en cierto modo fue una victoria moral de la Plataforma, porque borraron los contenidos y acudieron a la medievalista leonesa Margarita Torres para dotar a la web con otros más acordes a la realidad histórica.

A pesar de la crisis, la Fundación sigue contando con un generoso presupuesto, aunque ha sufrido recortes y para el 2014 “sólo” contará con la “modesta” cifra de 993.485€. Pero la fiesta continúa; aunque en los últimos años se ha tratado de lavar la cara de esta institución con actuaciones más sociales, su labor de manipulación histórica e identitaria continúa con la edición de libros, convocatoria de congresos (antiguamente con todos los gastos pagados a los asistentes, incluido el alojamiento), etc. 

De sus lazos con la Junta da fe el hecho de que su actual presidenta sea Mª Josefa García Cirac, presidenta de las Cortes de Castilla y León. A pesar de las promesas del PP a nivel nacional de hacer desaparecer cientos de fundaciones por toda España, no es de esperar que ello afecte a la Fundación Villalar, dado el “valor estratégico” que le otorga la Junta.

Por si estáis interesados, os dejo una serie de enlaces relacionados:

-La cuenta Twitter de la Fundación Villalar, con la fastuosa cifra de 167 seguidores.

-La cuenta de FaceBook, con 184 exiguos “Me gusta”.
-El resumen de cuentas de 2012 (último año disponible). Especialmente interesante para ver cómo se gasta el presupuesto.
Plan de actuaciones de la Fundación Villalar 2012-2015
-Programación de actividades para el año 2014.
-Patronato de la Fundación Villalar.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar