La Junta asegura «no supervisar» los contenidos de los textos escolares

13 oct 2006 1 comentario

Asociaciones y colectivos preparan escritos de denuncia por los muchos errores sobre León
Según la Consejería, se limitan a marcar los epígrafes de las materias a las diversas editoriales A la polémica suscitada esta semana en torno a los contenidos de los libros de texto que manejan los escolares leoneses se ha venido a sumar una comunicación de la Consejería de Educación del Gobierno autonómico: según su responsable de prensa, «la Junta no supervisa los contenidos de los libros».

De acuerdo con lo que marca la LOE y con lo que también ha informado el consejero de Educación, la Junta ejerce sólo un control «a priori» de la información que aparece en los volúmenes. Desde la Consejería se dictan a las diversas editoriales (Anaya, Santillana, Oxford, etc.) los epígrafes o capítulos de las materias que se han de estudiar. Éstas encargan a sus autores la redacción de los temas y son después cada uno de los profesores, en cada centro educativo concreto, quienes deciden qué libro se emplea en su aula.

Teniendo en cuenta que el Diario de León desveló el martes la existencia de numerosos errores, manipulaciones y omisiones en torno a la identidad del pueblo leonés en dichos libros, el asunto se complica si la Junta realmente no revisa los textos después de su redacción para corregir posibles fallos. Pero es igualmente grave si, por medio de la programación inicial o de algún otro canal, el gobierno autonómico instase al oscurecimiento de la historia de León en cada uno de los libros. Asociaciones y colectivos ultiman ya escritos de denuncia.

Errores y ocultaciones

Las principales inexactitudes halladas en los libros pueden agruparse en varios tipos: el ocultamiento total de la región leonesa (nunca se menciona que, hasta 1983, León y Castilla la Vieja formaban dos regiones distintas), la mención de Castilla y León desde épocas prehistóricas (así, puede leerse cosas como «Roma enseguida estableció lazos con Castilla y León» o «Los pueblos germanos se establecieron en diversas zonas rurales castellanoleonesas») para crear en el alumno la falsa impresión de que Castilla y León existió como tal desde hace milenios, y la inserción de publicidad encubierta el caso de un libro de 2º de la ESO de la editorial Santillana.

Por último hay errores geográficos, también lamentables, como «Los montes de León separan nuestra comunidad de Galicia».

1 Comentarios

  1. Invitado, el 14/10/2006 a las 10:25:48 , #299

    Pues su deber es mirarlo aunque creo que lo miran demasiado para jodernos

    Responder

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar