La Junta asegura que los brigadistas van a la huelga «sólo por dinero»

11 ago 2006 0 comentarios

Eduardo Fernández cree que ya se han atendido todas las peticiones de las patrullas contraincendios
El Ejecutivo autonómico entiende que no existe una «razón de seguridad, y sí de conveniencia» El delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, Eduardo Fernández, criticó la postura de los brigadistas contra incendios de León toda vez que se hará efectiva una huelga indefinida que éstos tienen previsto iniciar a partir del día 21 de este mes.

Eduardo Fernández entiende que los «verdaderos» motivos que empujan a los brigadistas a convocar la huelga «no son, en ningún caso, la mejora de la seguridad y sí la obtención de mejoras salariales y contratos de más duración. Los ciudadanos deben conocer las causas de esta huelga». Desde la Junta se critica además que tras llegar a un acuerdo con los sindicatos para renovar a corto y medio plazo los equipos de las brigadas, «ahora tomen la iniciativa por su mano y decidan convocar una huelga cuando ya se había llegado a un acuerdo. Como delegado, mi responsabilidad es el interés público y social; no seré yo el que diga que se ha quemado el monte porque nadie estaba ahí para apagarlo, tomaremos nuestras medidas», apunta Eduardo Fernández, quien insta a UGT a «ordenar su jerarquía de modo que se apunte quiénes son los interlocutores válidos: los que negocian y llegan a acuerdos o los que incitan a la huelga». La Junta precisa, en este sentido, que antes de convocar la huelga han de pasar los diez días de rigor desde la presentación de la misma; y que, por otra parte, han de negociarse previamente los servicios mínimos, cuya instauración compete al Ejecutivo autonómico.

Negar la mayor

Eduardo Fernández aprovechó para desdecir a los brigadistas en lo que a los helicópteros se refiere y anunciar que por el momento no se tomarán mas medidas de las que están en marcha.

«Los helicópteros están en condiciones para trabajar y aún así atendemos sus reclamaciones -explica Eduardo Fernández en alusión a los brigadistas-. Lo que no es normal -continua- es que se cuestione que somos la única comunidad que los emplea ya que yo mismo tengo constancia de su operatividad en Galicia y en otras comunidades. Debe haber más de cincuenta en toda España, y cinco de ellos son del Gobierno. Que luego no vengan diciendo que somos los únicos que usamos estos aparatos en toda Europa».

«Con todo y con eso hemos llegado a un acuerdo para modernizar la equipación de las patrullas y hemos planteado un plan para que en los años sucesivos se vayan renovando los helicópteros. Lo que tiene que quedar claro es que el tiempo de amortización de éstas máquinas no es como el de un coche», comenta el delegado territorial de León en clara referencia a la edad (unos 30 años) de los autogiro que operan en los cinco centros de la provincia de León.

Al hilo de esta circunstancia se pronuncia el sindicato CGT de la siguiente manera: «si los aparatos son, efectivamente tan seguros, podría aplicarse en la Junta misma doctrina cuando contrate el helicóptero de la Dirección General de Medio Ambiente, al que se le exigía un límite de antigüedad de 10 años en el momento de su contratación».

«El problema de la huelga debe solucionarlo el sindicato que lo convoca y la empresa pública Tragsa»

CARLOS FERNÁNDEZ CARRIEDO

Consejero de Medio Ambiente

«No nos compete ni aplicar los sueldos, ni renovar los helicópteros, ni cambiar los recursos que utilizan los brigadistas»

TRAGSA A raíz de la polémica generada por la convocatoria de huelga de las brigadistas contra incendios de León, Junta por un lado y la empresa concesionaria por otro, cruzan posturas. Mientras que la Junta espera que Tragsa solucione el problema, la empresa pública sostiene que las competencias no son suyas y que están a la espera de los acontecimientos.

«El problema de la huelga debe solucionarlo el sindicato que la convoca y la empresa pública Tragsa. Confío en su responsabilidad y en la de las brigadas de León», sostiene Fernández Carriedo, consejero de Medio Ambiente.

Por otra parte, fuentes de Tragsa esgrimen que «la responsabilidad total es de la Junta, ya que nosotros no podemos hacer nada sin que ellos nos lo digan. Estamos sujetos a lo que cada comunidad estime oportuno y no nos compete a nosotros ni aplicar los sueldos, ni renovar los helicópteros, ni cambiar los recursos. Eso es algo que compete a la Junta», espeta la empresa pública, que asegura que su función se limita a la «gestión» y no a la «imposición» de criterio alguno. En resumidas cuentas la labor de Tragsa, definida por ellos mismos, es la de gestionar el equipamiento y el número de trabajadores, pero siempre bajo las ordenes de la Junta. «Hasta que ella no habla nostros tenemos las manos atadas. Funcionamos como un medio propio, la Consejería no lo tiene y cubrimos ese espacio y sus funciones, pero siempre bajo su tutela», explican desde Tragsa.

El propio Eduardo Fernández, delegado territorial de la Junta, asegura que es la empresa Tragsa la que tiene que atender «a las reivindicaciones de sus empleados», si bien precisa que el momento elegido para este «embrollo» no es el más adecuado dado el riesgo de incendios que amenaza al norte de España. Desde los sindicatos se apresuran a matizar que ninguna huelga viene a gusto del que ha de sufrirla. Los trabajadores de las brigadas helitransportadas de León emitieron un comunicado en el que precisaban cuáles eran sus reclamaciones y qué aspectos definen el lastre al que aseguran hacen frente.

Profesionalización

Los brigadistas plantean una serie de demandas en este sentido que son: la garantía de cierta continuidad, mayor tiempo de contratación, la instauración de categorías profesionales, así como formación previa, tanto práctica como teórica.

Seguridad

(Si son san seguros, ¿por qué no utilizan esos helicópteros los políticos de la junta en sus viajes oficiales?)

Las patruyas contra incendios solicitan inspectores independientes para revisar las aeronaves y que se renueven éstas en caso necesario. Además reclaman nuevos pertrechos y mejoras en los equipos de protección individual. Del mismo modo pretenden una mejora del seguro de accidentes y un control médico completo de los trabajadores durante al campaña debido a los riesgos que se corren: sobreesfuerzos, exposición a temperaturas extremas, inhalación de humos y lesiones de espalda y rodillas.

Económicas

Aumento del salario base, descanso proporcional a la jornada laboral realizada, plus de peligrosidad, nocturnidad y penosidad, así como días festivos remunerados como tales.

Otras reclamaciones

Dentro de otro tipo de reclamaciones figuran la mejora de las cinco bases de la provincia de León y la equiparación a otras comunidades y provincias como Andalucía o Castilla-La Mancha.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar