La muerte del faisán

29 ene 2012 0 comentarios

Na nuesa tierra chamamos «faisán» al urogallu, seya, al «Tetrao urogallus ave especialmente valiosa ya que presenta un fuerte dimorfi smu sexual, porque’l machu yía muitu más grande que la fema. El faisán yía una especie escasa, anque quedan entovía muitos nos val.les Palacios del Sil ya de L.laciana. Xunto al osu, outru iconu de la nuesa tierra, el faisán yía l’animal más apreciáu pola nuesa xente, porque tien unos rasgos diferentes, porque yía fuerte, porque namás puede matalu un cazador cuando canta namoráu de la fema, de la pita.

El faisán vive na profundidá más secreta de los nuesos montes, aveiráu especialmente nos xardones ya outros árboles tupos onde puede vivir, comer ya escondese del home.

Va yá un pouquín de tiempu que pasóu una cousa que chamóu nuesa atención: nunos montes cercanos a Palacios ya L.laciana unos encargaos de cuidar la fauna mtanon un faisán. Foi un error, enquivocu. En definitiva, nada pa nuesa matrona naturaleza, avezada al círculu bifronte de la vida ya muerte. Pero pa los que descendemos de muitas familias de cazadores, una muerte asina del faisán una muerte triste, mui triste.

Dende mui nenu sentí falar la maxa del faisán ya del sou valor incalculable. Foi siempres la pieza más valiosa del monte, el troféu más importante pa la complicada mente del cazador. Nos códigos secretos del grupu que persigue hasta matar al animal salvaxe, siempre’l faisán yía un rei invencible, hasta cuando muerre. Porque’l faisán tien un aquel especial, disfruta d’un exotismu poderosu ya inesplicable.

La forma del faisán nun correspuende a la nuesa tierra: el faisán nun yía de los nuesos. La sua voz metálica, el contraste de los sous colores, l’enigma de la sua vida secreta son los síntomas inequívocos pa mi, que soi un fabulador ya non un biólogu) de que’l faisán vien tierras orientales, de val.les asiáticos ya de cumes solitarias. Pero vieno a nós ya convertímoslu tesouru más importante de nós.

Una tribu africana conserva como tesouru máximu, del que namás falan en voz baxa, un ridículu abrecartas inglés, xunto a dous tambores.

Los homes del clan d’un archipiélagu oceánicu guardan como sacralizáu símbolu de sí mesmos el timón húmedu d’una nave holandesa cuantayá fundida.

En cuantas a nós, chegóu esti animal estrañu, de mirada fulminante, ya decidimos convertilu nel nuesu iconu, na esencia de nós. Ya namás la muerte brutal de la pólvora, festín de la banda de cazadores, persecución implacable na nueite, cona curuxa al fondu, paez un escenariu propiu pa que muerra’l faisán, esi ser magníficu.

Fuente: Roberto González para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar