La Solombra

29 ene 2012 0 comentarios

Taba na ponte sola, esperando pola túa presencia, taba escura y trémbole; naguando pol tou ciñu. El riéu ruxía como un diañu embaxo de min, las súas aguas xabaces continaban chegando a la final del sou traxeutu, imparables, domeñadas, soxulgadas pol vientu y la Hestoria. Y you siguía eillí quieta, sele, callada, esperando la túa compaña.

Suañaba que me querrías que me darías amor y tú namái das duelgu, dende que te conocí n’abriendo los güeyos, supie que tabas ehí continando xunta min la vida que yera de miéu. Llercia, glayaba la túa mirada, llercia, axorízate por que tou eiquí fou’l tou primer mensaxe; pero nun choréi nun yera pa facelu, yá que sabía que cualaquier choru, cualaquier llamentu, cualaquier llárima nun sería sinon un regalu innecesariu de desesperación pa cola vida.

Colos años llevantéime y tú siguístime, como lu que yeras, como una solombra negada pa la muerta y trancada pa la vida. Acompangásteme, xurdiendo cola lluz, morriendo cola nueite.

Lluitéi escontra de tou, lluitéi ensin dexare de suañare que cualaquier día un rellumu faríate desapaecere y si qu’asina estu nun asocediéu, namái siguisti al miéu llaú, produciendo risas, produciendo burllas, produciendo duelgu. Esu yes tú namái, esu; duelgu, tres duelgu.

Chegóu’l tiempo de la brá, y eiquí tou sentada na ponte, sola, terriblemente sola, pues tú yá chegasti, y meyor sería que más que viva tuvieras muerta; ou you.

Miro’l riéu, colas súas aguas puras pero non pola súa inocente nacencia sinon pola súa fuercia; baltiendo tou al sou pasu nun dexa nada suciu, la súa anima nun ta empuercada como la túa. Y entóncenes comprendo, namái hai una solución: la fuercia violenta que t’escachará de mi, que me purificará, decátaste de la mía idega, nin te mueves nin dices nada namái como siempres callada ensin pallabra ensin xuiciu, por que tú nun camientas nun xulgas, tas ehí.

Llánzome a la fría blancura del riéu, abrázolu, somólguiome y comulgo con él esperando la súa llibertá; yá nun te siento a la final llibre, ensin tí. Saco la tiesta buscando l’aire prometíu, la briesa d’un nuéu bautismu, pero tú siguis eilli, na ponte güeyándome impasiva xirándote al empar de mí, caminando por enriba de la ponte mientre que you sou emburriada so ella.

Cuido que sólo hai una solución. pecho los güeyos, naguo por nun te ver enxamás; rezo y pido la mía muerte pues cuando me sotierren tú yá nun tarás conmigu; porque eillí nun hai nada, absolutamente nada.

Agora abro los güeyos y tengo una nueva vista, lluz, una claridá encesa como un sol, que crucia tres unos barrotes y con duros güelpes pósanse na mía cara, y tú siguis eillí, de pía a esti llau de la puerta trancada con un pequeñu cristal, triunfante pero callada, quieta, y como siempres seirá.

Fuente: Enrique Pérez Moreno para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar