Las pedanías creen que su supresión es un intento de arrebatar su patrimonio

26 jul 2012 0 comentarios

La Crónica de León, 26/7/2012.- Los pueblos plantarán cara como ya hicieran siglos atrás con el Marquesado de Astorga.

Valdeviejas, Murias de Rechivaldo, Castrillo de los Polvazares y Santa Catalina de Somoza, las cuatro pedanías de Astorga, están dispuestas a dar la batalla si el anteproyecto de ley presentado por el Gobierno de España para racionalizar y hacer sostenible la administración local, suprime definitivamente las juntas vecinales.Los representantes de las pedanías entienden esta intromisión en este institución secular como un intento de “apañar lo que se pueda”, señaló el secretario de Murias, Amando Alonso.

Los pueblos de Astorga disponen de un vasto patrimonio cuyo hito más importante es el Monte de la Marquesa. No es la única propiedad -que además comparten con otras 14 juntas vecinales del voto de la Virgen del Castro-, pero sí es un ejemplo de hasta dónde pueden llegar los pueblos en defensa de su patrimonio.
Como destaca en un artículo publicado en la revista Argutorioel profesor del Instituto de Investigaciones Antropológicas de Castilla y León, Francisco Javier Rodríguez Pérez, “fueron ruidosos los pleitos” de los Procuradores de la Tierra “a propósito del aprovechamiento del monte llamado de la Marquesa”. Nada menos que llegaron a pleitear con los herederos del Marquesado de Astorga cuando les quisieron arrebatar las cerca de 2.000 hectáreas que se extienden por Castrillo de los Polvazares, Brazuelo y Rabanal del Camino, cedidas hace más de cinco siglos.
El intento de desposeer a los pueblos del monte donado por la propia marquesa de Astorga al santuario de Castrotierra, por parte de los descendientes, buscaba en el fondo “ahogar el poder de los procuradores y el respaldo popular proporcionado por la celebración de la procesión y romería”, señala el investigador, sin embargo el monte acabó en manos de los pueblos. Ahora son las 18 juntas vecinales las que gestionan los aprovechamientos de este patrimonio natural.
Ingresos de las pedanías
Una vez más, en las pedanías ven venir el trasfondo de la futura Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, “lo que les interesa es el patrimonio, los ingresos de los eólicos y todo lo que puedan coger. Lo que quieren es tocar las narices”, comenta indignado el presidente de la Junta Vecinal de Valdeviejas, Victorino Iglesias.
Las juntas vecinales de Astorga -sin contar Santa Catalina de Somoza- gestionan unos presupuestos anuales cercanos a los 45.000 euros. El presupuesto de Castrillo de los Polvazares para este año es de 22.492 euro, el de Murias de Rechivaldo de 16.340 y el de Valdeviejas, cercano a los 4.000 euros.
Actualmente los ingresos de las pedanías son en concepto de suministro de agua, aprovechamiento de los montes, fincas y pastos, además de rentas de bienes inmuebles.
Si el motivo de su supresión es el adelgazamiento administrativo y por tanto el ahorro en gastos, los datos publicados en el Boletín Oficial de la Provincia respecto al presupuesto para este año de Castrillo de los Polvazares, sus gastos reales administrativos serán de 500 euros en desplazamientos y otros 500 en profesionales independientes. En Murias los desembolsos en estos conceptos son parecidos, 600 en desplazamientos y 700 en profesionales. Como indica Victorino Iglesias, “económicamente somos de lo más barato”.


Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar