Llienda de Xuanín del Osu

29 ene 2012 0 comentarios

Yérase un matrimoniu de recién casaos que vivía ñu monte, cuidando’l fatu por ende p´arriba, pa la Fonte Pioyosa, xunto al Valdebuercu.

Un día, el maríu, que chamábase Xuan, hubo de baixare a La Baña, deixando sola a la muyere. Tenía de volvere pa la cena, pero pasóu’l tiempu, chegóu la ñueite y el maríu ¡qué ñun chegaba!. Hasta que yá mui tarde, cuando sólu andaban pol mundu la lluna p´arriba y los llobos p´abaixu, chamanun ña puorta; eilla corriéu a abrire asperando vere al sou Xuan pero ¡rediosla!, ñun yera’l maríu él que chamaba, siñon un osu grandísimu, l’osu que tenía atemorizadas a las xentes de tódolos puebros y aldeas d’aqueste llugare. Eilla corriéu asustada a ascuendese d’aqueilla fiera del diañi pero l’osu corriéu más, tomóula coñas suas manonas y llevóusela cautiva a la sua cueva onde fícieula la sou muyere, ¡cumu lu oyen!

Cuando yá emprecipiaba l’alboriada chegóu Xuan a la casa y al vere que eilla ñun taba dientru corriéu esesperáu por esos montes de Dious chamándola a gritos que partían l’alma. Pero ñon la encontrou enxamás y esesperáu el cuitadicu murriéu de pena al poucu tiempu.

Dende ñestoncias la muyere, que yera xoven y fresca cumu una rosina, tuviéu de vivire coñel osu, enchorando abichornada ñueite y día cumu una madalena.

Pasou’l tiempu y un día ñacieu-ye un fiyu al que-ye puso’l ñome de Xuan, en memoria del sou padre. Yera un rapacín preciosu, pero con una fuercia… ¡ai, madre, qué fuerzota tenía la criatura! Y coña sua madre y l’osu que los tenía acautivaos, vivíu Xuanín, medrando y faciéndose cada vez más grandón y más fuertón.

Un día, que yera fiesta de La Baña y l’osu había salido a cazare, la muyere sintíu ganas de baixare al beille del puebru y ñin corta ñin perezousa dixíu-ye a Xuanín: “¡Ai, mieu rapá, se pudiéremos emburriare la llouxa y llibranos d’aqueste aveseu…!” Ñestoncias Xuanín dixíu-ye que esu facíalu él coña deda pequerrina y ¡dito y feito!.

Pouco dempués la madre y el fiyu cheganun a La Baña y presentánunse ñu beille. ¡Ñaide podía creyere ñaquel milagru!.

Cuando’l osu volviéu a la sua cueva y viéula vacía emprecipióu a ruxire; dicían que los sous ruxios sintiénunse en mueitas lleguas ña rodiada.

Esesperáu rompiéu la llouxa que facía de puorta y corriéu llueu hasta La Baña en busca de la muyere y el rapacicu, pero los homes del puebru yá taban apreparaos con grandes palos y picos y ferramientas y cuandu’l osu chegou y viéu aqueillo, asustóuse y afuyóu espantáu carambillándose. Ñaide volvíu a velu enxamás de los enxamases pola Pioyosa, el Valdebuercu ñin por ñenguna parte.

Xuanín y la sua madre quedánun en La Baña. Eilla ñunca casóuse, la probina, pero vivíu curiada y protexida por “Xuanín del Osu”, qu’asína yera cumu chamaban-ye las xentes. Y por dalgo debía sere, creo you, porque’l mozu escontra más años tenía, asemeyábase más a un osu y gustaba-ye más triscare por esos montes ñas ñueites de lluna grande; Hasta dicíase qu’a escondidiellas alcontrábase coñel osu qu’encautivou a la sua madre cuando yera recién casada, pero eso, si yía verdá ou ñon… ¡vaide tú a sabere!

Fuente: Xepe Valle Carrera para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar