Lo que cayó en saco roto

12 ago 2006 0 comentarios

¿Qué fue del premio poético Provincia? ¿Y del galardón Padre Sarmiento al fomento de la cultura leonesa, que sólo se convocó una vez? ¿Y los «Breviarios»? ¿Y «Tierras de León»?
En unos casos se trata de iniciativas ya consagradas, verdaderos clásicos de la cotidianeidad leonesa, citas ineludibles del calendario cultural hasta hace unos pocos años. En otros eran brillantes ideas, proyectos que partían con pie firme y además, avalados por las instituciones. Pero en ambos casos ha sucedido lo mismo. No están. Y, aunque alguien pueda pensar lo contrario, hay leoneses que sí los echan de menos.

En el primer caso podemos citar la Bienal Provincia de León: una verdadera institución en cuanto a galardones poéticos se refiere, uno de los más veteranos. Fue fundado por Antonio Gamoneda hace más de cuatro décadas y en su día lo ganaron autores de tanto peso como Victoriano Crémer, Antonio Colinas, Julio Llamazares, Gaspar Moisés Gómez, Luis Miguel Rabanal o Silvia Zayas. Sin embargo, el anterior director del Instituto Leonés de Cultura, Alfonso Ordóñez (hoy concejal de Cultura) no la convocó cuando tomó posesión de aquel cargo y tampoco la ha vuelto a convocar el actual director, Wenceslao Á. Oblanca. Obras clásicas, colecciones que arrastran un bagaje de conocimientos sobre León diverso y multiforme, referencias ineludibles para investigadores y profesores… son dos colecciones de la Diputación, también gestionadas a través del Instituto Leonés de Cultura, que desde hace tiempo parecen haber desaparecido del mapa: son los famosos Breviarios de la calle del Pez y la revista de investigación Tierras de León . El pasado 6 de febrero, Álvarez Oblanca comentaba que la revista había sufrido «un parón, pero va a salir ya mismo un nuevo número, y en cuanto a los Breviarios lo mismo, estamos trabajando sobre dos obras, una de Félix Pacho y otra, el clásico de Martín Galindo sobre el León del siglo XVII». Lo cierto es que en el caso de la revista, el último número, uno doble, salió hace más de un año; de ambas colecciones aún no se sabe nada.

En el segundo grupo de proyectos, las buenas ideas sin continuidad, hay que citar en primer lugar el Premio al Fomento de la Cultura Leonesa, que en su primera y única edición recayó en el grupo de folclore y cultura tradicional Tenada. El galardón había sido creado por el entonces director del Instituto Leonés de Cultura, Alfonso García (en el 2003) y años después el mismo colectivo manifestaba su malestar por la no continuidad del premio. También había sido García quien creara una serie de libros de gran interés: Memoria de la palabra , en la que el objetivo era rescatar textos novelísticos desconocidos, agotados o perdidos, que sobre todo supusieran un acercamiento «a las maneras de ser, sentir y estar en las diferentes comarcas leonesas», según se informó entonces. Tan sólo salieron tres números: el curiosísimo Vendimiario (1928), ambientada en La Bañeza, obra de Menas Alonso Llamas; la novela costumbrista de la Montaña Oriental Susarón , de José María Goy (1945); y Pulchra Leonina , de José González (1913), donde el gran protagonista es el principal templo leonés.

Una vez que Alfonso García abandonó el cargo, la serie también fue abandonada, a pesar de que aún había «en cartera» otros interesantes textos regionales leoneses. Por último, otras actividades que tampoco se han convocado han sido las Ayudas a la Creación Joven y el Premio de Novela Corta «Tierras de León».

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar