Los libros de texto impiden que los niños leoneses conozcan su historia

10 oct 2006 1 comentario

ablan de la comunidad en época de los romanos y cometen además varios errores geográficos
Ninguno menciona el hecho de que Castilla y León tiene 23 años de existencia o que León sea una región
Estudian el «pacto federal castellano» y ensalzan el papel de Valladolid«Los romanos construyeron la primera red de calzadas de Castilla y León» (1º ESO, Anaya). No es una frase sacada de un compendio de disparates escolares, sino parte de los contenidos que los niños leoneses han de estudiar durante el presente curso lectivo. Una atenta lectura al material de Geografía e Historia empleado en los colegios revela cómo la gran mayoría de los libros de texto oculta el hecho de que León constituyó un territorio con personalidad administrativa diferenciada desde el siglo X y hasta hace tan sólo 23 años.

El afán por «fijar» en la mente de los escolares las fronteras de la actual división autonómica ha llevado a los autores de estos libros a retrotraer la historia de una comunidad nacida en 1983 nada menos que hasta la época prehistórica. Y así, abundan los títulos y epígrafes del tipo: «La prehistoria en Castilla y León» o «Los pueblos prerromanos en Castilla y León». En época romana, entre otras aserciones, se asegura que la presencia «de los romanos en Castilla y León provocó la incorporación de este territorio a la civilización (…). Los dos ejemplos castellanoleoneses más relevantes fueron el de Astúrica Augusta (Astorga) y Legio (León)» (Anaya, 1º ESO). Nada se dice de las guerras astures y de la batalla de Lancia.

Por los siglos de los siglos

El escolar también recibe informaciones como «los germanos se asentaron en nuestra comunidad durante el Imperio Romano» (Santillana, 2º ESO) o «la llegada de los musulmanes a la Península provocó un profundo cambio en Castilla y León» (Anaya, 2º ESO).

La época de la Reconquista se ilustra de esta manera: «La resistencia cristiana nació al Norte de Castilla y León, en Asturias» (Santillana, 2º ESO). Y la historia del Reino de León se despacha así: «Su hijo (de Alfonso III) García I (911-914) estableció la capital del reino en León: nació así el reino astur-leonés» (Santillana, 2º ESO). Y esto en el mejor de los casos, pues otros volúmenes pasan directamente de Alfonso I de Asturias a Fernando I «de Castilla y León».

En realidad este rey se intitulaba sobre todo como rey de León; mientras que sus sucesores se hacían llamar «rey de León y Toledo», o «Emperador de Hispania», añadiendo a veces una enumeración con todos los territorios bajo su dominio (Galicia, Castilla, Nájera, Almería…) por lo que es un error considerarlos como reyes «de Castilla» o «de Castilla y León», como ocurre en estos libros. Así, podemos leer textualmente lo siguiente: «Alfonso VI de Castilla conquistó Toledo» (Anaya, 2º ESO).

Los textos omiten por sistema que León y Castilla eran dos reinos distintos que, junto a otros, formaban una corona. Precisamente por ser distintos, León siempre constituyó un territorio diferenciado (bajo los nombres de Reino, Adelantamiento, Región Leonesa, etc.), tal y como se puede apreciar en cualquier mapa anterior a la Transición.

Los libros hablan varias veces de «Castilla» refiriéndose a la actual comunidad, y seleccionan la información para dar la impresión de que lo que hoy es Castilla y León (término que se repite de manera incesante, al igual que «región») ha existido desde antiguo. Pero es que además pueden leerse gravísimos errores geográficos como que «los Montes de León separan nuestra comunidad de Galicia» (Anaya, 2º ciclo de Primaria).

«Los pueblos germanos se establecieron en diversas zonas rurales castellanoleonesas»

«Durante el reinado de Alfonso III (866-910), tanto los astures como los condes de Castilla consolidaron de forma definitiva la frontera con Al Andalus en el Duero»

«Los Montes de León separan nuestra comunidad de Galicia»

«Decimos que somos castellano-leoneses o castellano-leonesas porque vivimos en la comunidad de Castilla y León»

Uno de los contenidos que más pueden sorprender a los lectores adultos que se acerquen a los libros de texto de las asignaturas de Geografía e Historia en Primaria y Secundaria es el del regionalismo. Por un lado se ofrece información sobre el pacto federal castellano (Santillana, 4º ESO), un manifiesto regionalista castellano y republicano que se firmó en Valladolid en 1869, pero, por otro, se obvia cualquier dato que hable de los movimientos leonesistas, tanto políticos como culturales.

Y así, un ejercicio del libro arriba indicado insta al alumno a lo siguiente: «Busca información sobre los orígenes del sentimiento regionalista castellano en el siglo XX». Y en la monografía sobre Castilla y León de 4º de ESO de la editorial Oxford, se explica el proceso autonómico de esta manera: «No había duda con Castilla la Vieja, pero también se hablaba de incluir a Santander y Logroño (…). También hubo grupos que defendían otras propuestas individualistas o separatistas». La pregunta es: ¿Por qué no se menciona a León? Y, si es que se refiere al leonesismo la última frase, por qué calificarlo de separatismo si entonces León y Castilla aún no estaban unidas? Además, llama la atención lo mucho que se menciona la ciudad de Valladolid, dejando bien claro que es la «capital de la comunidad» (Anaya, 2º de Primaria).

1 Comentarios

  1. Invitado, el 10/10/2006 a las 16:58:33 , #289

    Si son unos mentirosos y unos fascistas….
    En el libro de segundo de Bachiller de Historia de Oxford, a nuestro magno Reino de Llion se le llama reino de Castilla-Leon.
    Flipa….y que estos no esten en la carcel
    FIYUS DE XASTRA
    PUXA LLION LLIBRE

    Responder

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar