“No puede ser que alguien lleve una consejería para estar maleducando a nuestros hijos”

29 oct 2006 0 comentarios

Entrevista a Agustín Suárez
DNI
Nacido: En León capital, en el año 1953.
Cargo actual: Presidente de Promonumenta.
Trayectoria: Agustín Suárez llegó a la presidencia de la asociación más activa en defensa del patrimonio leonés por amor a su tierra. Es médico de profesión. Cirujano general y del aparato digestivo. Ejerce en el Sacyl y además también trabaja en la sanidad privada. Fue concejal del PSOE en los inicios de la democracia, con el desaparecido Pérez de Lera.
Situación: Es consciente de que hablar tan claro le puede costar algún disgusto. Fue político, pero no quiere volver a serlo. Sus respuestas también son preguntas a modo de denuncias: ¿Cómo es posible…? Agustín Suárez es la voz del patrimonio. Ahora también ha recogido la bandera de la Historia de León. Esta semana la asociación que preside, Promonumenta, ha acudido al Procurador del Común para denunciar los libros de texto de la Junta. Agustín Suárez habla con pasión. Y muy claro. Al pan, pan, y al vino, vino, como dice el refrán leonés.
P.— ¿Se modificarán los libros de texto después de toda esta polémica?

R.— Espero que se modifiquen porque espero que, esta vez, esto le cueste a alguien más que un disgusto. No es posible que la gente esté cobrando sueldos buenísimos por hacer las cosas así de mal. No se puede estar cobrando un sueldo por no hacer nada. No puede ser que alguien lleve la Consejería de Educación para estar maleducado a nuestros hijos. No es correcto que alguien a quien se entrega el futuro, el conocimiento de nuestros hijos, se base en que los romanos llegaron a Castilla y León, saludaron a Juan Vicente Herrera y se salieron por el puerto de Pinos donde les detuvo la Policía Local de Mieres. Lo que cuenta esta gente de los romanos es eso, y eso es totalmente absurdo.

P.— Directamente: ¿tendría que dimitir el consejero de Educación?

R.— Debería pensárselo muy mucho para qué sirve ser consejero de un sitio donde no se sabe ni siquiera que la capital de esta mal llamada Comunidad no existe y no es Valladolid. Y si un consejero de Educación no sabe eso y deja que nuestros hijos tampoco lo sepan, no sé ni qué está educando ni a qué estamos jugando ni, desde luego, para qué está, máxime cuando existen unos comités de expertos que supervisan los libros de texto. Pero no sé tampoco qué supervisan.

P.— ¿Entonces la culpa será también de los supervisores?

R.— Es que los pone la Junta. Y han dicho que lo van a corregir. Llevamos con esto desde el año 1996, queja va y queja viene. Diez años que nos deben tener muy tranquilos a los leoneses, porque nuestra Historia no se va a perder porque esta gente nos la quiera ocultar. Sigue estando ahí. Nuestra Historia es importante en Europa y en todo el mundo. Cuando se habla del Reino de León en la Sorbona, en Cambrige… saben de qué están hablando. En León, según la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla, que no Junta de León, no saben de qué estamos hablando.

P.— También hay leoneses que han participado en esos libros de texto.

R.— Curiosamente, cuando se ve la composición de la comisión de expertos, no hay ninguno.

P.— Pero sí entre los que han redactado los libros.

R.— La comisión de expertos, en teoría, es quien tiene que determinar y decir que está bien y qué esta mal. Es un grupo de geólogos y de historiadores, entre ellos don Julio Valdeón, que cobra por todo lo que hace para la Junta y se supone que algo sabrá del tema. Una de dos, o devuelven el sueldo indebidamente cobrado porque no saben, o lo devuelven porque no lo han revisado.

P.— ¿Qué fin persigue esa interpretación perversa, en su opinión, de la Historia de León?

R.— A la gente se la lleva al olvido. La gente se deprime, la gente se le baja la moral, la gente no sale adelante, busca otros horizontes, se marcha. Y es cuando no tiene esperanza. Y la gente que no tiene un lugar de apoyo, que no sabe de dónde viene ni por qué está aquí, es fácil que no sepa ni dónde va ni por qué la llevan. Tienen que darse cuenta de una cosa: los leoneses nunca nos ha gustado que nos traten de esta manera. Tardaremos más o menos, lo que sí les aseguro es que los leoneses, cuando sea, van a dar un puñetazo encima de la mesa. Tenemos muchísima educación, la educación que conlleva el ser un Reino puntero en Europa durante siglos, o el haber cambiado el poder en Roma cuando nadie lo hizo. Se hizo desde León. El ser importantes para el mundo desde hace millones de años. Cuando la gente quiere saber cómo era el mundo en el Cámbrico, en el Devónico y en el Carbonífero se fijan en León. No vienen a Castilla y León, vienen a la provincia de León porque el resto de esta mal llamada comunidad prácticamente no tiene nada que ofrecer. El más antiguo fósil de tiburón que existe lleva el nombre de León porque se encontró aquí. Algo que es importante para el mundo desde hace 400 millones de años una cosa que sólo lleva 23 le aseguro que no nos va a incordiar tanto como ellos piensan. Están cobrando por entregar cultura, no por entregar mentiras.

P.— ¿La culpa de todo la tiene Castilla?

R.— La tiene, para empezar, quien está haciendo la cosa, que es una Junta que tiene una única obsesión, y es el pensamiento único. En este sentido, se diferencian poco de otros nacionalismos excluyentes que existen en esta España de todos, que siempre ha sido plural y afectuosa con todos. Excluyen ninguneando al de enfrente, insultándolo, faltando al respeto. Nunca, de ninguna manera, propondré la quema o el desaire a la bandera de Castilla y León. Por una razón sencilla: porque llevan el león. Ellos, si pudieran, quitarían el león de su bandera.

P.— ¿Es una cuestión de territorios o estamos hablando de política?

R.— Es una cuestión de que hay creada una cosa. A los políticos nuestros les cuesta un trabajo tremendo reconocer la equivocación. Se han equivocado radicalmente. No es posible que León estuviera hace 23 años en el puesto 22 de las provincias españolas en cuanto a riqueza y hoy seamos la última del país en creación de empleo y estemos la antepenúltima en creación de PIB.

P.— Su discurso alguien lo puede interpretar a la vista de lo que dice como un ataque exclusivamente contra el Partido Popular.

R.— No, no. El problema es de todos los partidos. Nos da igual. Aquí nos han prometido Biomédica y nos prometen el Inteco. Aquí nos prometieron la escuela de pilotos y nos prometen el Ciemat. Aquí todos prometen y nadie da. Decía Pancho Villa que prometer no mata, dar es lo que aniquila. Aquí todos son del género de Pancho Villa, porque ninguno da y todos prometen. Cómo es posible el tema del Inteco. Han reconocido que la cifra que han dado es escasa, pero dicen que para el año que viene darán 22 millones. Hombre, hay que dar todo a la vez. 22 más cinco. Dé 27. Pero no, prometen 22 y dan cinco.

P.— ¿Los leoneses serán culpables también de toda esta situación?

R.— La gente no es consciente. Piensan que es diferente el que promete allí y el que aquí no lo da.

P.— Promonumenta da un paso más al frente con esta polémica de los libros.

R.— La Historia es el patrimonio, y lo que tenemos es nuestra Historia. Estoy encantado de con quién empecé a trabajar, con don José Eguiagaray. Estoy encantado de contarlo. Mucha gente, no. Me fastidiaría que me ningunearan, que no dijeran que estuve con Eguiagaray, que empecé en el hospital de la Regla con 20 años… Si no contara lo que he sido, ¿qué te queda? No te queda nada. Lo primero es nuestra propia historia. Hemos dado origen a muchas cosas, para empezar al Reino de Portugal, al Reino de Castilla…, somos la cuarta parte del escudo de España. Tenemos que estar orgullosos. Somos tremendamente importantes.

P.— De todo lo que se ha publicado en los libros de texto, en su opinión, ¿qué sería lo más sangrante?

R.— Todo es sangrante. Hasta en cosas tan sumamente singulares como los liberales del Reino de León frente a las ‘carlistadas’ que hubo en el resto del Norte de España, sobre todo lo que era Castilla la Vieja. Permanecimos en la legalidad democrática en contra de la vuelta al pasado, y eso en la Historia que cuenta esta gente se dice que toda Castilla y León fue muy proclive al carlismo salvo tres provincias: León, Zamora y Salamanca. Pero bueno, qué burrada es ésa.

P.— ¿Y estas cosas las entienden chavales de 12 años?

R.— Deberían. Deberían saber que hemos dado origen al Reino de España. León entregó legitimidad histórica a España. Hasta Carlos I lo dijo. ¿Es que el consejero de Cultura es más que Carlos I?

P.— No es el tema de esta entrevista, pero en el debate de la enmienda a la totalidad de la UPL al nuevo Estatuto se insistió por parte de PP y PSOE en mirar más al futuro común de Castilla y León que al pasado.

R.— Uno puede estar con quien quiera. León tuvo relaciones con Francia, con los condados de Aragón y Cataluña, que fueron vasallos del Reino de León y del rey de León. Se puede tener relación y ser totalmente distinto. No tiene nada que ver. Lo absurdo es pretender realizar una unión forzada hasta extremo tal de que se base en que una parte olvide quien es y que la otra imponga lo que ha sido. Es absurdo. O hay respeto, o nunca puede haber una unión. La unión de una pareja es porque ambos se respetan. Cuando se pierde el respeto en la pareja, se acabó la unión. Y no hay respeto cuando una parte de la pareja nos está llamando continuamente cualquier cosa menos como bonitos.

P.— ¿La solución es el divorcio?

R.— A mí me parece una solución inteligente. Hoy en día la adoptan muchas parejas.

P.— ¿Pero parece imposible?

R.— No, no tiene porqué. Si se han separado hasta países y no ha pasado nada. Lo que no puede ser es que el agua se genere aquí y se gaste allí, que la electricidad se genere aquí y se gaste allí, que los jóvenes se formen aquí y tengan que irse a trabajar allí. No puede ser que hace 23 años estuviésemos como estábamos y hoy estemos como estamos. Bienvenida sea la ley del divorcio.

P.— ¿De todo esto que dice habría que poner algo también en los libros de texto?

R.— Que Colón llegó a América no es política, es un hecho real. Lo que es una auténtica barbaridad es decir que Italia descubrió Cuba, porque ni existía Cuba ni Italia. Lo que se tiene que hacer es contar las cosas de verdad. Tenemos una Historia bonita e interesante. Si se mira la que cuentan los libros de texto se cargan hasta el Reino de Navarra. Como la monarquía de León es monarquía Navarra a partir del año 1035, no existe. Es que es un empeño absurdo.

P.—A la vista de lo que dice, ¿estamos en el peor momento de la Historia de León?

R.— Estamos en un momento malo, porque deberíamos vivir mejor. Si el agua que se genera aquí no tuviera que dar la vuelta por la provincia de Palencia para llegar a Boecillo y Valladolid sería mucho más barato poner empresas aquí. ¿Por qué razón en Boecillo tiene que haber 106 empresas y el parque tecnológico de León seis?

P.— ¿Se plantean ir a los colegios para explicar la verdadera historia?

R.— Hay gente que está cobrado un sueldo, que ha hecho unas oposiciones y lo propio es que lo hagan ellos. Lo que no vale es que gente que también está cobrando un sueldo, la inspección, los supervisores, los consejeros, que cobran unos sueldos extraordinarios, los directores generales, que cobran unos sueldos auténticamente abracadabrantes, no cumplan con su obligación. El sueldo no se les entrega por ser director, sino por hacer labores de dirección. Al inspector, por realizar labores de inspección. Al docente, por enseñar. Aquí estamos acostumbrados a que la gente cobre por el hecho de ser, no de realizar la función que conlleva. Aquí el director, no dirige, el consejero, no aconseja… Es alucinante.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar