Preámbulo del nuevo Estaputo

20 jul 2006 2 comentarios

«La Comunidad Autónoma de Castilla y León surge de la moderna unión de los territorios históricos que componían y dieron nombre a las antiguas coronas de León y CastillaHace mil cien años se constituyó el Reino de León, del cual se desgajaron en calidad de reinos a lo largo del siglo XI los de Castilla y Galicia, y, en 1143, el de Portugal. Durante estas dos centurias los monarcas que ostentaron el gobierno de estas tierras alcanzaron la dignidad de emperadores, tal como atestiguan las intitulaciones de Alfonso VI y Alfonso VII.

El proceso de colonización del Valle del Duero durante los siglos IX y X, y el desarrollo de la vida urbana a lo largo del Camino de Santiago y la Vía de la Plata en este mismo tiempo, constituyeron hechos históricos que definen nuestra configuración geográfica, cultural y social.

En el momento de su unión definitiva con la corona de Castilla, en 1230, la corona de León se componía de los territorios de León, Asturias, Galicia y Extremadura. Por su parte, la de Castilla englobaba a la Vieja Castilla histórica y a las actuales comunidades de Madrid y Castilla-La Mancha.

Juntos, Castilla y León, se embarcaron en empresas comunes de trascendencia universal, como el descubrimiento de América en el año 1492.

Castilla y León han ofrecido a Europa un ejemplo de respeto, de convivencia, de diálogo en la diversidad y de interculturalidad a lo largo de sus siglos de vida, afianzados a menudo en los Fueros leoneses y en las costumbres y «fazañas» castellanas, que regularon sus derechos desde el siglo IX, y en una defensa de la libertad, el pluralismo, la justicia y la paz, que se concretó en diversos momentos, como en 1188, cuando se celebraron en León las primeras Cortes de la historia de Europa en las que se documenta la participación de los ciudadanos, creando un precedente que hoy en esencia sobrevive a través de las actuales Cortes autonómica.

Castilla y León es una Comunidad rica en territorios y gentes, Comunidad configurada por castellanos y leoneses; respetuosa con la pluralidad que la integra y defensora de la convivencia, que la enriquece desde su mismo nacimiento.

Comunidad histórica y cultural reconocida, Castilla y León ha forjado un espacio de encuentro, de diálogo y de respeto entre las realidades que la conforman y definen. Su personalidad, afianzada sobre valores universales, ha contribuido de modo decisivo a lo largo de los siglos a la formación de España como Nación y ha sido un importante nexo de unión entre Europa y América.

Su autogobierno se fundamenta en la Constitución de 1978, así como en los derechos que, en el marco de ésta, amparan a los territorios dentro de España y la Unión Europea.

El Estatuto de Autonomía de Castilla y León, promulgado por Ley Orgánica 4/1983, de 25 de febrero, fue fruto del consenso de las principales fuerzas políticas castellanas y leonesas y supuso el establecimiento de un sistema de autogobierno que hacía uso del derecho a la autonomía que reconoce la Constitución Española. Desde su aprobación ha sido un instrumento útil para el desarrollo del autogobierno de la Comunidad.

Aún así, ha sido reformado en dos ocasiones anteriores. La primera, en 1994, consistió básicamente en un incremento significativo de competencias para la Comunidad. La segunda se produjo en 1999 y además de ampliar el nivel competencial de Castilla y León, supuso la creación o inclusión en el Estatuto de una serie de instituciones propias.

Estas reformas han sabido adaptar el Estatuto a las nuevas y cambiantes realidades, al tiempo que han servido de cauce a la ampliación del marco competencial e institucional, equiparando a nuestra Comunidad con las demás nacionalidades y regiones de España en cuanto al grado y a la calidad de su autonomía política.

Tanto la aprobación inicial del Estatuto, como sus posteriores reformas, han contado con el respaldo de un amplísimo consenso político. Este rasgo es el que permite afirmar que el Estatuto es la norma fundamental en la que tienen cabida todos los ciudadanos de Castilla y León. Y ha sido un instrumento de innegable progreso para los leoneses y los castellanos, demostrando así su validad y efectividad.

Pero es el momento de plantear una nueva reforma tan oportuna como necesaria. Oportuna porque permite profundizar en el proyecto de Comunidad, aprovechando todas las potencialidades de Castilla y León, y adaptarse a las nuevas realidades de una sociedad dinámica y cambiante, diferente a la del año 1983.

Necesaria, porque el marco normativo que resulta de la reforma debe situar a la Comunidad en las mejores condiciones para afrontar con garantías los retos de un tiempo nuevo, definido por los profundos cambios geopolíticos, sociales, económicos, culturales y tecnológicos ocurridos en el mundo, y por la posición de España en el contexto internacional.

A través de la presente reforma, el Estatuto de Autonomía asume la experiencia institucional acumulada desde la creación de la Comunidad Autónoma y la pone al servicio de las personas. El Título I, de nueva factura, incluye un catálogo de derechos de los castellanos y leoneses y define los principales objetivos de la acción política de la Comunidad, dando cuerpo jurídico a la idea de un Estatuto de Autonomía que se define no sólo como norma institucional básica, sino también como garante de los derechos y del bienestar de los ciudadanos.

El Estatuto incorpora también disposiciones dirigidas a mejorar el funcionamiento institucional y a profundizar la autonomía política de Castilla y León dentro del marco constitucional. El Título II regula de forma más completa los mecanismos básicos del régimen parlamentario e incorpora un nuevo capítulo, consagrado al Poder Judicial en la Comunidad.

El nuevo Título III recoge la organización territorial, ofreciendo un marco general para el desarrollo de la autonomía de los entes locales. En este sentido, el Estatuto reconoce la pluralidad y singularidad de sus territorios, entre los que se encuentran realidades como la Comarca del Bierzo con una prolongada trayectoria institucional. El Título IV, también de nueva incorporación, regula con mayor precisión las relaciones de cooperación con el Estado y las demás comunidades autónomas, presididas por los principios de solidaridad y lealtad institucional, y sitúa a la Comunidad en Europa y en el mundo. El Título V adapta el nivel competencial de la Comunidad hasta el máximo desarrollo, ampliándolo y consolidándolo, perfilando con precisión algunas de las materias más sensibles, como la educación, la sanidad, la seguridad o la gestión del agua. El Título VI recoge las normas básicas dirigidas a posibilitar que la Comunidad disponga de los recursos suficientes para garantizar que los castellanos y leoneses reciban unos servicios públicos equiparables a los del conjunto del Estado. Por último, el Título VII formula el procedimiento de reforma del Estatuto como el acuerdo de dos voluntades representadas, respectivamente, en las Cortes de Castilla y León y en las Cortes Generales.

En definitiva, el presente Estatuto pone en manos de los ciudadanos y de las instituciones de Castilla y León los instrumentos precisos para que el progreso social, cultural y económico de la Comunidad siga haciéndose realidad en los años venideros.

Por todo ello, el pueblo de Castilla y León, representado en sus Cortes, ha propuesto, y las Cortes Generales han aprobado el presente Estatuto de Autonomía de Castilla y León».

2 Comentarios

  1. benaventanu, el 20/07/2006 a las 14:35:27 , #229

    Estaputo, jajaja, no se si lo has hecho a propósito o ha sido una errata al escribir, pero te ha quedado fenómeno.
    Y es que no hay mejor forma de definir a este nuevo preámbulo, con más mentiras y con una historia tergiversada como les interesa a estos politicuchos de la meseta Norte.
    Si en el 83 ya no os hicieron una cagada, ahora es mucho peor.

    Villuis, no es mala idea esa de un referéndum, pero ya sabes que eso nunca lo harán. Sólo convocan referéndumes si saben que los van a ganar.
    Nosotros seguiremos luchando, el leonesismo es un movimiento en auge, cada vez somos más, no nos callarán!!

    PUXA PAÍS PAÍS LLÏONÉS LLÏBRE!!!
    PUR UN ESTATUTU PAL REINU DE LLÏÓN!!!

    Responder
  2. VILLUIS, el 20/07/2006 a las 10:00:11 , #228

    ¿y esto es todo?
    Según parece este nuevo preámbulo va a colmar todas las aspiraciones del pueblo leonés. Como vemos mucha historia (además falseada) y nada para el futuro: nada de competencias ni poder político, ni reconocimeinto de las dos regiones actuales. Según parece el pueblo leonés solo tiene derecho a mirar para atrás, pero no a continuar en el futuro la labor iniciada con su espléndido pasado.
    ¿para qué tanto reconocimiento si soló nos dejan ser en la actualidad tres provincias de un ente artificial?

    Espero que lo sometan a referendum (aquí no es obligatorio), para que vean cuanto apoyo tendrán entre nosotros.

    Responder

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar