Quien resiste, gana

29 ene 2012 0 comentarios

Quisiera erixivos un fortín u la vida nun vos mancara. U la esistencia fuera xaleya rïal y la felicidá, esi imposible necesariu, visitáravos a diariu ensín previu avisu. Onde una Kawasaki nun osara descabalgavos treidoramente y con criminal intención. Quisiera alzavos un baluarte u?l catre sedientu d?un hospital nun atinara a bebese l?hálitu vital d?un cuerpu escacháu. U?l dolor nun pretenda ser un collaciu fiel. U l?angustia tampoucu s?interponga comu un muru ente dous xardines. Dígulu eiquí, na heredá cepedana de los amacos, fronte a los vestixos embebíos d?Oliegos pol pantanu de Villameca, ún de los llares de la mia estirpe.

A los vieyos suel-ys esperare la muerte a la puerta la sua cá; a los qu?entá nun lu somos, acéchanos emboscada sobru dous ruedas na prieta breya de cualquier miserable carreteira ou una ambulancia con sirena yerma y estridente. Dempués del sangre, lu más presonal que puede dare l?home ye una llárima de despidida. Nesi precisu intre ye cuandu pescancias la nada de tolas cousas; peru vós, muchachos, inda nun tais n?edá nin en situación d’achusmialu.

El destín nun ye au vas, sinón u finas. Salvéi pol cascu, el mieu dious con contratu temporal por fin d?obra. Las onipresencias d?Oliegos y del Cuetu saben que mientras surcaba l?aire caminín del pavimentu homicida, acudistis conas manos chenas d?esta tierra a la mia mente; nun me podía esfumare d?escena col coral desiertu por falta d?esistencias.

Vivire llonxe del tou sangre ye un tributu sanginariu; vivire con escasu raigañu, poru, ye andare desabrigáu pol cosmos. El destierru ye un cruel aliáu. Por esu quisiera construyivos un paraísu amuralláu, cuan dique d?embalse rexicida, u pasaran de llargu los sinsabores y las calendas.

Toos llevamos dientru unas vidas que gastare; lluéu toúcanos por sorteyu una ou outra. Las de vuesu tan entá poucu percorridas y son tan fráxiles, tan vulnerables? Tenéis de sabere qu?en rïalidá lu qu?importa nun ye ser el más fuerte, sinón el sobruviviente. ?Quien resiste, gana?, sentencióu?l Nobel enantes de durmire?l suañu eternu baixu un árbol galaicu del campusantu padronés d?Iria Flavia. El sosiegu del Oliegos irredutible evidéncialu.

Fuente: Ricardu Magaz para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar