Salamanca será el gran referente de energías no contaminantes

28 feb 2006 0 comentarios

El Gobierno tiene puestos sus ojos en Salamanca para convertir esta provincia en una de las que lideren en los próximos años el desarrollo tecnológico y la propia producción de las llamadas energías limpias o renovables.

Así, en varios ministerios, fundamentalmente y aunque no en exclusiva en el de Medio Ambiente, se trabaja en diversos proyectos para Salamanca relacionados con fuentes de energía solar, eólica y de aprovechamiento de recursos y desperdicios forestales (biomasa), sin olvidar la hidroeléctrica, aunque ya esté más implantada en la provincia. Esta iniciativa para hacer de Salamanca una provincia estrella en energías distintas a las tradicionales está impulsada por el gabinete del ministro salmantino de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, quien participa activamente en la puesta en marcha de varios proyectos relacionados con el medio ambiente en distintas localidades salmantinas.


Así, es precisamente la energía solar una de las que más proyección de futuro tiene, sobre todo con la previsión que hay en el Ejecutivo central de aprobar una serie de leyes que potencien el uso de la misma. Un ejemplo de las citadas normativas, que verán la luz a corto plazo, es la obligación para las nuevas construcciones de contar con un dispositivo que aproveche parcial o totalmente la energía solar, con el objetivo de que el propio inmueble se autosuministre. En la actualidad, ya existe la posibilidad, amparada por ley, de que las distribuidoras de energía adquieran la energía sobrante que sea producida por placas solares, tanto en empresas como en domicilios particulares. Esta fórmula está siendo aprovechada por numerosas personas, autónomos y compañías de distinto tipo, para dar salida al excedente energético obtenido por medio de instalaciones destinadas a la producción de energía solar. Por supuesto, la calidad y cantidad de horas de sol en Salamanca es una base perfecta para la potenciación de esta energía limpia y con grandes perspectivas. Ademas, ya está sobre la mesa un proyecto que va más allá del citado aprovechamiento de este tipo de energía. Se trata de la puesta en marcha de una empresa destinada a la producción de placas y otros dispositivos solares. La citada empresa estará ubicada en la provincia de Salamanca, contará con el apoyo de capital charro y también con el visto bueno del propio Gobierno central.


No hay que olvidar que los llamados Fondos de Cohesión, de los que se repartirán 900 millones en las provincias del oeste de Castilla y León, según el acuerdo entre los presidentes Zapatero y Herrera, estarán destinados casi en su totalidad a infraestructuras y a proyectos que estén relacionados con el medio ambiente y su cuidado. Es por ello que la promoción de las energías limpias encaja perfectamente en este apartado, por lo que las subvenciones europeas podrán llegar también así a Salamanca.


¿Cómo producir de forma limpia?


BIOMASA


Desde hace pocos años se conoce como biomasa energética al conjunto de materia orgánica, de origen vegetal o animal, incluyendo los materiales procedentes de su transformación natural o artificial.


—Residuos forestales procedentes de diversos tratamientos selvícolas, como entresacas, podas o limpieza de matorrales.


— Residuos agrícolas de diferentes podas de cultivos leñosos como olivos, vides y frutales.


—Residuos de industrias forestales, procedentes en su mayoría de industrias de tratamiento de madera, chapa de madera, corcho o papel.


—Residuos biodegradables de industrias agroganaderas y agroalimentarias y también los procedentes de actividad urbana, entre los que destaca el biogás procedente de estaciones depuradoras de aguas residuales urbanas y de los residuos sólidos urbanos.


—Cultivos energéticos y biocarburantes


EÓLICA


El aprovechamiento del viento como recurso energético presenta el inconveniente de que requiere una serie de condiciones de emplazamiento que restringen de forma significativa la difusión de este sistema, aunque la innovación tecnológica hace que en la actualidad sea un modelo competitivo a nivel internacional para la generación comercial de electricidad. La energía eólica produce, sin embargo, ciertas alteraciones en el medio físico y socioeconómico. Además, afectan a la avifauna (mortalidad de aves por colisión y electrocución), al paisaje, movimientos de tierras, con la consiguiente destrucción de la vegetación y hábitat de algunos animales e incluso aumento de los niveles sonoros, por lo que es necesario hacer un estudio de impacto ambiental y corregir en lo posible estas perturbaciones.


SOLAR


El sol ha sido una constante fuente energética a través de la evolución de la humanidad y en las diferentes áreas de actividad que el hombre ha desarrollado, como la agrícola, urbana o industrial. Pero para conseguir un aprovechamiento completo ha sido necesario aplicar una serie de sistemas de captación que se han ido desarrollando a medida que avanzaba la tecnología. Esta energía posee como ventajas su elevada calidad energética, su escaso impacto ecológico y su largo período de duración. Los inconvenientes se deben a que llega a la tierra de forma dispersa y además no se puede almacenar de forma directa.
España, por su privilegiada situación y climatología, se ve particularmente favorecida respecto al resto de los países de Europa, ya que sobre cada metro cuadrado de su suelo inciden al año unos 1.500 kilovatios-hora de energía. Según la forma de recogida de la radiación solar, podemos obtener calor y electricidad. El calor se logra mediante los colectores térmicos y la electricidad, a través de los llamados módulos fotovoltaicos. Ambos procesos nada tienen que ver entre sí, ni en cuanto a su tecnología ni en su aplicación.


HIDROELÉCTRICA


Uno de los recursos más importantes cuantitativamente en la estructura de las energías renovables es el procedente de las instalaciones hidroeléctricas y además es una fuente energética limpia y autóctona. Estos recursos nos los ofrece la naturaleza de forma gratuita, sólo hay que construir las infraestructuras necesarias para aprovechar el potencial disponible con un coste nulo de combustible. Dentro de este tipo de instalaciones son muy importantes las centrales de pequeña potencia, ya que no necesitan de grandes embalses reguladores y provocan un menor impacto ambiental. Según real Decreto 2366/94, 9 de diciembre, se considera minicentral aquella instalación hidroeléctrica con una potencia instalada igual o inferior a 10.000 KVA. Estas pequeñas centrales necesitan de unas instalaciones que transformen la energía potencial de un curso de agua en energía eléctrica disponible. Según su forma de implantación, se clasifican en centrales fluyentes, de pie de presa, y centrales en conducciones de riego o de abastecimiento. El problema de este tipo de energía es que depende de las condiciones meteorológicas. Sobre su impacto en el medio, producen pérdidas de suelo productivo en la cobertura vegetal y fauna terrestre por inundación del terreno destinado al embalse. También provocan o pueden provocar, si no están correctamente instaladas, disminución en el caudal de ríos y arroyos, así como alteración en la calidad de las aguas y repercusiones en la fauna.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar