San Genarín

2 mar 2012 0 comentarios

Conoce la procesión del Entierro de San Genarín del Jueves Santo en león. Es posiblemente la primera procesión profana, pagana o laica de la Semana Santa de España .

Genaro o como se le conoce en León, Genarín, fue un hombre dado a la “mala vida”, su profesión fue la de pellejero, pero se le conoce más por sus borracheras bien regadas de orujo, su afición a frecuentar burdeles y las partidas de tute. En la ciudad era bien conocido, sobre todo en los bajos fondos en los que se movía.

Genarín

¿Cómo puede ser que un hombre de este calado sea tan famoso y además tenga una procesión en su honor?

Pues es bien sencillo:

Todo comenzó la sobría madrugada del 29 al 30 de Marzo de 1921 coincidiendo con el Jueves Santo, la fecha era sobria, pero no era el caso de Genarín. Después de un largo día de orujo va, orujo viene y posiblemente alguna intromisión en el burdel de turno, sintió como su vejiga llena de tan alcohólico brebaje estaba a punto de estallar, y no lo dudó ni un momento. El tercer cubo de la base, de la romana Muralla de León, fue la bendecida por su líquido elemento. La tragedia sobrevino cuando “la Bonifacia” (el primer camión de la basura de la ciudad) ávida en su tarea de recoger los deshechos de la plebe, no vio lo que allí acontecía y por desgracia, atropelló al beodo orinador. No sabemos si Genaro vio venir su final y acabo su tarea o si seguía a lo suyo en los más felices de los desahogos.

¿Cómo comienza su santificado?

Cuatro hombres, Nicolás Pérez “Porreto”, Francisco Pérez Herrero, Eulogio “el gafas” y Luis Rico, conocidos como los Evangelistas, desistieron en dejar a tal personaje en el más triste de los olvidos y en la noche de Jueves Santo del siguiente año a la penosa muerte del susodicho, decidieron hacerle un homenaje, practicando las costumbres de Genarín, procesionando de burdel en burdel y de tasca en tasca.

Como a todo Santo, se le atribuyen ni uno, ni dos, sino 4 milagros:

Milagros:

  1. La redención de la prostituta que lo hayó sin vida, dejó su carrera y volvió a su tierra natal, Lugo.
  2. La Cultural Leonesa marca un gol, tras una penosa temporada. El partido iba mal encaminado, pero uno de los Evangelistas reclamó la benevolencia de Genarín y milagrosamente al sacar el balón el portero del equipo adversario, el Hércules, sin saberse cómo, el balón viró en el aire y se introdujo dentro de su porteria.
  3. Curación de un enfermo de riñón. Un enfermo renal al sentirse indispuesto en el cubo de la muralla, en donde Genarín fue atropellado, se dispudo a excretar la orina retenida, dándose cuenta así que había regado una piedra entera del tamaño de una nuez, tras lo cual,  su enfermedad renal se había curado.
  4. El castigo al ladrón de ofrendas. Un hombre se dedicaba a hurtar las ofrendas (orujo, naranjas, pan y queso) que se ofrecían a Genarín cada año. Pues la gracia de Genaro hizo que su fechoría no quedará impune y lo hizo caer de lo alto de la muralla, produciéndole una dolorosa rotura de cadera.

Año tras año, la procesión fue teniendo más concurrencia, hasta que el año 1957,  quedó prohibida, porque se rumorea que la procesión religiosa y ésta, la pagana, se cruzaba por el camino, siendo ésta última la que más devotos congregaba. Cosa que no hacia mucha gracia al Clero.

A partir de 1997, la procesión volvió a salir a las calles y así continuó hasta nuestros días. Cada Jueves Santo los devotos y cofrades de “San Genarín” van tras sus pasos, La Cuba, la imagen de Genarín, la Muerte y la Mocha (prostituta que lo encontró tras el fatal atropello), escoltados por los cuatro cabezudos en representación de los Evangelistas, todo ésto regado por buen orujo y entonando los cánticos y versos dedicados a su imagen. La Procesión del Entierro transcurre por varias zonas del Barrio Húmedo Leonés, el primer punto es la Calle la Sal, la segunda en la Catedral de León, la tercera siguiendo por la Calle del Cardenal Landázuri y traspasando la Puerta del Castillo o lo que es lo mismo el “Arco de la Cárcel”, se comparece en la última parada del trayecto, el cubo de la muralla en donde la muerte se encontró con Genaro. Aún queda el homenaje final, en donde el “Hermano Colgador” deja las ofrendas, el pan, el queso, las naranjas, la corona de laurel y una botella de orujo, todo esto en lo más alto de la muralla.

En la actualidad es uno de los centros de atención en la austera Semana Santa Leonesa, congregando a miles de fieles venidos de toda España y parte del extranjero, para homenajear al Santo que nunca fue Santíficado por la Iglesia, pero que más da.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar