Toro de la Vega NO, corridas SÍ. Ehm… ¿qué?

18 sep 2014 0 comentarios

En mia casa siempres houbo una gran afición pol mundu la tauromaquia. Crecí viendo corridas de touros, igual que vía fútbol, tenis ou motociclismu, y cuasimente acabéi viendo a éstas cumo un deporte más. Mieu padre llogróu contaxame del sou amor pola Fiesta Nacional xunto a tódolos argumentos que negaban el maltratu animal, y durgante mui bien d’años siguí con rixu cada temporada, las suas faenas, deprendí l’argot d’esi mundu, el nome de cada pase, de las colores de la piel del touru, asistí presencialmente a unas cuantas corridas y aneciéi con que l’animal nun sufría, con que naciera pa eso… y todos esos telares.
Esa afición, esi amor que you cheguéi a sentir pola danza touru-toureiru, nun foi a torgar que, tiempu despuéis y faciendu un exerciciu de responsabilidá moral, me decatara de la evidencia que tentéi de negar tantos años y aceptara la mesma: el más qu’evidente sufrimientu del animal, la barbarie de torturar a un ser vivu por pura diversión y el negociu de miles de millones d’euros que s’escuende tres esa monstruosidá que you chaméi arte, tradición. Finalmente y onque ye difícil que dalgo que te gustóu tanto deixe d’interesate d’un día pa outru, garréi la decisión de perder dafeitu’l contactu con esi mundu, nun pisar outra vuelta una praza y aceptar que si la cordura manda, la Fiesta Nacional tien que se prohibir.
Esta breve presentación del mieu pasáu taurinu vien acordias al espolín que dende una parva d’años p’acá xurde siempres por estas fechas nos medios de comunicación, tertulias de bar, redes sociales, etc. respecto al Toro de la Vega. Imaxino que nun fai falta que declare la mia condena a esta atrocidá, pero si asoleyo’l tema ye básicamente porque, polo menos pa min, inda más chamadeiru que’l feitu de qu’haya xente que la defienda, ye’l casu de la xente que felizmente la condena pero sicasí  fai apoloxía de las corridas de touros aferrándose a esi arte, tradición, fiesta, cultura, etc que mentéi enantes.
Nun son ún, nin dous, nin tres los casos que tengo vistos estos días de xente que con traxe, corbata, un monóculu no güeyu y mazcarándose baixo l’intelectualismu y la pedantería atacan al Toro de la Vega cumo’l peor de los males pero faen darréu una defensa a ultranza de la tauromaquia, falando de qu’ésta tien una regulación, un procesu afayadizu en que’l dañu está controláu y xustificando l’asuntu (agárrense qu’esto nun ye broma) en que personalidaes cumo Picasso, Dalí, Goya, Hemingway, Orson Welles, Sabina ou Calamaro adoraban esti mundu. Guay.
Supongo que tendréi que ller más, qu’informame enforma y deprender de Picasso, Dalí & company pa saber estremar ente las llanzas del picador y las de los xinetes de Tordesillas (según paez las últimas faen dañu y las outras non) ou meyor tovía, prestar más atención a los cantares de Sabina ou Calamaro p’asganzar esi intre zen que’l touru vive na praza, onde la espada’l matador ye cumo’l beisu d’una madre antias de dormir pero que, fuera d’ella, ye un arma atroz que tortura y abandera la barbarie.
Acabo yá llamentando muito’l tragu que pasoron las personas que fueron a protestar a Tordesillas y no meyor de los casos marchoron con un güeyu moráu, pero viendo la repercusión mediática que causorón, puede qu’esi sea l’únicu calce pa crear un espolín enforma importante cumo pa rematar cona llaceria ésta del Toro de la Vega. Lo d’acabar cona que protagonizan Jesulín, Morante, Ponce y compañía… va pa muito más llargo.
Fuente: xairu.info

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar