UGT denuncia que la Junta está a la cola en inversión contra incendios

12 ago 2006 0 comentarios

El Ejecutivo autonómico dedica apenas 27 millones frente a los 107 de Andalucía, según el sindicato
Los brigadistas comenzarán el paro indefinido el día 22, tras registrar ayer la convocatoria
El sindicato UGT denunció ayer ante los medios de comunicación que la Junta destina un presupuesto para la lucha contra incendios de 27 millones de euros, mientras que otras comunidades con menor extensión de masa forestal emplean hasta 107 millones.

Manuel Luna, portavoz de UGT, explicó que otras comunidades «como Galicia (72 millones), Valencia (84) y Andalucía (107) destinan más dinero que la Junta de Castilla y León. Lo que unido a que Castilla y León es la comunidad con mayor masa forestal de la comunidad coloca a la Junta a la cola de la aportación para la extinción de incendios». El sindicato aprovechó para confirmar que la huelga de los brigadistas comenzará el día 22 de este mes de modo indefinido, si bien precisó que en «ningún caso los motivos de este parón son económicos, sino que tienen origen en el accidente de un helicóptero el 21 de julio en Camposagrado» y se sustentan «en la mejora de las condiciones de trabajo de las patrullas antiincendios». El sindicato se apresuró a desmentir el supuesto «oportunismo» con que la Junta califica la huelga, para añadir después que todavía se han de fijar los servicios mínimos «para los que esperamos que la Junta establezca unos servicios abusivos», advierten desde el sindicato. En la ristra de quejas que puso sobre la mesa Manuel Luna destacan la «falta de agua potable en las bases de Camposagrado y Sahechores» y la «ausencia de la logística adecuada para el avituallamiento de las patrullas activas».

«Se ha dado el caso de brigadistas ingresados en el Bierzo por deshidratación, y es que salen a faenar con una botella de agua helada y con lo puesto. Cuando se les termina se ven obligados a beber en los arroyos», comenta Luna. En este sentido las demandas planteadas alcanzan al material de radiotransmisión. «Las emisoras -añade Luna- funcionan con corriente, no disponen de baterías ni generadores, con lo que de cortarse la corriente las brigadas quedarían incomunicadas», concluye Luna, quien aseguró que la empresa pública Tragsa (responsable de las gestión de los trabajadores y de los equipos) se encuentra entre la Junta y las patrullas, si bien la responsabilidad es «total» de la Administración autonómica. Hay que añadir que, tras llamar en repetidas ocasiones, no ha sido posible contactar con el representante de CC.OO. El delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, desechó cualquier responsabilidad por parte de la Administración central en el conflicto laboral generado tras la huelga convocada por UGT respecto a las brigadas forestales de León y apuntó que el objeto de sus reclamaciones compete a la Junta. Alejo recalcó que este año el Gobierno aporta a la comunidad 16 millones para la lucha antiincendios (aumentando en cinco los once del pasado año).

Alejo rechazó la opción de que el Gobierno deba solventar este problema, a pesar de que la empresa concesionaria del servicio de extinción de incendios, Tragsa, posea un capital íntegramente estatal. «El Estado colabora, sin entrar a decir si son buenos o malos, los medios competen en este caso a la Junta de Castilla y León», expuso Alejo, quien criticó al delegado del Gobierno autonómico en la provincia leonesa, Eduardo Fernández, por criticar ayer la decisión de los huelguistas y por imputar a Tragsa la responsabilidad en el conflicto laboral creado.
Los bomberos forestales tratan en primera persona la situación. «Aquí la gente se quema, no estamos hablando de un paseo de fin de semana», explican los miembros de las brigadas

«Queremos que la gente sepa que el sueldo no lo es todo para nosotros y que el bosque y la naturaleza es nuestra vida, por eso estamos aquí, y por ello quiero que lean ustedes que aunque estemos de huelga… si hay que ir a Galicia a apoyar a nuestros compañeros lo haremos aunque sea en chándal y en zapatillas», explica uno de los brigadistas de León. Desde la barrera ven la guerra de declaraciones de la Administración autonómica y los sindicatos y se sienten «indignados por la forma en la que la Junta resta importancia al asunto».

«Se trata de nuestra seguridad, pero que la gente no se equivoque, que nosotros hemos aguantado carros y carretas y que aún así estamos donde haga falta y como haga falta dando el callo; no nos quejamos por gusto. Si la cosa ha explotado ahora es porque hemos visto que ni los accidentes, ni el riesgo de volver a tenerlos sirve para nada. Se está jugando con nosotros», explican los brigadistas con impotencia.

Si hay algo que insisten en dejar claro es que, para ellos, «la responsabilidad completa de esta situación recae en la Junta y para nada en la empresa pública Tragsa. Es la Junta la que debe atajar el problema».

Algo más que apagar fuegos

Los brigadistas denuncian que año tras año «vemos como todo sigue igual. No vamos a la huelga porque no nos importe la extinción de incendios, al contrario, muchos de nosotros tenemos estudios de forestales, estamos preparando oposiciones para guarda forestal o estudios relacionados con medio ambiente. La naturaleza es nuestra vida y con cada incendio salimos con más ganas que nadie a atajarlo, pero aquí la gente se quema, no son paseos, las llamas miden hasta ocho metros y el calor traspasa los equipos, nos quema los brazos, la cara y las plantas de los pies, pero seguimos adelante», concluyen.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar