Una tarde nel parque Iznajlovski

29 ene 2012 0 comentarios

Xulián mirou pal estanque onde ñadaba una curra colos sous currines. La primavera llegaba muy seruenda naquel Moscú d´ibiernos esturaos e interminables. Vladimir, en tantu, falaba-y al sou llau ensin parare naquella llengua tan rara pa él y que dipueis de tantos años nun yera quien a deprender. Falaba de los sous nietos, de la pensión de los excombatientes y de Putin, esi enanu babayu. Peru Xulián nun-y escuchaba. Los árboles del parque Iznajlovski taban froreciendo y un gulor a primavera espurríase pol aire. Xulián deixábase acuchar por aqueillas sensaciones y al ritmu del discursu de Vladimir soñaba con outras primaveras. Comu aqueilla de 1951 cuandu se casou con Nadia naquel xulgau del distritu de Perovo. O aquel mayu de 1945 cuandu entrorun en Berlin finando la Guerra… Yera muchu mas xoven. Peru la primavera que enxamás olvidaría yera aqueilla de 1936, na sua infancia, antias de que escomencipiara aqueilla fata guerra, antias de escomenzar aquel xigantescu viaxe pola metá d´Europa.

Xulián pechou lus güeyos y viou aqueillos montes y aquel valle, tamién la escuela de Santu Mill.anu, al mayestru don Caitanu y a los rapaces compañeirus de fechorías. Viou a Manolín tirau a la uriella del rieu coyendo truchas, los praos de Xenestosa frorios como enxamás se viou, la súa casa… Y nestoncias alcordóuse de la súa madre naqueilla piqueña cucinina faciendo-y l´almuerzu al sou padre antias de dir pala mina. Veíala meter las patacas cucidas naqueilla tartera marrón mientras el sou padre miraba pola ventana cola mirada puesta naquel monte… Pinubina llamabase. Y faciendo un piqueñu esfuerzu recordou dalgunos detalles que lo emocionorun aína mas, como las arrugas aredor de los güeyos de la súa madre o aqueillas manos alladas pol trabayu del sou padre… Estremeciouse. Yera el recuerdu más vivu que tenía d´eillus, xustu antias de cruzar el Cordal conel sou hermanu a cuestas, camín de Xixón, dipueis de que aqueillos homes llevaran-yos pal monte con don Caitanu y el ferreiru de Torrebarriu pa nunca volvelus a ver. También recordou Xulián aquel son que cantaba-ys el sou padre dende el camión, con aqueilla sonrisa estraña, dipueis de deci-ys que volverían prontu. ¿Cumu yera?, ¡ah sí! ?Cuandu voy pa la braña nun ll.evu pena…?

Vladimir dexou de falar y mirou a Xulián. Tenía lus güeyos pechaos, húmidos, y tamboriteaba colos sous deos nel bastón. Posou Vladimir la sua mirada cansada nel estanque y sonriou. Ya taba Xulián cantandu n´aquel español tan raru…

Fuente: Alberto Flecha para el Diario de León

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar