Victoria (Prego), Villalar y Villalba

13 dic 2006 0 comentarios

LA FUNDACIÓN Villalar, arma política de propaganda del ente, bajo el disfraz de lo cultural, sabe jugar sus mejores bazas con la agilidad que le da el dinero y el poder. Es manejada, con ésos atributos, por quienes han hecho de la política su medio de vida. Que han sabido, hasta ahora, usar como coartada la labor de algunos expertos, lingüistas, historiadores etc., cuyo compromiso con la causa, aunque aparezca como libre y veraz, finalmente no se aparta ni un milímetro de la línea interesada por los políticos.
Pero no sólo con los habituales, los que están en nómina, dicho esto sin animosidad alguna, sino también en aquellos a quienes «invitan» a participar en sus «debates». Así la periodista Victoria Prego, bien documentada en cuanto a la transición política en España, con desconocida intención (?), vino a inculcar la idea de un León ejemplo de inconformismo desestabilizador, durante las terceras Jornadas sobre la Historia Reciente de Castilla y León, precisamente en el castillo de Casilla donde se legisla para el ente. Ha sabido dejar dicho que los leoneses «tenemos sarampión identitario», y con él desestabilizamos el país. Si la señora Prego lo afirma motu propio , evidentemente hay que decir bien alto que no tiene ni idea de qué es la identidad leonesa, y mucho menos quiénes somos los leoneses. Si han sido los políticos de la Fundación quienes le han «soplado» tal idea», lanzar la noticia sin contrastarla, es poner oído de mal estudiante al soplo del vecino interesado. Por que, ¿no nos va a decir que ha pulsado tal cosa entre los leoneses? ¿No será más bien que ha hablado al dictado de quienes están tratando de escribir la historia que les conviene?

De poco vale que yo ahora trate de rebatir, desde esta Tribuna acogedora de Diario de León, tales asertos, por demás gratuitos. Ni otros como: «lo que se lleva es ser diferente», y para ello nada mejor que «reivindicar una identidad», lanzados sin pudor a un auditorio, en el que se encontraban dos centenares de alumnos de Periodismo e Historia captados para la ocasión. Y que diga, y se me comprenda, que tales afirmaciones, no se sostienen de pie; cuando el daño ya está hecho, la semilla germinando en los escuchantes, y lo leoneses más hundidos en la miseria despersonalizada bajo la losa del estatuto reformado.

¿Dónde estaban los que dicen ser políticos de León? ¿Son o no leoneses? ¿Cómo permitieron que de modo tan directo la señora Prego haya creado opinión, falsa y falaz, en quienes en vía de formación lo que merecen es magisterio y ecuanimidad? Claro, había que fumigar a los leoneses, ante la inminente aprobación de la Reforma del Estatuto, pues, ¿qué significaban unas migajas para León en el preámbulo, frente a un nuevo cerrojazo de indefinición de León y lo leonés? Así los autonomistas con su fundación lanzarían la cortina de humo de la «injustificable reivindicación identitaria leonesa». Migajas, por cierto, tan tenues como de justicia histórica.

Nuevamente el señor Villalba se equivoca, y además conscientemente, en la defensa del ente y su Estatuto, al tiempo que trata de engañar a los leoneses. He dicho engañar, toda vez que lo de: «la reforma reconoce que esta comunidad es birregional» tal como lo ha dicho, tan sólo puede ser fruto de su mala conciencia para con nosotros, o, que piensa que la estulticia nos invade y nos devalúa el raciocinio. ¿Acaso porque «exquisitamente» no se cite el término región en su articulado, quiere que nos traguemos el anzuelo de la implícita birregionalidad? ¡Eso se escribe!, señor Villalba, ¡y además bien clarito!, explícitamente en letra estatutaria, para general conocimiento.

«Somos dos territorios históricos que hemos ido de la mano¿ y que hemos decidido caminar juntos». ¿Quiénes lo han decidido, señor Villalba?, el pueblo leonés no, si acaso ustedes los del PSOE y el PP autonómicos. ¿Se olvida que en fases preautonómica y estatuyente salimos a las calles leonesas a decir que no queríamos ir con Castilla? ¿Se le ha olvidado el referéndum prometido al pueblo de León? «Hemos ido de la mano¿», enfrentados históricamente, añada, señor Villalba.

Ahora, esposados, y la llave en el bolsillo de los políticos de León, nos han llevado al huerto de la indefinición. Eso sí, con un adorno histórico. ¿Acaso, ni ven, ni oyen, ni entienden que el rechazo leonés sigue vivo? En dos recientes manifestaciones les hemos vuelto a recordar los leoneses nuestro constitucional derecho a elegir destino autonómico. ¡Prueben a refrendar ahora en León el Estatuto!, ¡No sean cobardes! No requiere más que voluntad política, y respeto al pueblo, a quien se lo deben, y lo pide.

Para nada dudo de la condición de experta de Margarita Torres, elegida con tal por el PSOE, y mucho menos de su buena intención aportando cosas al Estatuto, pero los políticos se rodean de lo que les conviene para lo que les interesa. Y, vaya que si temen a la diversidad los políticos de la Comunidad. Sólo, y de nombre, citan a castellanos y leoneses, pero en modo alguno se atreven a decir quiénes son unos y quiénes somos otros.

¡Qué fácil les resulta vencer al indefenso pueblo! Pero que además se regodeen con explicaciones que son verdaderos camelos, es totalmente deplorable.

Debes estar registrado y con tu cuenta para poder insertar comentario o también usar tu usuario de Facebook para insertar tus comentarios:

Comenta esta noticia en Facebook

cerrar